#Política

La pregunta por ´los pies`

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

De moda se ha puesto la discusión acerca de “los dos pies”: si en uno o en dos lugares.

Esto, claramente, en alusión a la exigencia formulada preferentemente desde la derecha, aunque también desde otros sectores y personeros políticos, de que el Partido Comunista defina si está “en La Moneda o en la calle”.

Por “la calle”, se entiende los movimientos sociales. Y esto requiere o al menos sugiere algunas consideraciones, o precisiones.


Se dice que “hay que ponerse en el lugar del otro”, pero ¿cómo hacerlo sin moverse de su sitio?

Cuando se dice y escribe “la calle”, debemos oír y leer: los trabajadores y sus organizaciones sindicales, los estudiantes y sus centros de alumnos y federaciones; los abusados consumidores, particularmente de las frecuentemente coludidas grandes empresas; los afectados por un sistema de salud en crisis agónica; los sin casa, sin techo, víctimas de inmobiliarias sin ética o simplemente en condición de allegados por un déficit crónico; los sufridos usuarios de un transporte público mal diseñado y peor administrado; los damnificados por el abuso medioambiental orquestado por grandes intereses privados; los damnificados por discriminaciones de género, de pertenencia sexual o étnica; los estafados por un sistema de previsión social inmoral y delictual.

Hasta allí, un breve conteo de lo que se esconde tras la categoría “la calle”. Y, entonces, ¿dónde estaría el delito de tener “un pie en la calle”?

Es claro, distinto sería si ese pie estuviera… en la junta directiva de un conglomerado financiero, en el directorio de alguna AFP, en las redes de alguna oficina de corretaje de la Bolsa… Aunque, entonces no habría tal preocupación.

Y todo ello, sin olvidar que sin “la calle”, no habría gobierno ni gozarían de su banca ciertos senadores y diputados.

Pero, se dice, es incompatible estar, a la vez, en La Moneda y en “la calle”. ¿Por qué? ¿Es que los elegidos, desde la primera mandataria a todos los otros que se sometieron al veredicto popular, hicieron esa suerte de “voto de castidad” consistente en no mirar el mundo real ni escuchar sus clamores y su reclamo de coherencia y cumplimiento de un contrato conscientemente suscrito?

Olvidan quienes así critican “los dos pies”, que no son ellos sino “mandatarios” –representantes, quienes “han recibido un mandato”- del pueblo, único soberano. Y por ello, hacen mal en atrincherarse -en este caso, en “La Moneda”- pues si bien en nuestras actuales circunstancias no es posible revocarlos, siempre quedará el recurso de la denuncia y la repulsa pública cuando vuelvan a pedir los votos de los ciudadanos.

Se dice que “hay que ponerse en el lugar del otro”, pero ¿cómo hacerlo sin moverse de su sitio? Una vieja aspiración del hombre, como la de volar, es estar simultáneamente en más de un lugar. O, aun más, estar en todas partes, hasta el extremo de predicar de la ubicuidad que es “uno de los atributos de la divinidad”.

Es claro, no se trata de tanto… pero ¿no sería un extremo de ateísmo el condenarse a la absoluta inmovilidad: o aquí… o aquí? Por mientras, y aunque sea en formato “privado”, preguntémonos lo que sería nuestra convivencia si cada uno se encastillara en la exigüidad de su espacio y no se mirara sino la punta de su único pie…

TAGS: Movimiento Social Partido Comunista

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Patricio

02 de julio

Claro y conciso , bien profesor

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La desconfianza institucionalizada en nuestro país, el temor al otro, a la diferencia, a la confrontación de ideas, al sano debate son elementos de nuestra mentalidad colectiva que gangrenan la sana convi ...
+VER MÁS
#Sociedad

De mentalidades y subdesarrollo

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?

El sujeto marginal que desconoce o que derechamente no cree en los Derechos Humanos, tampoco tiene ánimos de respetar ni garantizar los ajenos. La vida y la muerte son para él, cuestiones relativas, discu ...
+VER MÁS
#Sociedad

Crimen, castigo y viralización impulsan la catarsis colectiva del pueblo chileno