#Política

El derecho a la esperanza

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Aguas agitadas: oleajes que suben desde el estado llano porque la necesidad -cuando se le unen las convicciones- tiende a romper todos los diques. También, la reacción no siempre serena de “los de arriba”, aquellos que confunden sus privilegios con un “derecho” de origen divino a disfrutar del monopolio del poder y la riqueza.


Esperanza, hoy, en este Chile tan pocas veces nuestro; para un cambio en la educación y la salud, en el trabajo y la vivienda, en la dignidad de los pueblos originarios, o los derechos de las mujeres.

¿Situación “límite”, motivo suficiente para que suenen todas las alarmas? No, ciertamente. Y ello porque el debate está bien encauzado y las instituciones funcionan, entendiendo que -también- los sindicatos, las orgánicas comunales y de barrio, los comités de los sin casa y las federaciones estudiantiles, entre otras muchas, forman parte de tales instituciones.

Y, entonces, a no perder la serenidad. Pero sí a respetar el derecho de la gente – el pueblo-, a expresarse. Para lo cual, obviamente, debe reconocerse como protagonista de su propia historia y deliberar. Sí, deliberar. Consigo mismo, con el vecino, e incluso con el del frente.

Ese ejercicio que combina la experiencia con la conciencia debe ser favorecido por la sociedad entera. Y por eso no debieran levantarse barreras para la libre circulación de las ideas y sus correspondientes propuestas. Aunque a veces el tono y los estilos puedan provocar alguna arcada estética a los pontífices de la sumisión y el conformismo. La libre circulación de los argumentos presenta un espectáculo curioso pero, a la vez, variado y rico en matices.

Desde la más extrema impaciencia -tan comprensible, sin duda- hasta el desprecio de clase hacia aquellos que no se avienen a las formalidades de un debate entre iguales, como si hubiera alguna igualdad entre los quintiles o los deciles extremos en que se halla dividida la población chilena.

De todo hay, de todo se ve en calles y asambleas, partidos y parlamento. Pareciera que millones de ciudadanos se han reconocido como tales, y salen a ejercer ese oficio supremo. Para acallar tal ansia de protagonismo de masas, se resucita por estos días el viejo y desgastado “lázaro” del terror económico: la crisis es global, o la devaluación de “nuestro cobre” en los mercados mundiales -uso desvergonzado de la caída en los precios de nuestro producto principal, por parte de los mismos que lo despojaron de su condición de nuestro-. Y así, otras amenazas o apelaciones al “terror”, como: inflación, menor crecimiento, cesantía y un nutrido arsenal de bien aceitados y probados argumentos para cuando llegue la ocasión. 

Pero, derecho a la esperanza, decíamos. Porque ella, la esperanza, está en la base de toda acción reivindicativa, y es en torno a ella que se congregan los pueblos para unir sus voluntades. Esperanza, hoy, en este Chile tan pocas veces nuestro, para un cambio en la educación y la salud, en el trabajo y la vivienda, en la dignidad de los pueblos originarios, o los derechos de las mujeres. Una esperanza sustentada en argumentos sólidos, en la fuerza de la unidad y en la certeza de la razón.

En la puerta del Infierno del Dante -su Divina Comedia– podía leerse: “Tú que entras, abandona toda esperanza” (Lasciate ogni speranza voi ch’entrate). Por eso, un derecho que reafirma la posibilidad de los cambios y que es, a la vez y por lo mismo, una herramienta de unidad y de movilización. Y porque no estamos condenados a vivir en un infierno, no renunciemos a la esperanza.

 

TAGS: #PolíticasPúblicas Ciudadanía

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Algún día tendremos que expresar palabras propias. Alguna vez, en nuestra historia particular, deberemos decir una palabra que nos pertenezca a nosotros y esa será nuestra libertad
+VER MÁS
#Ciudadanía

Si en las alturas se ve una ave volar, en algunos corazones nacen alas

Esta simple y al mismo poderosa fotografía, dio una perspectiva nunca antes vista de nuestro planeta/hogar, mostró por primera vez su belleza dentro de la vastedad y soledad del espacio, revelando nuestra ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El viaje a la Luna y su importante legado al movimiento medioambiental

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación