#Política

El derecho a la esperanza

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Aguas agitadas: oleajes que suben desde el estado llano porque la necesidad -cuando se le unen las convicciones- tiende a romper todos los diques. También, la reacción no siempre serena de “los de arriba”, aquellos que confunden sus privilegios con un “derecho” de origen divino a disfrutar del monopolio del poder y la riqueza.


Esperanza, hoy, en este Chile tan pocas veces nuestro; para un cambio en la educación y la salud, en el trabajo y la vivienda, en la dignidad de los pueblos originarios, o los derechos de las mujeres.

¿Situación “límite”, motivo suficiente para que suenen todas las alarmas? No, ciertamente. Y ello porque el debate está bien encauzado y las instituciones funcionan, entendiendo que -también- los sindicatos, las orgánicas comunales y de barrio, los comités de los sin casa y las federaciones estudiantiles, entre otras muchas, forman parte de tales instituciones.

Y, entonces, a no perder la serenidad. Pero sí a respetar el derecho de la gente – el pueblo-, a expresarse. Para lo cual, obviamente, debe reconocerse como protagonista de su propia historia y deliberar. Sí, deliberar. Consigo mismo, con el vecino, e incluso con el del frente.

Ese ejercicio que combina la experiencia con la conciencia debe ser favorecido por la sociedad entera. Y por eso no debieran levantarse barreras para la libre circulación de las ideas y sus correspondientes propuestas. Aunque a veces el tono y los estilos puedan provocar alguna arcada estética a los pontífices de la sumisión y el conformismo. La libre circulación de los argumentos presenta un espectáculo curioso pero, a la vez, variado y rico en matices.

Desde la más extrema impaciencia -tan comprensible, sin duda- hasta el desprecio de clase hacia aquellos que no se avienen a las formalidades de un debate entre iguales, como si hubiera alguna igualdad entre los quintiles o los deciles extremos en que se halla dividida la población chilena.

De todo hay, de todo se ve en calles y asambleas, partidos y parlamento. Pareciera que millones de ciudadanos se han reconocido como tales, y salen a ejercer ese oficio supremo. Para acallar tal ansia de protagonismo de masas, se resucita por estos días el viejo y desgastado “lázaro” del terror económico: la crisis es global, o la devaluación de “nuestro cobre” en los mercados mundiales -uso desvergonzado de la caída en los precios de nuestro producto principal, por parte de los mismos que lo despojaron de su condición de nuestro-. Y así, otras amenazas o apelaciones al “terror”, como: inflación, menor crecimiento, cesantía y un nutrido arsenal de bien aceitados y probados argumentos para cuando llegue la ocasión. 

Pero, derecho a la esperanza, decíamos. Porque ella, la esperanza, está en la base de toda acción reivindicativa, y es en torno a ella que se congregan los pueblos para unir sus voluntades. Esperanza, hoy, en este Chile tan pocas veces nuestro, para un cambio en la educación y la salud, en el trabajo y la vivienda, en la dignidad de los pueblos originarios, o los derechos de las mujeres. Una esperanza sustentada en argumentos sólidos, en la fuerza de la unidad y en la certeza de la razón.

En la puerta del Infierno del Dante -su Divina Comedia– podía leerse: “Tú que entras, abandona toda esperanza” (Lasciate ogni speranza voi ch’entrate). Por eso, un derecho que reafirma la posibilidad de los cambios y que es, a la vez y por lo mismo, una herramienta de unidad y de movilización. Y porque no estamos condenados a vivir en un infierno, no renunciemos a la esperanza.

 

TAGS: #PolíticasPúblicas Ciudadanía

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?