#Política

El derecho a la esperanza

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Aguas agitadas: oleajes que suben desde el estado llano porque la necesidad -cuando se le unen las convicciones- tiende a romper todos los diques. También, la reacción no siempre serena de “los de arriba”, aquellos que confunden sus privilegios con un “derecho” de origen divino a disfrutar del monopolio del poder y la riqueza.


Esperanza, hoy, en este Chile tan pocas veces nuestro; para un cambio en la educación y la salud, en el trabajo y la vivienda, en la dignidad de los pueblos originarios, o los derechos de las mujeres.

¿Situación “límite”, motivo suficiente para que suenen todas las alarmas? No, ciertamente. Y ello porque el debate está bien encauzado y las instituciones funcionan, entendiendo que -también- los sindicatos, las orgánicas comunales y de barrio, los comités de los sin casa y las federaciones estudiantiles, entre otras muchas, forman parte de tales instituciones.

Y, entonces, a no perder la serenidad. Pero sí a respetar el derecho de la gente – el pueblo-, a expresarse. Para lo cual, obviamente, debe reconocerse como protagonista de su propia historia y deliberar. Sí, deliberar. Consigo mismo, con el vecino, e incluso con el del frente.

Ese ejercicio que combina la experiencia con la conciencia debe ser favorecido por la sociedad entera. Y por eso no debieran levantarse barreras para la libre circulación de las ideas y sus correspondientes propuestas. Aunque a veces el tono y los estilos puedan provocar alguna arcada estética a los pontífices de la sumisión y el conformismo. La libre circulación de los argumentos presenta un espectáculo curioso pero, a la vez, variado y rico en matices.

Desde la más extrema impaciencia -tan comprensible, sin duda- hasta el desprecio de clase hacia aquellos que no se avienen a las formalidades de un debate entre iguales, como si hubiera alguna igualdad entre los quintiles o los deciles extremos en que se halla dividida la población chilena.

De todo hay, de todo se ve en calles y asambleas, partidos y parlamento. Pareciera que millones de ciudadanos se han reconocido como tales, y salen a ejercer ese oficio supremo. Para acallar tal ansia de protagonismo de masas, se resucita por estos días el viejo y desgastado “lázaro” del terror económico: la crisis es global, o la devaluación de “nuestro cobre” en los mercados mundiales -uso desvergonzado de la caída en los precios de nuestro producto principal, por parte de los mismos que lo despojaron de su condición de nuestro-. Y así, otras amenazas o apelaciones al “terror”, como: inflación, menor crecimiento, cesantía y un nutrido arsenal de bien aceitados y probados argumentos para cuando llegue la ocasión. 

Pero, derecho a la esperanza, decíamos. Porque ella, la esperanza, está en la base de toda acción reivindicativa, y es en torno a ella que se congregan los pueblos para unir sus voluntades. Esperanza, hoy, en este Chile tan pocas veces nuestro, para un cambio en la educación y la salud, en el trabajo y la vivienda, en la dignidad de los pueblos originarios, o los derechos de las mujeres. Una esperanza sustentada en argumentos sólidos, en la fuerza de la unidad y en la certeza de la razón.

En la puerta del Infierno del Dante -su Divina Comedia– podía leerse: “Tú que entras, abandona toda esperanza” (Lasciate ogni speranza voi ch’entrate). Por eso, un derecho que reafirma la posibilidad de los cambios y que es, a la vez y por lo mismo, una herramienta de unidad y de movilización. Y porque no estamos condenados a vivir en un infierno, no renunciemos a la esperanza.

 

TAGS: #PolíticasPúblicas Ciudadanía

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#EstoPasaEnChile

VER TODO
No me digan que no pasó, que no es generalizado, que no sigue pasando. Sabemos que así es, y seguiremos estando del lado de las víctimas el tiempo que sea necesario hasta que esto se detenga, y se consig ...
+VER MÁS
#Justicia

Cuando se ataca al mensajero en vez de dar justicia para las víctimas

El cántico sobre el violador en tu camino, sus coreografías, estética y sentido han sido una forma efectiva de visibilización de una imposición que, nos lo han dicho muchas veces, lleva ya demasiado ti ...
+VER MÁS
#Género

#LasTesis, visibilizando el autoritarismo que no ves

Para esos 24 muertos, heridos y varios con pérdida ocular, incluso completa, no hay familia, no hay historias detrás
+VER MÁS
#Sociedad

La televisión volvió a su lógica

La coyuntura actual nos invita, de forma casi inédita, a repensar nuestro país en su totalidad, incluido el rol y las formas que debiese tomar la evaluación del aprendizaje en el sistema educativo.
+VER MÁS
#Educación

SIMCE y democracia

Popular

No me digan que no pasó, que no es generalizado, que no sigue pasando. Sabemos que así es, y seguiremos estando del lado de las víctimas el tiempo que sea necesario hasta que esto se detenga, y se consig ...
+VER MÁS
#Justicia

Cuando se ataca al mensajero en vez de dar justicia para las víctimas

El cántico sobre el violador en tu camino, sus coreografías, estética y sentido han sido una forma efectiva de visibilización de una imposición que, nos lo han dicho muchas veces, lleva ya demasiado ti ...
+VER MÁS
#Género

#LasTesis, visibilizando el autoritarismo que no ves

Para esos 24 muertos, heridos y varios con pérdida ocular, incluso completa, no hay familia, no hay historias detrás
+VER MÁS
#Sociedad

La televisión volvió a su lógica

La coyuntura actual nos invita, de forma casi inédita, a repensar nuestro país en su totalidad, incluido el rol y las formas que debiese tomar la evaluación del aprendizaje en el sistema educativo.
+VER MÁS
#Educación

SIMCE y democracia

Popular

Tomémonos las calles con nuestras pañoletas moradas y verdes. Porque juntas somos más fuertes. Porque, como dice Rebeca Lane “Yo no elegí la guerra pero nací guerrera”
+VER MÁS
#Género

Y la culpa no era mía, ni donde estaba, ni como vestía

¿No sabían quién era? ¿No habían leído sus columnas? ¿No han visto sus intervenciones en otros programas de televisión? Era extraño. Estaban todos muy escandalizados de algo que era evidente que pa ...
+VER MÁS
#Política

El evitable show de Hermógenes en Bienvenidos

El escándalo, el grito, las marchas y la represión muestran la verdad dura de una sociedad que se quiso domesticar y mantener en la conformidad de la aceptación y del silencio.
+VER MÁS
#Sociedad

Estallido social en Chile: El infierno de la desigualdad

La violación de los Derechos Humanos “desordena” en vez de ordenar, atiza el fuego, asume que el orden se impone por terror, mediante el amedrentamiento
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos Humanos: ¿de qué estamos hablando?