#Política

La verdad, aunque severa…

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Así reza un acreditado refrán, que solían los viejos de antaño desplegar con solemnidad: “La verdad, aunque severa, es amiga verdadera”. Pedagogía de entre casa, consentido lugar común… Sí, tal vez todo eso.


¿Y la verdad, es valiosa porque agrada a los hombres, o agrada a los hombres porque es verdad? Pregunta socrática que tal vez no esté desplazado repetirse una y otra vez en los confusos escenarios de nuestros días.

¿Qué es la verdad?”, es la prolongada pregunta, la mayor interrogante que se puede plantear el gran interrogador: la mujer, el hombre; en otras palabras, la especie humana.

Pregunta un personaje de novela a otro puesto en similar condición, “¿para qué hemos venido al mundo?”. Y encuentra la respuesta: “Quizás, para hacernos esa pregunta”.

Y ante “la verdad”, ¿qué otra actitud honesta y humilde, que la de quien se asumiera impotente ante tan poderosa interrogación? ¿Qué otra cosa sino algo así como “una antigua aspiración”, “una exigencia inútil”, y etcétera y etcétera y etcétera?

Y seguimos obsesionados: ¿qué es la verdad? ¿Puede una verdad ser la única y misma para él y el otro, los unos y los otros, los amigos y los distanciados por odios o intereses, los de la vereda de aquí y los de la vereda de allá?

¿Es tan “relativa” la verdad que pueda vestirse de tal “según el cristal con que se mire”?

Todas estas torpes disquisiciones y trasnochadas citas, a propósito del debate que hoy se instala en portadas y pantallas, en el proceloso y para nada “pacífico” mar que ¿“tranquilo”? nos baña.

¿»Requisitos” para que algo sea tenido por verdadero?: aquí, tampoco un criterio uniforme y consagrado. Y es que “el cristal…” suele venir empañado con la niebla sutil de los intereses creados.

¿Se consagraría Juan a la verdad si viera con ello afectados sus intereses? ¿Acudiría Pedro a “la verdad” sin matices, si pudiera sospechar en ella un imperativo moral que lo obligara a dañarse a sí mismo reconociendo un error o, mucho más, una falta que pudiera ensombrecer su “buen nombre”? ¿Se haría paladín de “la verdad” Diego, si sospechara que tras esa declaración de principios estaría obligado a actuar de manera tal que se lo pudiera sospechar de…?

Primera condición para tener por veraz al otro: que lo que declare, no importa la materia en cuestión, no le sea “provechoso”. Es decir, que la verdad sea, como debe serlo siempre, desinteresada… Convengamos que el cumplimiento de un tal requisito no es tan fácil como pudiera parecer al solo discurso.

También es cierto que una vieja mentira, repetida o porque implique un ocultamiento de la verdad, suele tenerse por tal… por verdad. “Miente, miente, que algo queda”, ¿no les recuerda algo?

Pedimos la verdad. La elevamos incluso al altar de las exigencias ciudadanas, pero omitimos el dato inexorable de que no sólo nadie está obligado -“constitucionalmente”- a servirla con un carácter de culto, sino que hay algunos sutiles intereses creados que durante muchas jornadas la han ido relativizando, hasta el extremo lógico y real de que se pueda sospechar que algunos usos y costumbres, sistemas incluso, estén basados y construidos precisamente en el no culto a la verdad.

¿Y entonces?

Tal vez, que junto a aquello de “la verdad aunque severa”, habría que recordar la sabiduría contenida en otro refrán, tan discutible sin duda como tantos otros de su especie, y que para la ocasión podría leerse como “no pedirle peras al olmo”.

Así, pues, exigencia y aspiración válida, por cierto, pero a no hacerse ilusiones porque lo de “amiga verdadera” suele colisionar –como se dice en nuestros días por lo que antaño llamábamos simplemente “chocar”– con aquello de “severa”.

¿Discurso sobre la verdad sin tocar los bolsillos?: falsa ilusión, doble mentira, maniobra como un “hacer tiempo” en espera de la campana salvadora.

¿Y la verdad, es valiosa porque agrada a los hombres, o agrada a los hombres porque es verdad? Pregunta socrática que tal vez no esté desplazado repetirse una y otra vez en los confusos escenarios de nuestros días.

TAGS: #CrisisPolítica

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

07 de junio

La verdad es lo que nos hace libres emocional y espiritualmente. Lo que es relativo tiene que ver con la experiencia individual y libre de cada persona para encontrar su verdad subjetiva. En ese sentido, somos pequeños dioses en nuestro universo individual. Por eso lo contrario de la verdad no es la mentira, sino el odio y el miedo hacia nosotros mismos. . La función del odio es alterar la escena del crimen, sobredimensionando aspectos de la realidad o minimizando otros. La mentira es hija del odio. El miedo por su parte, es el candado que nos impide abrir las puertas hacia nuestro desarrollo El hijo ilegítimo del temor vendría a ser algo así como aquella necesidad irrestricta de seguridad existencial Cuando el miedo y el odio dominan nuestras relaciones con los otros y con nosotros mismos, se acaban las posibilidades para hacernos libres de nuestros condicionamientos culturales, sociales e individuales. y la Verdad se aleja de nosotros. Libertad y Verdad no pueden separarse. Sólo lo intentan las dictaduras y las mentes disociadas El problema viene con la muerte . Tremenda amenaza para terminar nuestra posibilidad de acercarnos a la Verdad Si la vida fue la aceptación libre de nuestra propia experiencia ¿Cómo asumir entonces la evidencia de su Fin? Puede ser una paradoja, pero el desarrollo o el término de nuestra Libertad y de nuestra concepción de la Vida, dependen finalmente de la interpretación existencial que hacemos de nuestra propia muerte. Y es entonces cuando nos preguntamos si sería cierto aquello de que Sólo la Verdad nos haría Libres, hasta de la muerte. Al final, eso del Ser o no ser, se parece mucho a Creer o no creer. ¿verdad?

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”
+VER MÁS
#Política

Reflexiones electorales independientes y nuevo proceso constitucional

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”

Nuevos

El proceso constituyente y las características que tiene, responden al momento político que vivimos luego del triunfo del Rechazo. Lo que pretendió ser una revitalización de un contrato social, fue real ...
+VER MÁS
#Uncategorized

El nuevo proceso constitucional y el llanto de quienes no hicieron política en el proceso pasado

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?

Bolivia, enfrenta una coyuntura político-territorial compleja donde las diferencias históricas, provenientes desde las disputas regionales, se dejan evidenciar, dificultando la gobernabilidad y gobernanza ...
+VER MÁS
#Internacional

Bolivia y su convulsa geografía política: pistas desde el territorio

Popular

La llegada del tren no reemplaza a buses ni camiones, el objetivo es desarrollar un modelo que trabaje de forma integrada creando un sistema intermodal. En conclusión, recuperar el tren es una necesidad na ...
+VER MÁS
#Política

Comentarios al tren Santiago “El Salto” (Viña del Mar)

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?