#Política

La política en caída libre

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La política es poco tolerante a las lamentaciones o a las derrotas, ésta es una de las razones por las que aquellos que se dedican a esta actividad asumen una actitud defensiva frente a las encuestas que les resultan desfavorables. Sin embargo, se ha estado haciendo una costumbre transversal adoptar una postura de resignación al constatar que la ciudadanía rechaza a todos en forma más o menos pareja. Entre las frases más recurridas por las autoridades en este último tiempo, mi favorita es que la sociedad “está más empoderada”, una cosa que admite toda clase de interpretaciones pero que todos evitan ahondar. Es más, generalmente se asocia a la idea de que este “es un fenómeno que está ocurriendo en todo el mundo”. Como si las protestas de los estudiantes en Santiago o la movilización por HidroAysén fuesen análogas a las multitudes que sacaron al gobierno en Egipto o los que acampaban en las plazas españolas.

Como los políticos suelen hablar en clave cuando las cosas incomodan hagamos un ejercicio de interpretación que aclare la elevada visión que nos entregan. Uno podría decir que si hay más empoderamiento en la sociedad, en su defecto, debe haber menos interés en delegar poder; es decir, el ciudadano que sale a la calle busca hacer valer su opinión en forma directa y no a través de un señor o señora que representa a su comuna, región o es parte del gobierno. Si somos precisos, habría que decir entonces que lo que hay es una crisis de representación, un asunto que es más viejo que el hilo negro. Pero el lenguaje, especialmente en política, enmascara las cosas, porque hablar de “empoderamiento ciudadano” tiene una connotación positiva, como que los chilenos de pronto estamos más preocupados del país. En contraste, asumir el problema de representación implica que el mundo político debiera tomar en serio la forma como se seleccionan sus dirigentes y cómo funciona el sistema con sus privilegios y derechos adquiridos.
 

Mi primera conclusión es que las innumerables manifestaciones que hemos visto han provocado más perplejidad en las esferas políticas que una adecuada lectura. De hecho, en una extensa entrevista el Presidente Piñera intenta bosquejar que “hay dos divorcios en la sociedad”, aunque termina explicitando solo uno que se resume en  que “el país está bien, pero la política está mal”. Lo importante para Piñera es destacar que hay crecimiento, más empleo y la producción aumenta; vamos bien y mañana mejor, parece ser la consigna. Frente a la política, el gobernante insiste en que propiciará el diálogo con su propia coalición (que falta le hace) y con la Concertación, pero no establece en que se está fallando. Es más, al hablar de las protestas lo asume como un cambio de mentalidad que también tiene su lado negativo, de ahí que advierta sobre el riesgo de polarización que ilustra con el incidente que afectó al ministro Lavín, la huelga de hambre mapuche o las agresiones a carabineros. En buenas cuentas el mandatario nos da un balance casi sociológico y ninguna pista por dónde piensa solucionar los problemas planteados por la gente.

La posición de Piñera frente al rol del gobierno por el deteriorado clima político y de agitación social llega a ser indolente. La profundidad que alcanza la crisis de representación en estos quince meses de gobierno es una alerta seria, que debiera hacer reflexionar sobre una posible crisis de gobernabilidad. La cuestión es simple: si la ciudadanía percibe que no hay intermediación útil con el gobierno porque éste se cierra al diálogo, sólo quedan los mecanismos clásicos de presión. Una de las cosas que Piñera no hizo fue validar a la Concertación como interlocutor válido desde los inicios del gobierno. El mandatario destinó grandes e infructosos esfuerzos a erosionar a la Democracia Cristiana y, con ello, neutralizar a la oposición o provocar su desfonde, en consecuencia no puede sostener que hubiese tenido una actitud constructiva. La escasa visión con la que se ha ejercido el poder trasciende la relación gobierno y oposición, ya que La Moneda recién ahora descubre que el Ministro del Interior debiera ejercer también como Jefe de Gabinete. 

La tesis de la derecha de reivindicar en la prensa la gran obra de este gobierno (un concepto que así planteado parece un llamado nostálgico a la política de los años ochenta) desconoce las verdaderas expectativas del país y supone que los chilenos hemos sido algo "duro de oídos". A estas alturas no puedo evitar recordar a un amigo argentino que una vez decía “vamos progresando a pesar del gobierno y de los políticos”. Al poco tiempo, la anomia de poder derivada del magro desempeño del Presidente Fernando De la Rúa, provocó una sucesión de mandatarios que duraban con suerte unas semanas. La clase política argentina, que había coexistido por años con la molestia de la ciudadanía, no supo percibir el momento en que la apatía o la indiferencia daba lugar a un rechazo activo o a un permanente estado de conflicto.
 

El gobierno de Piñera pareciera seguir un guión de tragedia griega, donde todo es cuesta arriba o cuesta abajo, pero es incapaz de alcanzar un punto de equilibrio. No puede ser de otra forma cuando la distancia con el “país real”, que tanto gusta invocar a nuestros políticos, es cada vez más  profunda. Esto se ve claramente en lo expresado por el propio Presidente: “Discutimos sobre el AVC (Acuerdo de Vida en Común), de cómo compatibilizar energía con medioambiente, de posnatal. Ya no se discute sobre desempleo, mala calidad de la educación o de la salud. Cuando uno resuelve un problema, deja espacio para que surjan otros nuevos”. La frase no está sacada de contexto, es patéticamente cierta. Al parecer las vacaciones en Europa han hecho que el mandatario tal vez se confunda y siga pensando más en lo que pasa en Francia o en Italia que en la situación local.
 
———————————————

Foto: Jonny Jelinek / Licencia CC
 

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

12 de Junio

Muy buena columna. Le cambiaría el título a “Los políticos en caída libre.” La política pareciera no caer nunca. Saludos.

12 de Junio

Gracias por el comentario. Lo del título es posible que le venga mejor el sugerido pero no puedo intervenir el texto una vez publicado. Saludos

peon

13 de Junio

El texto si lo puedes intervenir…

Los gobiernos que hemos visto post dictadura, inclusive éste, hacen lo que esté a su alcance por mejorar el país y la condición social de la gente, sin embargo, se entiende que también velan por los intereses de la política y la economía, por lo tanto, tal como éste Gobierno y los anteriores, ninguno se preocupó de la democracia y de los derechos del pueblo, de la justicia social y de un crecimiento territorial sanamente distribuido y tampoco lo harán, motivo por el que no veo la necesidad de quejarse ante ello, ya que todos sabemos cómo funcionan las cosas en la política, desde el Gobierno y desde oposición, cualquiera que sea el grupo político que esté gobernando…

La queja me parece innecesaria si no hay una propuesta acerca de cómo mejorar la situación…

gkldfgdjgkl

13 de Junio

Hola:
No concuerdo con tu visión respecto de la despreocupación casi permanente por la democracia. La Concertación enfrentó muchas dificultades para eliminar diversos enclaves autoritarios, no hay que olvidar la figura de los senadores designados, que en la práctica eran un veto en el Congreso; la inamovilidad de los comandantes en jefe y otras. El problema es que seguimos con un sistema político rígido y poco representativo y el electorado cambió, es gente más joven que no vivió la dictadura y mira el mundo en forma mucho más abierta y activa. La crisis de representación a la que aludo, por cierto no como una queja, busca constatar que los políticos no quieren asumir el carácter de las demandas. Si lo hiciera tendrían que ceder espacios de poder y abrirse a un diálogo que, probablemente, tocaría diversos intereses. La solución pasa por promover reformas políticas que garanticen una mayor participación, creo que eso está bastante bien planteado en la columna de Camilo Pinto respecto de la Fe Pública. Saludos

13 de Junio

Me parece un análisis acertado. Este problema no es sólo un problema del gobierno de turno, sino un claro problema en cuanto al sistema político y sus representantes.

Hay un claro agotamiento en este sentido, que agudiza el claro debilitamiento de la oposición -previamente auto fagocitada por su propia falta de democracia interna y su incoherencia política cuando eran gobierno-. Y esto no es menor, porque eso mismo aumenta esa especie de burbuja en que ha caído Piñera luego de alcanzar el gobierno, al creer que la falta de oposición implicaba un apoyo irrestricto por parte de la ciudadanía su gobierno. Esto, ha dado paso a un claro bonapartismo que incluso está generando anticuerpos en los propios partidos de gobierno.

13 de Junio

Este fin de semana El Mostrador cubrió el cónclave de la UDI destacando, como comentario de pasillo, que dicho partido estaba descontento con el gobierno porque estaba gobernando para la élite. Para ser justos creo que Piñera intentó ser popular en sus primeros meses pero lo hizo tan torpemente y con tantas promesas que ya no tiene vuelta. Este intento, a mi juicio bastante populista, descuidó la relación política. Algo de eso está en la entrevista del Sábado a Piñera que habla de la responsabilidad compartida por la actual situación social, que es también una forma de decir que nadie es responsable. La verdad es que el clima político depende mucho de cómo se plantea un gobierno y ahí claramente las principales culpas son de La Moneda. Piñera especuló (cosa que suele hacer) con la desintegración de la oposición, quiso y ha jugado solo y se ha mentido todos los autogoles posibles porque es malo para la pelota o para la política. Como dices, es un gobierno bonapartista, pero con escaso sustento…y cero sustancia.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Para el sistema de seguridad social del Estado, las personas trans no existimos; no existen datos de cuántos somos, de como accedemos a la salud, de la inclusión a la Ficha de Protección Social
+VER MÁS
#Género

Disidencia e inestabilidad laboral: El dúo precarizante

Un arma estratégica, que resulta ser mucho mejor que mandar un ejército para imponer sus normas, son los Tratados de Libre Comercio, tratados que obedecen principalmente al interés de los grandes inverso ...
+VER MÁS
#Economía

Nuevos imperios y el Tratado de Libre Comercio como arma

Este sistema educativo ha llevado a un profundo desapego del cuerpo y por lo tanto a una amnesia sensorio-motriz generalizada.
+VER MÁS
#Educación

Actividad física, juegos y aprendizajes

Para poner coto a los permanentes atropellos de las minorías que tienen el poder económico, las mayorías engañadas tienen que decir basta con denuncias ante los tribunales de justicia, pues si no ejerce ...
+VER MÁS
#Ciudad

Echen a los funcionarios que hacen bien la pega

Popular

Nuestro sistema de salud, requiere urgente una reforma, que de una vez por todas, visibilicemos que en Chile estamos vulnerando los derechos humanos
+VER MÁS
#Salud

Sistema de salud, en Chile estamos vulnerando los derechos humanos

Cuento mi historia por todas esas mamás que están buscando información en Internet, un testimonio, una esperanza para sus hijos con alguna anomalía VACTERL
+VER MÁS
#Salud

Nacer y no morir con una enfermedad rara

Un cambio súbito y no anunciado en la funcionalidad de búsqueda de Facebook ha asestado un duro golpe a toda la comunidad de investigación basada en fuentes de acceso público
+VER MÁS
#Tecnología

Cómo el repentino cambio de Facebook obstaculiza las investigaciones sobre derechos humanos

Las redes sociales se han transformado en una panacea, en parte, porque las personas se sienten movilizadas por cualquier causa sin salir de su zona de conforto, frente al computador o recostados en un sill ...
+VER MÁS
#Medios

Los cambios se disputan en las calles, no en las redes sociales