#Política

Higienizando el Congreso Nacional

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Pensé en ser diplomático y utilizar un extracto del poema “La culpa es de uno” de Benedetti para representar mi impresión del poder legislativo; luego pensé en inspirarme en “How do you sleep?” de Lennon para poetizar sobre mi desilusión. Pero a final de cuentas, pensé si esto merece tanto esfuerzo.


¿Cómo voy a estar de acuerdo con un cambio al sistema electoral ideado por políticos que validan el modelo político populista de Venezuela y Bolivia o la Dictadura de Pinochet?

Como expresé en mi columna anterior, nosotros somos los responsables de la inoperancia del poder legislativo; si vivimos el día a día mostrando cero preocupación por el bienestar de nuestro vecino, total despreocupación por las leyes de convivencia y cada vez menores habilidades de dialogo y aceptación del pensamiento diferente, ¿qué podemos esperar de quienes tan bien nos representan en Valparaíso? Ciertamente existen excepciones loables, lamentablemente, una golondrina no hace la primavera.

Chilenos todos, tenemos que empezar a evaluar mejor quién recibe nuestro voto, porque seguir perdiendo el tiempo denostando al adversario, solo contribuye a que los sinvergüenzas capitalinos emigren hacia regiones en busca del voto desinformado; y lo más triste de esto es que a costa de algunos chilenos viajan desde Arica a la Araucanía presentándose como una florida carta senatorial, dando la espalda a quienes durante años agitaron su bandera.

El problema es grave. Nuestra Presidenta dispuso que será responsabilidad de quienes triunfen en las próximas parlamentarias, redactar una nueva constitución. Gran avance sin lugar a dudas, pero también un tremendo riesgo si observamos la poca seriedad mostrada durante esta última semana, cuando el Congreso debía avanzar en la Ley de Probidad, la elección del Contralor y la designación del próximo Fiscal Nacional.

¿Cómo voy a estar de acuerdo con un cambio al sistema electoral ideado por políticos que validan el modelo político populista de Venezuela y Bolivia o la Dictadura de Pinochet? ¿Cómo puedo sentirme seguro con una indicación tributaria firmada por políticos que roban al fisco con boletas ideológicamente falsas? ¿Cómo voy a confiar en la honorabilidad de un parlamentario que “se olvida” o “sale de viaje” cuando debe votar por las transformaciones sociales que Chile necesita? ¿Cómo puedo permitir que alguien que se idealiza como cristiano popular demócrata, se expresa como señor feudal y no respeta ni las libertades individuales, ni el derecho a amar libremente, establezca lo que es correcto e incorrecto para mí? Sinceramente, el riesgo es muy alto.

Como anhelo que esta columna sea distinta, les pido que dediquen unos segundos a escribir un comentario. Me cansé de derechistas criticando a la izquierda, de ateos criticando a los cristianos, de camaradas chunchos criticando a los indios y de ladrones criticando a estafadores, si vamos a decir las cosas como son, partamos por dejar de ver la paja en el ojo ajeno. Fiel a mí estilo, digo fuerte y claro, ¡yo no apuesto a Piñera! Si en el primer gobierno dejó agonizando a RN, en el segundo nos mata. Independiente de su “gran” manejo económico, tengo una cascada de razones sociales para decir que ni a misa con él.

Sin pactos electorales o alzadas de brazos, pretendo trabajar por la renovación de Renovación Nacional, quiero volver a vernos viviendo bajo el lema “Primero Chile, Segundo Chile y Tercero Chile”, y sueño para que la nueva camada de políticos no dilate tanto la elección de las dos autoridades (fiscal nacional y contralor) encargadas de desaforar al sinvergüenza que engorda con los recursos de todos los Chilenos.

TAGS: Congreso Nacional Poder Legislativo Politicos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
Fredy

23 de octubre

Fácil! Para higienizar la política debemos eliminar a los sujetos que se acercan a ella sólo por el dinero. Si se disminuyen los salarios y las dietas de los puestos de representación pública sólo se acercarían a ellos personas con vocación de servicio público. Habrían personas que realmente saben lo que deben hacer y no tendrían la necesidad de tanta «asesoría» El estado ahorraría bastante dinero. Pero no es una idea muy popular entre los que se supone deben decidir por nosotros. Para lograr ésto debemos ir a votar y contribuir para que los que no tienen acceso a la información verídica, la tengan y puedan ejercer su derecho de manera informada y no «fanatizada». Compartir y socializar nuestras opiniones. No callar ni auto-censurarse porque nuestra opinión pueda parecer controversial o confrontacional. La democracia se trata de intentar tener muchos puntos de vista, pero los conglomerados partidistas nos han convencido que sólo ellos son la voz autorizada. Cuando la mayoría de nuestra población común opine con fundamentos y argumentos basados en hechos comprobados, podremos tener una política higiénica. Pero nuestras autoridades se han empeñado en que eso no se produzca.

23 de octubre

Gracias por comentar

Concuerdo en que los sueldos son muy altos, reducirlos y limitar la reelección es tema, pero a mí gusto, pasa por la fiscalización

Si gano poco y me fiscalizan poco, negocio con lobbistas
Si todo lo mío es transparente y si las consecuencias de la fiscalización puede ser carcel… Robar duele más!

Hay que aumentar el riesgo y la velocidad para desaforar.

Lo de la capacidad profesional lo he discutido harto, yo siento que el congreso debiese tener puros abogados… Y el resto asesoramos cuando corresponda, unicameral claro.

Pero bueno.

Sin fuero y más transparente, ningún ladrón se verá interesado, creo, en quedar en vitrina

Pdta: Veo que no te la jugaste…

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
El próximo órgano constituyente debe tener presente que la ciudadanía valora los progresos del país en las últimas décadas, y que el debate constitucional debe ser siempre con altura de miras, sin exc ...
+VER MÁS
#Política

Diálogos para un nuevo proceso constituyente

El próximo órgano constituyente debe tener presente que la ciudadanía valora los progresos del país en las últimas décadas, y que el debate constitucional debe ser siempre con altura de miras, sin excluir a ningún sector político o movimiento social

¿Qué hacer con los conflictos entre el Estado y las naciones indígenas? ¿Qué formula político institucional debemos prever para evitar que en 20 o 40 años más la vorágine sea aún peor y debamos la ...
+VER MÁS
#Política

Sobre la plurinacionalidad y el pluralismo jurídico

¿Qué hacer con los conflictos entre el Estado y las naciones indígenas? ¿Qué formula político institucional debemos prever para evitar que en 20 o 40 años más la vorágine sea aún peor y debamos lamentar no abordar esta situación hoy en una nueva Constitución?

La etapa que vive Chile y la tarea más patriótica que debiera encabezar sin la menor duda ni vacilación el actual gobierno, es la convocatoria de todas las fuerzas políticas y sociales a la construcció ...
+VER MÁS
#Sociedad

El Chile de hoy

La etapa que vive Chile y la tarea más patriótica que debiera encabezar sin la menor duda ni vacilación el actual gobierno, es la convocatoria de todas las fuerzas políticas y sociales a la construcción de la nueva Constitución, dando cumplimiento al mandato popular indiscutible

En efecto, no podría ser considerado partir de cero cuando de por medio existe un respaldo de más de 4 millones de almas al cambio de Constitución en el sentido que propuso la Convención.
+VER MÁS
#Política

No partimos de cero

En efecto, no podría ser considerado partir de cero cuando de por medio existe un respaldo de más de 4 millones de almas al cambio de Constitución en el sentido que propuso la Convención.

Nuevos

El próximo órgano constituyente debe tener presente que la ciudadanía valora los progresos del país en las últimas décadas, y que el debate constitucional debe ser siempre con altura de miras, sin exc ...
+VER MÁS
#Política

Diálogos para un nuevo proceso constituyente

En este hito judicial, enfrentamos una importante impunidad biológica por las muertes de familiares de las víctimas y de los propios victimarios. Esperamos que las instituciones aumenten sus esfuerzos par ...
+VER MÁS
#Justicia

Condena en caso caravana de la muerte: un paso hacia la justicia

Algunos en Brasil se recuerdan de lo ocurrido con Trump y el asalto al capitolio y no dejan de pensar que podrían tener su propio trumpismo caribeño. Ojalá que nada ocurra y que gané Lula en primera vue ...
+VER MÁS
#Política

Brasil: ¿Esperanza o militarismo?

¿Qué hacer con los conflictos entre el Estado y las naciones indígenas? ¿Qué formula político institucional debemos prever para evitar que en 20 o 40 años más la vorágine sea aún peor y debamos la ...
+VER MÁS
#Política

Sobre la plurinacionalidad y el pluralismo jurídico

Popular

La etapa que vive Chile y la tarea más patriótica que debiera encabezar sin la menor duda ni vacilación el actual gobierno, es la convocatoria de todas las fuerzas políticas y sociales a la construcció ...
+VER MÁS
#Sociedad

El Chile de hoy

Debemos tener muy presente que, aunque paren totalmente las emisiones de gases de efecto invernadero y las temperaturas dejen de aumentar, las capas de hielo, los océanos, los bosques tropicales y los arre ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

De Cambio Climático a Crisis Climática y hoy Emergencia Climática

Otro aspecto destacable de la novela es la descripción de los ambientes laborales de la famosa y olvidada bohemia porteña, en efecto, el lector puede recorrer el puerto mientras se sumerge en la vida de l ...
+VER MÁS
#Cultura

Comentario sobre la novela ´Prontuario de la Negra Ester`

Para muchos, esta no solo fue una derrota del texto constitucional presentado por la <desgastada> Convención. También fue una dura derrota para el Gobierno de Gabriel Boric. Todo indica que los ciud ...
+VER MÁS
#Política

La gran derrota de un débil gobierno