#Política

Frente Popular: más necesario que nunca

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen


La necesidad de un Frente Popular, fuerte e independiente, política y estratégicamente hablando, es producto (en la medida en que la lucha se imponga) de la seriedad de la exclusión y de la pobreza que el neoliberalismo inaugura.

Desde hace mucho los sectores históricamente dominantes colocan a Chile como ejemplo de democracia y estabilidad en la región, como paradigma de desarrollo: se habla de la loable seguridad jurídica que el sistema logró respecto a las inversiones, etc. Pero, en Chile lo que prospera es el neoliberalismo. Es decir, la corrupción, la exclusión y los negociados de unos pocos, de quienes se vieron favorecidos con el golpe que acabó con la vía al socialismo imponiendo posteriormente políticas de apertura del mercado a través del terror de la dictadura.

Triunfa la marginación, porque en la “democracia” impuesta por la fuerza de una Constitución fraudulenta, los derechos son abstractos cuando se trata de las necesidades de los trabajadores. Desde esa perspectiva se entiende la urgencia de un frente de convergencia de izquierda, de ese que batalle contra la lógica de los grupos dominantes quienes, sin duda, son los vencedores en esta tragedia que hoy se nos revela en su máxima gravedad con los casos Caval, Penta y Soquimich porque ellos nos reafirman el vínculo de la política con el dinero y la existencia de las grandes mafias.

La necesidad de un Frente Popular, fuerte e independiente, política y estratégicamente hablando, es producto (en la medida en que la lucha se imponga) de la seriedad de la exclusión y de la pobreza que el neoliberalismo inaugura. En Chile ese modelo fue llevado hasta sus últimas consecuencias por la dictadura y posteriormente por la Concertación y la Alianza, de manera que sería archivada la transición a la democracia del pueblo y de su gente. De hecho, hoy en nuestro país los trabajadores estamos fuertemente presionados por las exigencias de un modo de desarrollo, de producción y de distribución de las mercancías, que defiende los intereses corporativos. En ese contexto, son las transnacionales los sujetos políticos centrales del sistema.

Por otro lado, las penurias de amplios sectores del pueblo aumentan por el abuso de aquellos créditos usureros, por tarifas e impuestos regresivos e injustos que liberan a la élite de sus deberes y agobian al más desfavorecido, al pobre y al marginado, pero también a los que vivimos de nuestro esfuerzo, de esa fuerza que vendemos como mercancía. La nula posibilidad de ascender en la escala social se centra en la construcción de un abismo de desigualdad basado en los ingresos. Se expresa, además, en el deterioro de la educación, de la salud, de las jubilaciones y de otros elementos que son característicos del neoliberalismo.

Por último, la falta de expectativa también se basa en la conmovedora discriminación que vulnera el derecho de todos a una vivienda digna, en el hacinamiento y en múltiples carencias que fomentan el intentar sobrevivir de cualquier manera. Cabe mencionar que en Chile la “democracia” no goza de buena salud. Lo demuestra la corrupción, también el sistema electoral que discrimina en términos democráticos. En estas circunstancias hay que considerar que este último refleja de manera extrema que el sistema electoral en el seno del capitalismo garantiza la continuidad y conciliación con los grupos económicos predominantes. Al mismo tiempo, mantienen intacta la fragmentación social. Es decir, las elecciones no fueron diseñadas para organizar sino para fragmentar al pueblo y darle así esa falsa sensación de participación.

Pero el régimen no es inmutable, puede cambiar. De nosotros depende.

TAGS: Reformas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

23 de Marzo

Estamos en un conflicto ideológico, social y económico, entre los intereses de una minoría contra los de la mayoría, los intereses de la Oligarquía contra el pueblo, los del Lucro, la Alianza y la Concertraición contra el pueblo…
Las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en toda época, es decir, la clase que ejerce el poder material dominante en la sociedad, ejerce al mismo tiempo su poder intelectual dominante. Lo que hace que se le sometan, al mismo tiempo, las ideas de quienes carecen de los medios necesarios para producir intelectualmente.
La Oligarquía, la burguesía, controlan la producción ideológica, esto es, los medios de comunicación, las escuelas, las universidades e iglesias y las usa en beneficio de sus propios intereses de clase para perpetuar su existencia en el ámbito militar, político, social y económico. Y contribuir a que el pueblo mantenga una actitud pasiva y de sumisión frente a la realidad…Domesticar al hombre, para hacerlo inofensivo a los intereses de los capitalistas.
Chile necesita un Movimiento Social Vanguardista, pero no de indignados, sino una vanguardia revolucionaria con conducción política clara, que proponga la alteración de la esencia de la formación socio-histórica capitalista, de lo contrario toda manifestación aislada no será más que una interrupción en la historia, como tantas que terminan siendo un paréntesis en la larga alienación de clase que da vida al Capitalismo…
La historia social nos enseña que no hay política social sin un movimiento social capaz de imponerla, y no es el mercado, como se tiende a hacer creer hoy en día, sino el movimiento social quién ha civilizado la economía y ha contribuido de manera fundamental a hacerlo eficaz…
La transformación del orden social existente no es cómo se distribuye la riqueza, sino quién tiene el poder para decidir al servicio de qué intereses se gestiona esa riqueza.
Un sistema al servicio del hombre y no el hombre al servicio del sistema. Un mundo donde seremos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres…
La peor dictadura es la que nos hace creer que somos libres…
“Una de las grandes tareas de la revolución es romper el cerco del engaño que a todos nos ha hecho vivir de espaldas a la realidad.”

23 de Marzo

Más claro imposible; excelente análisis y gracias por contribuir con el mismo al artículo.

servallas

25 de Marzo

Creo que el diagnóstico siempre es correcto y certero, siempre se podrá parar en algún país, cualquiera que este sea y decir, aquí hay corruptos, robo de lo público, manejos sucios, viviendas indignas, grupos dominadores y gente esclava. Pero que eso lleve a una…”urgencia de un frente de convergencia de izquierda”, me parece manipulador. Lo que ocurre en nuestro país, nos debiera llevar a converger como sociedad en la búsqueda de acuerdos para que gobierne gente apta, ética, con altura y visión de estadista, gente intachable, buenas personas, que sienta , entienda y trabaje para mejorara las condiciones de pobreza, la discriminación y la desesperanza de sus compatriotas y hasta “donde duela”, algo lejano a las izquierdas y derechas, quizás con un nuevo pensamiento, más latinoamericano, menos fundado en el odio y la envidia, más vinculado a la justicia y el apoyo a las capacidades, pero más realista también, porque más allá de las fuerzas humanas, poco o nada se puede hacer por los otros mas desfavorecido, que dicho sea de paso, también deben hacer su parte, porque si no serán siempre material de arrastre de los grupos concertados en las sombras, que los usarán y pondrán como excusa para conseguir oscuros objetivos como tomarse el poder e imponer sus sucias ideologías sin contrapeso.

25 de Marzo

Sergio: Precisamente creo que esas aptitudes y virtudes a las que te refieres son constitutivas del pensamiento de la izquierda. Por supuesto que cuando me refiero a un frente de izquierda no estoy pensando en el PS que desde hace mucho es neoliberal; tampoco en el PC que acabó por integrarse a una transición que en realidad nunca lo fue. En lo personal, la izquierda, es decir, los chilenos que luchamos por el cambio social y político, está en la propia dinámica y en las bases del movimiento social y popular: en las juntas de vecinos, en los sindicatos, en las escuelas, en los liceos, en los lugares de trabajo, en los pobladores de Caimanes que defienden su calidad de vida, en los antofagastinos que pelean contra la contaminación de los galpones de acopio en el puerto, en los mapuches, etc. Saludos.

servallas

26 de Marzo

Te entiendo Alfredo, pero a ese pensamiento tuyo yo no lo llamaría de izquierda, eso suena contaminador porque tendrías que hacerte cargo de una historia muy fea. Quizás tu pensamiento esta más ligado a la justicia social y a la gobernanza, la participación y probablemente la tolerancia, porque me imagino que aceptas estar sentado junto a una persona que no piensan como tú. En ese caso, esta lejos de las izquierdas…..y de las derechas también.

26 de Marzo

Si te refieres al estalinismo y al socialismo real por supuesto que no los apoyo. Pero no lo hago porque son autoritarismos tremendos y en ese sentido no son de izquierda, mucho menos marxistas. Lo que digo es que yo asocio al pensar de la izquierda con la libertad, la solidaridad y la igualdad, también con el cambio en favor de la mayoría. Saludos.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Nuevos

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia