#Política

El futuro del planeta: Laudato si’, mi’ Signore

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La última encíclica papal dedicada al cambio climático, el drama planetario que nos ahoga y pone en riesgo el futuro del planeta, tiene muchos elementos muy cautivantes, tanto por su contenido como por su lenguaje. La encíclica recoge todo el avance en el conocimiento científico acerca de las causas políticas, científicas, técnicas, sociales, legales, valóricas, filosóficas y espirituales que lo explican. Es un tremendo aporte para la discusión de la COP 21 a fin de año en París, donde los gobiernos y los ciudadanos tendremos que comprometernos con metas concretas.


La acumulación de contaminantes, residuos, y pérdida de ecosistemas, es el resultado de un modelo que produce lo que el mercado le señala y no lo que el hombre y su ecosistema necesitan.

Quizás no aporta nuevos elementos científicos, según mi modesto conocimiento; sin embargo, aporta una mayor profundización en los aspectos políticos de cada una de las ramas de la ciencia comprometida y en el carácter integral de la ecología. No podrán quedar apolíticos o anti ecólogos o indiferentes después de leerla. La vinculación de la temática con la explicación social y valórica es tremendamente certera, en un lenguaje que, a lo mejor por ignorancia, no reconozco en general en la iglesia, está planteado con altura de miras que va más allá de lo que puedan pensar estrictamente los creyentes en el marco de la fe. Los que no lo somos, también, tenemos que reconocer que lo dicho nos llega profundamente. No es un tema de grupos religiosos, políticos o sociales, es un tema de todos, por lo tanto todos debiéramos sentirnos interlocutores del Papa y yo, con mucho gusto.

La causa primera del desastre que se nos avecina tiene que ver, señala el Papa, con un modelo de crecimiento con altos niveles de consumismo y, por lo tanto, de despilfarro que deja a los pobres marginados de los frutos de la sociedad. La acumulación de contaminantes, residuos, y pérdida de ecosistemas, es el resultado de un modelo que produce lo que el mercado le señala y no lo que el hombre y su ecosistema necesitan. El estilo de desarrollo no pretende evitar los impactos negativos, su lógica de crecimiento es la ganancia y la producción y generación de bienes que no siempre tienen sentido para el mundo. Pero la encíclica no solo responde al desafío mundial con un llamado a cambiar el comportamiento de cada uno de nosotros. Es también un aviso certero para la reunión de la COP 21 de fines de año en París donde los gobiernos tendrán que fijar metas de restricción para el crecimiento de las emisiones de CO2. Pero claro, esto no es un problema solamente de los grandes países y de los ricos. Es un problema de todos y es por eso que el llamado humanista a modificar nuestras conductas, en todos los aspectos de nuestro quehacer, es tremendamente poderoso.

El cambio de conducta también tiene que ver con la forma en la que miramos a la naturaleza y cómo la cuidamos; es decir, cómo respetamos los ecosistemas, la fauna y la flora, los microsistemas. En consecuencia, tiene que ver con cómo cambiamos nuestra relación con el prójimo entendiendo que dentro de este mundo para evitar la catástrofe tenemos que mirar al hombre con más respeto, con el mismo respeto con que debemos mirar la flora y la fauna. Este no es solamente un problema de los poderosos, es de todos nosotros.

Por último, la encíclica plantea con fuerza la necesidad de que seamos capaces de tener políticas que estén bien fundadas con conceptos sólidos y bien pensados, tema que no solo nos puede orientar en relación con el medio ambiente sino también en otros aspectos de nuestra vida, lo dice así: “La grandeza política se muestra cuando, en momentos difíciles, se obra por grandes principios y pensando en el bien común a largo plazo”.

TAGS: #ParticipaciónCiudadana #PolíticasPúblicas Cambio Climático

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

03 de Agosto

Es bonito decir que cuidemos el planeta. Lo he leído muchas veces, pero, a pesar de que soy partidario de lo mismo y trato de hacer lo que pueda, mucho más que cada persona individualmente pueden hacer los Gobiernos cuando destinan recursos del Estado a determinados proyectos. En particular, uno que “quemaría mucho menos aceite” es crear un mejor desarrollo en las comunas acercando las oportunidades y los sistemas a la gente en el lugar donde vive, para que esté en más contacto con la tierra. Esto tiene cosas buenas y otras no tanto, pero, si nos colocamos en “el límite de esta función” podemos imaginar que si prácticamente todos vivierán en el Área Metropolitana habría mucho más que transportar hacia ella para abastecerla y hacerla crecer y construir los servicios que siempre se están necesitando allí, luego, esta simple teoría puede decirnos que mientras más distribuido el desarrollo menos combustible fósil se quema. Obviamente hay que revisarla más a fondo con datos y otras formas de revisión matemáticas que no tiene por alcance mi comentario procurar describir.

Entonces, adhiriendo a la iniciativa del artículo, tal como lo hacen muchas otras personas que ven deteriorarse el planeta y esperando aportar con ánimos, a como cada quien se pueda llegar con estas líneas, quiero recordar unos breves pasajes bíblicos para acentuar la importancia de cuidar el planeta.

De Isaías:
6 Alzad a los cielos vuestros ojos y mirad abajo a la tierra, porque los cielos se desvanecerán como el humo, y la tierra se envejecerá como ropa de vestir; y de la misma manera perecerán sus moradores; pero mi salvación será para siempre y mi justicia no perecerá.

Del Apocalipsis:
18 Y se han airado las naciones, y tu ira ha venido, y también el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, y a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra.

Hay uno más que no recuerdo dónde está y decía algo así como “¿éste es el varón que ponía a la tierra como desierto?”, refiriéndose a Satanás, lo que me hace pensar que la obra destructora de la tierra, o el mal uso devastador de ella para el enriquecimiento desmedido y prácticamente sin sentido de personas tras los intereses de un capital, actúan en conformidad a los deseos de Satanás…

No debemos olvidar, sin embargo, que el mandato original respecto al hombre y a la tierra era llenarla de gente y sojuzgarla o someterla…

Entonces, sí hay que cuidar el planeta y hacer el mejor uso de sus recursos, no para enriquecerse, pero sí para subsistir y reproducirnos… El uso racional de los recursos es vida para el planeta y para la humanidad…

04 de Agosto

Gracias. Cada vez somos más que vamos tomando conciencia del fantasma que nos amenaza.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

Nuevos

Un cambio en la dirección política no solo es absolutamente necesario, también es parte de un sistema democrático en donde las mayorías deciden y participan
+VER MÁS
#Política

Aves de mal agüero

En Chile existe una alta tasa de embarazos no deseados, asimismo las cifras de contagio de enfermedades de transmisión sexual también son muy elevadas, situación que ha empeorado con la pandemia.
+VER MÁS
#Educación

Educación sexual, la educación que nos falta

Se entiende por ingreso básico a un pago periódico en efectivo entregado incondicionalmente a todos de manera individual, sin los requisitos de probar los bienes que se poseen o el trabajo que se realiza.
+VER MÁS
#Trabajo

¿Cómo encarar el tema del empleo en el próximo futuro?

Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

Popular

Si no nos vacunamos, estamos poniendo en riesgo a nuestro entorno social y familiar, principalmente a los más débiles, como son los niños, ancianos y enfermos
+VER MÁS
#Salud

Novak Djokovic y su punto de quiebre en contra por antivacunas

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?