#Política

Condenar el ‘negacionismo’ para el fortalecimiento de la democracia

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Durante las últimas semanas en Chile, en el contexto de una nueva conmemoración del golpe de Estado del 11 de septiembre 1973, se han realizado una multiplicidad de actos y homenajes efectuados por la ciudadanía, con la intención de mantener viva la historia de un país que conoce de los errores y horrores de su pasado y con el objetivo de intentar no repetir la historia y honrar a la memoria de las víctimas de las violaciones a los derechos humanos durante el régimen militar.


Es labor del Estado de Chile mediante sus instituciones garantizar que los discursos de apología a la dictadura militar y el negacionismo a las violaciones de los derechos humanos (…) no se consideren como una forma válida de concepción política dentro de un sistema democrático de gobierno

Pero también por otra parte, algunos sectores minoritarios de la población se han manifestado no solo reivindicando las acciones ejercidas por la dictadura militar en materia de represión que afectó miles de compatriotas a lo largo de su gobierno, sino que inclusive, se han registrado atentados contra memoriales en recuerdo de víctimas de la violencia de Estado.

Ahora bien, ciertos grupos no solo han vandalizado una serie de memoriales de víctimas del régimen pinochetista, sino que también amparado por algunos sectores políticos, han propugnado un discurso de odio y por sobre todo de justificación de un sistema de terror que a solo a los chilenos durante casi dos décadas.

Lo anterior, no solo representa un desconocimiento de la verdad jurídica establecida en múltiples ocasiones por los tribunales de justicia y una falta de respeto para las víctimas y/o sus familiares de los vejámenes sufridos durante el régimen militar, sino que también establece la existencia de un discurso profundamente antidemocrático.

En este sentido, es labor del Estado de Chile mediante sus instituciones garantizar que los discursos de apología a la dictadura militar y el negacionismo a las violaciones de los derechos humanos que intentan sostenidamente a través del discurso o la acción directa, instaurar dichos grupos, no se consideren como una forma válida de concepción política dentro de un sistema democrático de gobierno y por ende, se debe actuar mediante el establecimiento de sanciones severas a este tipo de prácticas, no en base a una censura de ciertas ideologías políticas como han querido hacer ver un número no menor de parlamentarios de la actual coalición de gobierno, sino en base a la protección de los derechos fundamentales de las inmensas mayorías.

Actualmente el proyecto que condena los delitos de incitación a la violencia y al odio, el cual efectivamente contempla sanciones penales a quienes nieguen las violaciones a los derechos humanos que consten en informes oficiales como los elaborados por las comisiones Rettig, Valech y las que puedan ser constituidas en el futuro, se encuentra en la comisión de derechos humanos del parlamento, sin mayores avances desde enero de 2020 a la fecha.

En este contexto, es el ejecutivo, quien debería dar una señal en la materia, tanto a la ciudadanía como al mundo político, solicitando las urgencias correspondientes para la discusión a la brevedad en sala de dicho proyecto de ley.

A su vez, la coalición de partidos gobernantes debería acabar con sus ambigüedades en la materia y establecer una posición como bloque político en la materia, de lo contrario difícilmente podrán alguna vez despegarse de la estrecha vinculación que aún sostienen con el legado dictatorial, y deberían situarse del lado de la democracia y su estabilidad institucional.

La sanción del negacionismo como delito, no representa como señalan ciertos sector  un elemento que coarta la libertad de expresión que efectivamente es la base del sistema democrático, sino que por el contrario el establecimiento de sanciones asociadas a este tipo de actos, tiene por fin de garantizar a futuro que todos los ciudadanos puedan expresar en forma libre y sin el miedo de vivir en una sociedad donde existan discursos que hagan apología a hechos y/o a sistemas de gobierno que precisamente no solamente añoren, sino que también establezcan acciones concretas para re instalar en el poder a un régimen de facto.

Así lo han entendido, países tales como: Alemania, Francia, Suiza, Austria, Bélgica, España, República Checa, Israel, Liechtenstein, Noruega y Letonia, que por el contrario a lo indicado en el párrafo anterior por cierto sectores, se destacan por sus altos niveles en distintos índices vinculados a la libertad democrática.

En síntesis, este el momento en que el Estado y sus diferentes poderes, deben hacer una elección a favor de la democracia y para esto el Ejecutivo debe presentar las urgencias pertinentes para el proyecto en trámite en la materia, con la finalidad de que este país no solamente se intente poner a la par de las democracias del siglo XXI, sino para también para establecer un precedente en relación al respeto y preservación de la memoria histórica de los hechos acaecidos en el paso, y por último, como una forma de garantizar el nunca más no solamente quede en un discurso, sino que también en acciones concretas por parte del Estado.

TAGS: #Negacionismo Violación Derechos Humanos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

14 de octubre

La defensa de la libertad de expresión y pensamiento que han argumentado algunos académicos y políticos para oponerse a la ley contra el negacionismo de los crímenes de la dictadura es solo una reafirmación actualizada de la estrategia de “la justicia en la medida de lo posible» de Patricio Aylwin, que en ese momento se propuso como el único camino que aseguraba el éxito de las transiciones a la democracia en Chile y América Latina, ya que ofrecer impunidad a los militares ejecutores de violaciones a los derechos humanos y a sus cómplices pasivos, desincentivaba cualquier intento de involución autoritaria.
Así aunque el rector Peña, José Miguel Vivanco HRW y otros digan que su oposición a una ley contra el negacionismo es en defensa de principios jurídicos, en realidad es en defensa de una estrategia política, que decidieron hace ya 30 años, y que se aplicó desde Guatemala por el norte hasta Chile por el Sur.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Nuevos

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

En días de crisis climática, con sus efectos en materia de incertidumbre de todo tipo, es un buen llamado volver al origen.  No a todo evento ni en toda circunstancia, pero sí como una de las variables ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

La revancha de la mermelada

Aquì, precisamente, el sol pasa por la Violeta cantando al sol.  Se hace una pregunta por el singular William Turner --adelantando ciertas conversaciones. Finalmente, sorprendentemente, parece que entramo ...
+VER MÁS
#Cultura

Sol, Violeta, William, acompañándome en una ferretería

El petitorio expresado por los dirigentes de la zona norte, apuntan básicamente hacia obtener mayores recursos para congelar el precio del petróleo por más tiempo
+VER MÁS
#Economía

Respeto al diálogo

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?