#Medios

Participación ciudadana: ¿infomedial?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen


Puede ser que el contexto del movimiento estudiantil marque una diferencia, en tanto recurren más a las plataformas digitales para informarse, coordinarse y producir contenidos ad hoc desde sus mundos simbólicos.

La participación juvenil ha sido un tema de análisis de larga data, aunque recientemente se ha actualizado a partir de la baja participación electoral, por ejemplo, en las elecciones de fin del año pasado. Apuntar con un dedo culposo a los millenials, distribuir la responsabilidad en ese grupo etario es parcial y un poco perezoso. Desde una perspectiva educomunicativa hay mucho que aportar y debatir, dada la centralidad de la comunicación infomedial (medios masivos más plataformas digitales) en la vida cotidiana tanto pública como privada… e íntima.

Las conversaciones en nuestras casas, lugares de trabajo y círculos de amistad deberían denotar una preocupación alimentada por investigaciones sobre el tema, aunque no sean nacionales. Cano-Correa, Quiroz-Velasco y Nájar-Ortega de la Universidad de Lima han publicado un trabajo que forma parte de una línea de investigación sobre jóvenes y política. María Teresa Quiroz es una destacada especialista en comunicación y educación, referente en iberoamericana con aportes mayúsculos al desarrollo del campo. Pero ¿Qué nos puede aportar este trabajo a la educomunicación y, especialmente, a la Formación Ciudadana? Sin duda debemos asumir como axioma que toda práctica educomunicativa parte de la indagación sistemática sobre el grupo y tema en que se va a desarrollar una propuesta de trabajo. Los fenómenos comunicacionales y educativos están situados en el ámbito socioeconómico, político y cultural. Hay que ser insistente en este aspecto, aunque resulte majadero.

La investigación se centra en estudiantes universitarios de Lima de establecimientos públicos y privados y que constituyen sujetos clasificados en las categorías “desinteresado” “independientes” y “organizados”. Las autoras convergen en que los jóvenes se informan primero por televisión, luego internet, diarios y radio. Las plataformas digitales las usan “para comunicarse, informarse y participar”. Opinar tiene valor y disponer de un sistema medial abierto y sin censura es, en opinión de los consultados, atributos deseables de la comunicación mediada. Además, valoran las redes sociales porque posibilitan una comunicación horizontal y la democratización de la comunicación, aunque no son muy activos en tanto productores de significados. Aquí hay diferencias en relación a los jóvenes y adolescentes chilenos que hemos investigado en el marco del movimiento estudiantil. Desde la revolución pingüina del 2006, la representación de las movilizaciones en los medios de comunicación ha sido parcial e interesada, incluso algunos de los jóvenes y adolescentes que hemos consultado en Santiago, señalan directamente que hay manipulación. Puede ser que el contexto del movimiento estudiantil marque una diferencia, en tanto recurren más a las plataformas digitales para informarse, coordinarse y producir contenidos ad hoc desde sus mundos simbólicos. Los jóvenes limeños consultados no han participado (87%) en movilizaciones, aunque con distinciones: los de universidades públicas participan más que los de establecimientos privados.

Lo anterior no significa un desinterés por la política en el Perú, por el contrario, les interesan los temas públicos, ciudadanos usando una expresión manida, aunque desconfían de los partidos políticos. En este aspecto hay similitud. Aquí, en Chile, hay un distanciamiento y desconfianza no solo con la política, sino con otras instituciones e incluso con la elite en general. Norbert Lechner en los noventa nos hablaba premonitoriamente de “desafección política”. Aquí habría que preguntarse ¿Hay nuevas y emergentes formas de participación? Valenzuela ya en el 2007 concluía: “…la búsqueda de nuevos espacios que les permitan crear sus propios códigos de participación en el espacio público los ha llevado a plantear expresiones organizativas contrapuestas a la lógica representativa tradicional“. Tal vez las rutas tradicionales del siglo XX ya están agotadas y erosionadas en sus usos. En este caso la educomunicación puede hacer un aporte valioso, al generar habilidades para dinamizar y canalizar -vía comunicación- el interés y las opiniones de jóvenes y adolescentes. Esto no es nuevo, la producción medial -especialmente de estos grupos de la sociedad- ha estado asociada al ejercicio ciudadano, por lo menos en nuestra América Latina. La multiplicidad de colectivos y grupos con diversos intereses que van desde el animalismo hasta los veganos, pasando por agrupaciones artísticas supone una forma de politización con una fuerte marca comunicativa.

Otro aspecto en que hay coincidencia y que se relaciona con lo anteriormente señalado es que, en la medida que los temas se acercan al locus cotidiano, más posibilidades existen de vincularse con sus intereses. Y aquí surge inevitablemente un debate sobre el significado de la participación. Conversando con dirigentes chilenxs del movimiento estudiantil se plantean al menos dos maneras de entender la praxis participativa: aquellos que apuestan por el compromiso organizacional como la “verdadera” participación.– Asistir a reuniones y asambleas es “comprometerse”, tal es la consigna. En la otra vereda están los que piensan que la participación “social”, como la llaman, también es válida: el clickactivismo –como emblema- es una manera de participar. Sin embargo, tal dicotomía se tendería a disolver -en tanto abismo- cuando los mismos dirigentes estaban pendientes de los likes frente a una propuesta de acción colectiva, una idea o concepto socializado por Facebook, por ejemplo. Estamos, evidentemente, en un contexto distinto en que la participación es una práctica compleja en una democracia sobre la que también debatimos, por lo menos tal como lo hemos heredado del siglo pasado.

TAGS: #Millenials #ParticipaciónCiudadana #RedesSociales

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos