#Internacional

La incompetencia de la ONU para mantener la paz

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Ya van dos meses de guerra entre Rusia y Ucrania. Al mismo tiempo en que se están desarrollando las operaciones militares, la Unión Europea, Reino Unido, Estados Unidos y Canadá están aplicando sanciones económicas a Rusia y entregando ingentes recursos económicos y militares a Ucrania. Por parte de occidente se ha estimado  que estas medidas podrían presionar a Moscú a abandonar la vía militar. Sin embargo, esto aún no ha ocurrido y la guerra está enfrentando su fase más cruenta, con bombardeos de ciudades y masacres de civiles.


Para comprender lo que está ocurriendo actualmente con el papel de la ONU en el conflicto Rusia-Ucrania, debemos retrotraernos a la primera mitad del siglo XX.

Apenas iniciado el conflicto, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunió de emergencia para analizar la crisis. Estados Unidos y Albania presentaron una resolución de condena de la invasión rusa de Ucrania. En la votación llevada a cabo el 25 de febrero, de los 15 miembros del Consejo, 11 votaron a favor y 3 se abstuvieron (China, India y Emiratos Árabes Unidos). Solo Rusia votó en contra, lo que provocó que el proyecto fuese rechazado. Luego, el 2 de marzo la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución de condena, con el apoyo de 141 de los 193 países que la conforman.

Pese a estas resoluciones, nuevamente ha quedado en evidencia la incompetencia de la ONU para resolver pacíficamente el conflicto.

Conforme con las orientaciones teóricas y metodológicas del Foro Valparaíso, las enormes limitaciones de la ONU y, específicamente, del Consejo de Seguridad, no pueden entenderse si no se sitúan en una perspectiva histórica de larga duración.

Un poco de historia

Para comprender lo que está ocurriendo actualmente con el papel de la ONU en el conflicto Rusia-Ucrania, debemos retrotraernos a la primera mitad del siglo XX. Con el término de la Primera Guerra Mundial en 1918, la comunidad internacional consideró vital la construcción de un nuevo orden que permitiera poner fin a los conflictos bélicos. Es así como se creó la Sociedad de Naciones, cuya finalidad era garantizar la paz del sistema internacional. Pero en su mismo origen adolecía de enormes defectos para asegurar su propia existencia: Estados Unidos se negó a formar parte, y la Unión Soviética había sido excluida de la Sociedad.

Su incapacidad para sancionar a las potencias que amenazaban la paz –invasión de Abisinia por Italia, ocupación de la Renania por la Alemania nazi y la Guerra sino-japonesa– terminaron por hacer de la Sociedad de Naciones una institución irrelevante, como pronto lo demostró el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Al término de la guerra, las potencias aliadas coincidieron en la idea de crear una nueva institucionalidad supranacional que garantizara la paz. En la conferencia de San Francisco (1945), representantes de cincuenta países redactaron la Carta de la ONU, en la cual establecieron como propósitos y principios la mantención de la paz y la seguridad internacional, la supresión de los actos de agresión y la resolución de las controversias internacionales por medios pacíficos, destacando la cooperación internacional y el respeto a los derechos humanos. Para garantizar estos principios, se estableció un Consejo de Seguridad, cuya misión consistiría en salvaguardar la paz mundial a través de resoluciones de carácter vinculante para todos los Estados miembros.

El Consejo de Seguridad y el problema del veto

El órgano más importante de la ONU es el Consejo de Seguridad, ya que, de acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas, es el único que puede obligar a los Estados miembros a cumplir sus resoluciones. El Consejo está conformado por quince Estados –cinco permanentes y diez no permanentes- y cada uno de ellos posee un voto. Los miembros permanentes cuentan con una prerrogativa, que comúnmente ha sido definida como “veto”. El artículo 27 de la Carta establece que las decisiones que tome el Consejo de Seguridad en asuntos de procedimiento se aprobarán si cuentan con el voto afirmativo de nueve miembros. Pero también indica que las decisiones del Consejo de Seguridad sobre asuntos sustantivos (mantenimiento de la paz, aplicación de sanciones económicas, acciones militares contra un Estado agresor, entre otras) serán tomadas por el voto afirmativo de nueve miembros, incluso los votos afirmativos de todos los miembros permanentes. Por lo tanto, de no haber consenso entre los miembros permanentes, las decisiones no se aprobarán.

Lo anterior ha llevado a que este derecho a veto haya sido utilizado de forma arbitraria por los miembros permanentes del Consejo de Seguridad. Estados Unidos y Rusia -y anteriormente la Unión Soviética-, han recurrido sistemáticamente al veto para evitar la aprobación de resoluciones que afecten sus intereses o los de sus aliados, especialmente en el marco de conflictos bélicos. Por ejemplo, solo durante mayo de 2014 ambos países ejercieron este derecho 273 veces –83 Estados Unidos y 130 Rusia–.

A lo largo de la historia de la ONU han existido propuestas de reforma del Consejo de Seguridad. Entre ellas es necesario destacar: a) la eliminación del derecho a veto b) no permitir su aplicación en los casos de genocidio o crímenes de guerra, y c) la ampliación de los miembros permanentes y no permanentes. En ninguno de estos casos se logró el acuerdo necesario para su aprobación.

Con respecto a la ampliación de los miembros, el presidente Barack Obama se mostró partidario de incorporar a India -la mayor democracia del mundo, con más de mil millones de habitantes- como miembro permanente del Consejo de Seguridad, coincidiendo en este propósito con el presidente ruso Vladimir Putin. Anteriormente, en 2005, Alemania, Japón, India y Brasil (G–4) formularon una propuesta de ampliación del número de miembros permanentes y no permanentes sectorizados por continentes, aspirando a ocupar los puestos de miembros permanentes también. Esta propuesta contemplaba conceder la membresía permanente al menos a dos naciones africanas. Sin embargo, el presidente estadounidense George Bush anunció su rechazo a esta iniciativa. En el mismo sentido se pronunció el embajador chino ante la ONU, Wang Guangya, quien señaló que la iniciativa del G–4 a juicio de su país era peligrosa ya que podría dividir a la ONU.

Como integrante del G–4, Alemania ha insistido en la necesidad de que el Consejo de Seguridad refleje en su composición la distribución de poder real en el mundo. La solicitud de Alemania cobra mucho sentido si se considera que aporta junto a Japón el 28% del presupuesto de la ONU.

A principios de septiembre de 2015 el G–4 redactó un texto para iniciar la reforma del Consejo en la Asamblea General de la ONU, pero finalmente China, Estados Unidos y Rusia se negaron a suscribir la iniciativa.

Además, los artículos 108 y 109 de la Carta de las Naciones Unidas establecen que cualquier reforma de la misma Carta, y por extensión, del Consejo de Seguridad, debe ser aprobada por las dos terceras partes de los Estados miembros de la ONU, incluidos los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad. Por lo tanto, de no mediar un acuerdo político entre Estados Unidos, Rusia, el Reino Unido, Francia y China, es imposible pensar en llevar a cabo la mencionada reforma.

En nuestra próxima entrega nos referiremos a algunas de las propuestas más recientes que podrían abrir la puerta para repensar el papel de la ONU en la mantención de la paz y las condiciones que harían que esto fuera posible.

por  Crisóstomo Pizarro Contador
Director Ejecutivo del Foro de Altos Estudios Sociales Valparaíso

Esteban Vergara P.
Secretario Ejecutivo del Foro de Altos Estudios Sociales Valparaíso

Columna publicada en ForoValparaiso.cl

TAGS: #ForoValparaíso #Rusia #Ucrania Guerra ONU

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

Lo que necesitamos como sociedad, es que gobierno y oposición, actúen con responsabilidad. El flagelo de la delincuencia, afecta todos los aspectos de nuestra vida, y era que no, produce severos efectos e ...
+VER MÁS
#Internacional

El legado de Cúcuta

Es urgente que las autoridades den el ejemplo y que el Estado de Chile haga rendir cuentas a los responsables de estos crímenes con premura y determinación, pues la impunidad no puede continuar en el paí ...
+VER MÁS
#Justicia

Una más del general Yáñez

Según la Encuesta de Bienestar Social (2021), en Chile las personas dedican más de un tercio de su tiempo diario a labores de cuidado, y un 85% de aquellos que pasan más de 8 horas al día en esta labor ...
+VER MÁS
#Sociedad

Avances y retos en el cuidado familiar en Chile

Los empresarios, por la gran responsabilidad que cae sobre sus hombros, no tienen que ambicionar ser los mejores y más ricos del planeta, sino que ser los mejores “para” el planeta, colocando a las per ...
+VER MÁS
#Sociedad

Razas y subhumanos una creencia para justificar atrocidades

Popular

Según la Encuesta de Bienestar Social (2021), en Chile las personas dedican más de un tercio de su tiempo diario a labores de cuidado, y un 85% de aquellos que pasan más de 8 horas al día en esta labor ...
+VER MÁS
#Sociedad

Avances y retos en el cuidado familiar en Chile

No hemos logrado dar una lectura a la percepción de clases medias y bajas sobre posibles choques culturales, el miedo a la perdida de trabajo o si en su comuna no colapsará la entrega de diversos servicio ...
+VER MÁS
#Política

El sesgo de clase en la batalla cultural del frente amplio

La información pluralista y de calidad, la cultura de buen nivel, los valores democráticos y de civilidad, deben ser considerados igualmente derechos de todos los chilenos, y un deber a cargo de los recur ...
+VER MÁS
#Política

Tv pública, una reforma pendiente

La bandera de Ucrania está en todas partes. En los pines metálicos de las tiendas de souvenirs, en los edificios públicos(...) Museos y otras atracciones turísticas ofrecen precios rebajados para ucrani ...
+VER MÁS
#Internacional

Cómo se vive la invasión rusa en los países bálticos