#Género

Juventud sin acoso y derechos humanos

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El acoso sexual callejero vulnera los Derechos Humanos de las mujeres. Ante esta realidad, antes naturalizada, OCAC Chile e INJUV lanzaron la campaña #JuventudSinAcoso y realizaron el estudio “Jóvenes y acoso sexual callejero: opiniones y experiencias sobre violencia de género en el espacio público”, que muestra que el acoso es una violencia sufrida transversalmente, siendo las mujeres el grupo más afectado: un 68% reconoce haber vivenciado estas prácticas y el 45% declara haber sufrido tocaciones o roces intencionales.


Por el contrario, el feminismo, y en general quienes buscan dar una perspectiva de género persiguen vivir en una sociedad igualitaria para todas y todos respetuosa de la diferencia.

Existe amplio consenso de que la discriminación en todo ámbito atenta contra los derechos humanos (niñez, pueblos originarios, personas en situación de discapacidad, etc.) En el ámbito de la violencia de género y protección de la violencia hacia las mujeres, el principal instrumento internacional es la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW, por su sigla en inglés).

Este tratado internacional incorpora una definición de ‘discriminación contra la mujer’: toda distinción, exclusión o restricción basada en el sexo que tenga por objeto o resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio por la mujer, independientemente de su estado civil, sobre la base de la igualdad del hombre y la mujer, de los derechos humanos y las libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural y civil o en cualquier otra esfera.

Lo importante aquí no es solo la igualdad formal de oportunidades, sino los resultados que finalmente se producen. El estudio habla de un resultado discriminatorio, y sirve para enfrentar los lugares comunes que abundan en la discusión y entender que la problemática feminista no busca obtener más derechos, ni “imponer un machismo al revés”. La idea de machismo (o la sociedad patriarcal) evoca un sentimiento enraizado en muchas personas acerca de la superioridad de un cierto tipo de hombre; un tipo de hombre dueño o príncipe del espacio público que puede hacer y decir más o menos lo que le venga en gana a quien quiera. Por el contrario, el feminismo, y en general quienes buscan dar una perspectiva de género persiguen vivir en una sociedad igualitaria para todas y todos respetuosa de la diferencia.

El Proyecto Respeto Callejero contribuiría así al cumplimiento de la CEDAW que exige tomar medidas apropiadas para la modificación de los patrones socioculturales de conducta de hombres y mujeres, con miras a eliminar prejuicios basados en la idea de superioridad o inferioridad de cualquiera de los sexos, y funciones estereotipadas.

El Proyecto también respeta el derecho a la libertad de expresión, garantizada por instrumentos internacionales, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos o el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Un derecho puede tener ciertos límites, en la medida que respeten parámetros objetivos: (i) Estar orientados a satisfacer un interés público imperativo, (ii) entre varias opciones debe escogerse la que restrinja menos el derecho protegido, (iii) y la restricción debe ser proporcional al interés que la justifica y ajustarse al logro de ese objetivo.

El Proyecto Respeto Callejero está acorde con estos estándares internacionales. Prueba de la posibilidad de establecer ciertos límites radica en que todos los ordenamientos, incluso los más liberales contemplan los delitos de injuria y calumnia, y el derecho internacional ha avanzado prohibiendo la propaganda de odio, a favor de la guerra, el nazismo y la reivindicación de crímenes internacionales (con todo parece que estamos lejos de entender esto último, si aún hay quienes son homenajeados por crímenes contra la humanidad). Es un tema largo, y sobre el cual estoy dispuesto a participar con cualquier interlocutor.

Un último aspecto. Las feministas norteamericanas son críticas al criminalizar el acoso. La razón es sencilla: el derecho penal es selectivo. Recordemos las palabras de Anatole France “La Ley con su majestuosa igualdad prohíbe por igual, tanto a ricos como a pobres, dormir bajo los puentes, mendigar en la calle y robar el pan”. El estudio muestra que en sectores de menores ingresos aumentan las situaciones de acoso, lo que re-criminalizaría a los sospechosos de siempre.

En esto el Proyecto también es innovador. El mismo no busca contribuir al hacinamiento carcelario (la cárcel se establece sólo en casos gravísimos), pues contempla medidas de no repetición, disculpas públicas, y opciones alternativas a la pena como asistir a programas educativos.

El Proyecto Respeto Callejero es un paso necesario, y se adecua a la normativa internacional. Nuestra sociedad no puede seguir justificando (con pseudo argumentos) estas conductas. En nuestras manos está generar una nueva cultura y no permitir ni justificar el acoso callejero.

Francisco Jara Bustos

Abogado. Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales U. de Chile

TAGS: #DerechosHumanos Acoso Callejero

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Juan Pedro

13 de Noviembre

Iba todo bien…. hasta que el columnista se creyó inteligente y quiso pasar prologa con un ataque contra quienes apoyamos a los militares en este país. Para criminalizar apologías, criminalicemos las de izquierda, con más de 100 millones de muertos. Le parece??

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Se ha visto un gobierno que no logra controlar el orden público y una clase política casi paralizada ante el estallido de manifestantes cansados de lo que consideran abusos de poder y falta de representat ...
+VER MÁS
#Política

Encauzar la bronca y diluir la violencia

Esta multitud, no tiene anclajes en partidos políticos, o liderazgos sociales claros, es sólo manifestación de energía social motivada por rabia, decepción, pobreza, frustraciones
+VER MÁS
#Ciudadanía

La geografía de la multitud, tras la polis justa

Necesitamos un nuevo Chile, un Chile más pensante, más crítico, partiendo por quienes se eligen como representantes.
+VER MÁS
##UnPaísQueOpina

Estado de decepción

Estoy molesto con lo que sucede en mi país, más cuando sé que fue ideado por chilenos que no creen en la democracia, pero lo que más lamento, es la ciudadanía crea que van a conseguir algo por esta vía.
+VER MÁS
#Política

El pueblo unido siempre es vencido

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Chile no era un oasis como sostenía hace pocas semanas el mismo Presidente. Era más bien una jungla en la que los más humildes, los invisibles sobre todo, deben sobrevivir día
+VER MÁS
#Sociedad

El oasis y la guerra imaginaria

Permitirse estas sugerencias, desde el equipo económico del gobierno, es la evidencia de que no serán sancionados ni reprendidos por nadie, pero más complejo que eso, no tienen ni meridiana cercanía, ni ...
+VER MÁS
#Ciudad

¿Indignante?, o ¿nos falta el humor del ministro Larraín?