#Educación

Resiliencia

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La primera vez que oí esta palabra, fue hace muchos años mientras leía algunos textos de psicología social y sociología, sobre personas que habían sobrevivido a diferentes traumas durante sus vidas. De alguna manera, se encontraba un hilo conductor en cientos de historias de personas, que como ustedes o como yo, nos enfrentamos a situaciones que difícilmente podemos controlar. Hay algunos que viven toda una vida de miserias, y que son capaces de lograr salir adelante y representan ejemplos para la sociedad; otros, son capaces de sobrevivir, porque esa es la palabra adecuada “sobrevivencia”, a un dolor tan grande e imprescriptible, como lo es el abuso sexual. En todas esas historias, hay seres humanos que más allá de sus contextos y particularidades, construyen un relato desde el dolor, en el cual son tan vulnerables como puede ser un niño o niña con pocos días de nacimiento. Es en este dolor donde se amalgaman emociones, afectos, dolores y la complejidad que nace inexorablemente de aquellos instantes que no están en tus manos. 


"En éstas vidas, podemos encontrar lo más puro de la naturaleza humana, y que hace que cada día, se luche con todas las fuerzas para no caer, sino para seguir, avanzar y ser en esos momentos, completamente conscientes de la felicidad que representa ese breve espacio y tiempo determinado."

Pero el dolor y la transformación de éstos en una fuerza de cambio, no son para nada lineales, ni tiene reglas o procedimientos estandarizados. Cada historia, cada persona, es un propio universo, lleno de reglas y particularidades determinadas. En éstas vidas, podemos encontrar lo más puro de la naturaleza humana, y que hace que cada día, se luche con todas las fuerzas para no caer, sino para seguir, avanzar y ser en esos momentos, completamente conscientes de la felicidad que representa ese breve espacio y tiempo determinado.

Inexorablemente todo lo anterior decanta hacia lo social, y es en nuestra sociedad donde todo aquello que evidencia algún elemento parecido a debilidad, es mal visto y ocultado para no ser objeto de críticas. El dolor interior de nuestra vida, es una carga que usualmente se obvia, se oculta y esconde como un tesoro. Los miedos vencen y nos acorralan ante la presión del entorno que tenemos. Pero están los que se atreven, lo que rompen el cerco y luchan por simplemente, sobrevivir. Son ellos lo que al final, trascienden en su honestidad con sí mismos, y que nos muestran que a pesar de lo oscura que pueda ser la noche, siempre habrá un amanecer. Es en ese clamor, donde nos dignificamos como seres. Está en nuestra biología, nuestra genética y epigenética, en lo que diariamente damos y no damos ante la vida, y es precisamente lo que no damos, aquello que más se vincula a lo que nos ocultamos de nosotros como personas.

Debemos aprender a ser honestos consigo mismos. Exponer nuestra emocionalidad y afectos, darnos cuenta que no nos hace más débiles, muy por el contrario, porque ese dolor traumatizante y que caló tan profundo que incluso transmitimos como dolor epigenético a las siguientes generaciones, puede servir para que otros sean capaces de enfrentarlos y cambiar sus vidas. Es una oportunidad al fin al cabo, y debemos dar gracias de ello, aunque sea raro y extraño aquello. Porque al final estamos determinados por nuestras experiencias, sean buenas o malas, y estas últimas, son aquellas que nos hacen aprender de mejor forma, avanzar y crecer en esta vida de incerteza pero que nos definen como seres llenos de esperanza en que después de esas terribles noches, podremos por fin tener un buen amanecer.

TAGS: #Resiliencia #Traumas Psicología

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El Mapudungún no solo es una lengua viva y muy presente en la cultura de Chile, sino que además, es expresión de una cosmovisión con una riqueza inconmensurable en la comprensión del mundo
+VER MÁS
#Sociedad

Sergio Villalobos y la crónica de un racismo empedernido

Ningún instrumento de la planificación de la ciudad, más aún en el siglo XXI debe ser elaborado desde una sola perspectiva, debemos ser capaces de convocar y consensuar objetivos comunes sobre la ciudad.
+VER MÁS
#Ciudad

Un plan regulador para Alto Hospicio

Es una mala creencia pensar que cada padre debe pagar la mitad de los gastos del menor, ya que cada uno debe pagar en proporción a lo que gane
+VER MÁS
#Justicia

¿Cómo realizar una demanda por pensión de alimentos?

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Es indispensable recuperar el Tren y convertirlo nuevamente en la columna vertebral del transporte de personas y mercaderías a nivel nacional.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tren, desarrollo y Cambio Climático

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador