#Educación

Aprender a temer (respuesta a Guendelman)

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Se vuelve necesario entonces desacreditar de raíz el miedo como una forma de enseñanza. Cambiar el temor en amor. Estas son ideas que creo pueden desarrollarse posteriormente en propuestas sobre una nueva pedagogía. Quizás ni siquiera es nueva, pero sí velada. Una postura que implique el reconocimiento de la diferencia radical de lo humano, en contra de la totalización homogénea de una y única identidad.

Mi primera reacción luego de leer la columna escrita por R. Guendelman en el diario La Tercera fue de adjudicar cierta ingenuidad en los postulados que ahí se exponían. En primer lugar, es siempre agradable sacar a la luz del debate el cáncer de la discriminación como una de las vergüenzas de la humanidad, pero por otro, es también importante guardar ciertas proporciones en la aproximación al fenómeno. Así pues, continuaré la invitación del autor en tanto lo controvertido de la temática.

A mi parecer, creo que hay un error al considerar que la experiencia de discriminación vivida “en carne propia” permitiría una mayor conciencia o aprehensión de la experiencia del Otro. Esto porque la vida cotidiana nos demuestra que somos la única especie en la tierra que podemos tropezar una y mil veces con la misma piedra. Por ende, aún siendo diariamente víctima de diversas formas de discriminación, ya sea la segregación material en la cual están dispuestas las comunas de Santiago, la inequidad en los sueldos entre hombres/mujeres, la exclusión sistemática de los adultos mayores, la extirpación de la voz y la conciencia de nuestros niños/as, por nombrar unos pocos, seguimos discriminando a otros.

Sin ser reduccionista, creo que discriminamos porque tememos. Como respuesta a nuestra frágil y patética existencia, tememos todo lo que ponga en duda nuestra pretendida e imaginaria constitución e identidad. Tememos aterrados lo Otro porque ni siquiera sabemos qué somos nosotros, pero eso último puede afortunadamente subsanarse con las píldoras diarias de un consumo incluso identitario. Ya señalaba Lovecraft, escritor de terror, que “el mayor miedo del ser humano es lo desconocido”, y ahí es donde precisamente encuentro un punto de inflexión en lo expresado por el autor de dicha columna.

Pretender enseñar el dolor de discriminación vía discriminar, me parece seguir amparados en una ética del miedo, del temor y del rechazo. Una especie de Ley del Talión emocional, casi como que si para no sacar lo peor de nosotros mismos debiéramos a su vez probar el mismo veneno que secretamos. El problema es que somos inmunes: es difícil batallar contra el fascista que llevamos dentro. Y esa lucha es constante, diaria, incluso estructural de nuestra subjetividad: “yo o el Otro”. Así, generar enseñanzas con el temor y dolor de base no cambia en nada el hecho que seguimos funcionando por el miedo.

Con esto, quiero entrar en otro punto de la columna: la fantasía de omnisapiencia adjudicada al campo de lo pedagógico/psicológico. Yo soy psicólogo, y como tal, sólo puedo decir una cosa: la certeza es psicótica, por ende, toda posibilidad de duda es siempre indicador de cierta sanidad mental.

Así, puedo decir que no me interesa ensuciar mi rol ni profesión asumiendo en mis manos el ejercicio discriminatorio: dudo de pretendida capacidad para poder administrar la violencia de un modo racional, o como se señala “en un ejercicio bien planificado y con guías ultra responsables”. Lo más responsable que puedo hacer, es decir que dudo de cualquiera que pueda creerse con la sapiencia de que violentar a otro (en este caso un grupo históricamente violentado y discriminado: los niños/as) podría un acto responsable.

No me interesa “marcar” a los niños/as, pues es mi labor tratar de otorgarle un sentido subjetivo menos doloroso a la historia de “marcas” que otros hicieron en la psique y el soma de los mismos. Yo trabajo con las “marcas” inconscientes, pero las que dejan el trabajo sistemático hecho por adultos irresponsables que impiden a los niños sentirse siquiera en la certidumbre de su existencia. Otra cara de la discriminación: me afirmo negando a otros. La discriminación y la violencia nunca pueden ser justificadas. Caso contrario, podemos caer en discursos tales como “le pego cuando se porta mal, o cuando me falta el respeto”, como si pudiese haber un motivo o razón por la cual sea necesario apropiarse del cuerpo de otro para llevar a cabo mi voluntad.

Entonces pregunto y finalizo: ¿dónde queda el ejercicio de la búsqueda y encuentro con el Otro?, ¿dónde queda la posibilidad de educar con/en amor?, esta es, al mismo tiempo, mi interrogante a esta columna y proposición. ¿Será necesario seguir pensando la educación como un acto de temor?. Yo creo que el encuentro pleno y total con/del Otro es imposible, pero sí es una ficción necesaria.

Se vuelve necesario entonces desacreditar de raíz el miedo como una forma de enseñanza. Cambiar el temor en amor. Estas son ideas que creo pueden desarrollarse posteriormente en propuestas sobre una nueva pedagogía. Quizás ni siquiera es nueva, pero sí velada. Una postura que implique el reconocimiento de la diferencia radical de lo humano, en contra de la totalización homogénea de una y única identidad.


Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
David navarro

09 de junio

Me dejas impresionado con tu comentario en verdad lo comparto plenamente

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?