#Cultura

Los caprichos del unicornio

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El sol marcaba las horas sobre las oscuras aguas de los océanos infinitos. Los dioses del ocaso habían tomado la decisión sin mucho debatir. La condena no tenía apelación.

El cazador había roto la máxima regla de la pequeña ciudad estado. Robar un vaso de agua de una sala rosada del consejo de los filósofos etéreos. No era necesario que nunca los hubieran visto. Ello vivían entre sus leyes y eso era el acto más miserable.


Estar condenado a matar un unicornio siempre fue difícil. Él sabía que su magia negra no radicaba en su cuerno de diamante, sino en su lengua llena del veneno más delicioso.

La condena no tenía forma de revocarse. Nada que hiciera por evitarlo le daría la salvación. Podría suplicar clemencia a los dioses viviendo en la miseria, aunque está era normal en esos tiempos. Eso sí, siempre hay formar de perder toda la dignidad humana y comer las sobras lanzadas por las ventanas de las alturas de los templos dorados.

“Ni modo”, pensó el cazador. “He sido un ladrón y descarado con mis actos. Merezco el castigo. Hasta un perro callejero y un gato de fábrica cumplirían este castigo sin aullar por el miedo y maullar de la tristeza”.

El cazador se entró en el desierto. Su corazón negro no latió más y dejó que sus pies lo guiaran entre la nada.

Estar condenado a matar un unicornio siempre fue difícil. Él sabía que su magia negra no radicaba en su cuerno de diamante, sino en su lengua llena del veneno más delicioso. Era un castigo sin límites, pues muchos habían recibido su condena y al regresar su mente venía sin pensamientos lógicos.

A lo lejos, pero muy a lo lejos, pudo escuchar al unicornio.  El cazador vio su belleza y no resistió. Su corazón negro latió fuertemente al ver su cabello negro sobre su frente, sus ojos eran perlas brillantes como las estrellas. Respiró tan profundo que el unicornio lo escuchó y caminó hacia él.

—¿Qué buscáis, sucio mortal, en mis dominios?

—Hermosa, mujer de cuerno penetrante, lo que buscaba antes, ya no es lo de ahora.

El unicornio lo observó con una cierta curiosidad. Posiblemente por la suciedad o capaz por el aroma a estiércol que emanaba del arduo caminar.

—¿Queréis asesinarme? Siempre vienen por estos solitarios rumbos hombres que quieren matarme. Hacerme sentir de su propiedad. Yo les digo que no podrán. Si me quieren poseer tendrán que pagar con creces su osadía. ¿Quiénes los gobiernan a ustedes? ¿No podéis ser más originales en sus castigos? Te diré, hombre, sé que mi belleza te hace sudar, y deseáis de mí, la pérdida de mi cabeza por ti. Eso no será para ti. Yo soy el brillo de los poetas, y el símbolo de la belleza. Nadie ha montado sobre mi lomo, pues cuido mi virginidad ideal.

El cazador comenzó a perder la paciencia. Se decía en silencio: ¿Por qué diablos no se calla de una buena vez este maldito animal? Aunque el amor nazca de mi corazón, no para de rebuznar como el peor de los asnos, mientras se hundía en sus palabras, el unicornio seguía con su discurso. Él solo escuchaba y asentía con la cabeza.

Hora tras hora, el unicornio preguntaba y se respondía.

—Entonces, tú deseas montarme, os será muy difícil mi estimado mortal. Te puedo contar mil historias de tus desesperados antecesores, quienes fracasaron en su objetivo. Yo soy muy especial… ¿Te lo dije?…

El cazador sentía la peor de las sensaciones. Su corazón no latía y la voz continua del animal lo tenía desesperado. Desenvainó una espada oxidada y se la mostró amenazante al unicornio. El solamente la vio y antes que abriera de nuevo el hocico con la rapidez del rayo dejó sin lengua y habla a la hermosa creación de los dioses.

Regresó a la ciudad y puso de golpe la lengua del unicornio frente a sus jueces. La sangre les salpicó los rostros, mientras horrorizados miraban tan descomunal órgano.

—Peor castigo que este no hay. Los otros miserables condenados se volvieron locos de tanta oír y no actuar. Aquí tiene su lengua para que de ella saquen suficiente ponzoña para hablar en público a las huestes desde las ventanas altas al tirar comida. El amor si nace de las palabras sin sentido, hay que cortarlo de tajo, y mi corazón murió en esta acción ¡Coman, señoritos!

Al salir del edificio, el más sabio de los jueces le gritó:

—Un unicornio siempre será culpable de su belleza caprichosa y de matar el amor con las palabras, y el cazador de no comprender que las emociones pueden ser la peor condena cuando se es víctima de la tolerancia muda.

—¿Importa ahora?, le respondió mientras escupió cerca de sus pies.

TAGS: #Relato

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo s ...
+VER MÁS
#Política

Estado Social Democrático de Derecho o Salmón Tipo Jurel

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo sentido al hegemónico hasta el 18-O de 2018

Nuevos

Para esto, es necesario, entre otras cosas, reforzar a los equipos que llevan adelante investigaciones de derechos humanos, mejorar los instructivos y robustecer las capacitaciones referentes a las obligaci ...
+VER MÁS
#Justicia

Fiscal Nacional y su rol en los derechos humanos

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

La excepción de seguridad de la nación, presente en la Carta Fundamental como uno de los casos en que se permite el secreto por ley de quórum calificado, para mantener la reserva de información, debe se ...
+VER MÁS
#Política

Artículo 8° CPR: Comentario sobre una solicitud a las FF.AA.

En su natal San Juan Chamelco, Alta Verapaz, Guatemala, vestía su indumentaria indígena, en los campos de manzanas usa pantalón de lona. Su ropa de Guatemala sólo la usa para eventos especiales, dejó d ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un día tranquilo

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

El descontrolado crecimiento de la población es una de las principales causas de: sobreexplotación de los recursos naturales, destrucción del medioambiente, pérdida de biodiversidad y de la gran generac ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

COP27: Y somos 8.000 millones, sobrepoblación un tema impopular

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?