#Cultura

Almas poseídas

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

—¡Qué suerte! —exclamaba Julio y con sus manos trataba de tocar el cielo. 

Abrió la puerta de la cabaña y el humo no le permitió ver bien hacia el interior. 

—Puedes ayudarme con la leña —le grito María—, tengo horas de estar esperándote y como siempre llegas tarde. 

—Tuve problemas con el auto. Una llanta estalló y casi pierdo el control del vehículo. Pero cuando sentí que quedaría atrapado bajo la tormenta nocturna, se acercó un auto y no te puedes imaginar quién venía en él. 

—No tengo la menor idea —le respondió María. 

—Es una persona que posiblemente conozcas: Martín F. 

María guardó silencio. Se quedó muda por unos minutos. Julio siguió murmurando, pero ella no pronunciaba ningún sonido. Solo le dijo: “Dios nos ha maldecido”

Julio la miró con miedo. “No digas semejante cosas, mujer ¿De dónde salen esas palabras malditas? Están llenas  de mala vibra para nuestra familia”, sentenció. 


María guardó silencio. Se quedó muda por unos minutos. Julio siguió murmurando, pero ella no pronunciaba ningún sonido. Solo le dijo: “Dios nos ha maldecido”

Hombre tonto y confiado. No has aprendido a ver más allá de tu bigote y barba. Martín F está muerto. Murió de tuberculosis hace dos años en la casa de Doris M. Esta es una maldición. 

Julio sacó una fuerte carcajada de su pecho. Su risa estremeció la cabaña entera. María lo miró con ira. 

¿De dónde sacas semejante cuento de fantasmas, mujer? —Yo lo vi. Me ayudó a cambiar la llanta con sus  propias manos. Hasta pude tocar su piel cálida cuando nos despedimos. Hablé con él sobre el mal clima de esta noche. 

—Entonces hablaste con un alma poseída. Un muerto condenado a vivir entre los vivos. 

—¡Dios! Por favor, María.  

—Mis primas estuvieron en su funeral. 

Julio se quedó en silencio. En ese momento preciso, unos suaves golpes invadieron la habitación saturada de humo. Alguien llamaba a la puerta.

—¿Quién será? 

—Yo invité a Martín F a visitarnos, María —expresó Julio—, le conté que tendríamos sopa caliente para quitar el frío. Él fue muy amable. 

Julio abrió la puerta lentamente. Frente a él estaba Martín F con su barba un poco crecida, sombrero para la nieve, un traje muy bien planchado y una caja de vino bajo su brazo. 

—Martín, bienvenido a nuestra casa. 

Que amable eres, Julio —contestó efusivamente Martín F y rápidamente entró a la pequeña cabaña—. Veo que están cocinando. El olor a comida está en el ambiente. 

—Y esta debe ser María, tu bella esposa, Julio. Felicidades por tan buena elección, querido amigo. 

—Es un sol para mí, Martín —aseguró Julio. 

—Mi esposo me ha contado que le ofreció una sopa caliente —afirmó en voz baja María.  

—No quiero sopa. Puedo tener pesadillas cuando vaya a dormir. 

—¿No quiere sopa? Lo sabía —vociferó María a Julio—, las almas poseídas por demonios no comen nada.

—¿Poseídas?, preguntó Martín —Y con un risa entre sus labios no paraba de reír—, tu esposa es genial, Julio. Una bromista fantástica. 

—Martín, le aseguro que sí.  Esto de las almas malignas, fantasmas o demonios son solo bromas de mi mujer. No es nada personal contra usted. Ella escuchó por ahí que usted murió hace un año de tuberculosis y por eso cree que viene del más allá para maldecirnos. Yo no creo estos cuentos. Soy un hombre razonable y muy cuerdo mi bondadoso amigo. 

—Mi prima me contó que nadie se ocupó de su cadáver. Que lo dejaron olvidado por días en la habitación donde murió. Seguramente fue ahí que fue poseído por algún espíritu o demonio —vociferaba María. 

—María, estuve enfermo hace un año, pero no fue de tuberculosis. ¿Piensas que soy un alma demoníaca solo por un chisme sin sentido? 

Antes de darle una respuesta a la pregunta de Martin, María le hundió un cuchillo en el pecho. Julio lanzó un alarido de horror. Martín solo miró el cuchillo enterrado en su pecho y comenzó a reír desesperadamente.

—Como te dije, Julio. Tu esposa es genial… 

—Pero qué demonios hiciste, María, por Dios ¿Qué hiciste? 

—Sí. ¿Qué me hiciste María? Martín se le acercó a María y la señaló con el dedo ¿Quién de los dos está poseído por una alma demoníaca? 

María se le acercó también y expresó con una postura sería: “Mira a tu amigo. Está intacto. Nada le hizo el cuchillo y se lo hundí con fuerza en su corazón.”

—No lo estoy —aseveró Martín. La sangre comenzó a salir desde su camisa y se deslizaba hacia el suelo de la vieja cabaña. 

No me siento nada bien.  Me siento un poco débil. Quisiera esa sopa caliente ahora, pero creo que no soy bien recibido en este casa. Los bendigo antes de irme. 

Martín F salió de la cabaña y se perdió en la oscuridad de la noche. Julio se quedó en un silencio profundo. María lo miró y se acercó a la puerta para cerrarla. 

—Alguien encontrará su cuerpo en la mañana. Eso es seguro —lloriqueó Julio. 

—Por favor, Julio. Bendito el final de esta noche. El diablo ya salió de nuestra casa. 

TAGS: #Microrrelato #Relato

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Cualquier restricción o condicionamiento del derecho fundamental a la protección de datos personales (o de cualquier otro derecho que se establezca en la Constitución), debe estar establecido expresament ...
+VER MÁS
#Justicia

Malas prácticas en protección de datos validadas por Transparencia

Nuevamente se me acercó el pololo y el segundo comentario fue directo ‘¿Conoces el concepto de respeto, amigo? ’
+VER MÁS
#Cultura

El pololo

Ya tuvieron lugar las elecciones en Madrid. Cayó el telón, ganó Isabel Díaz Ayuso (IDA) del Partido Popular (PP) por paliza, el PSOE se hundió, Ciudadanos (Cs) desapareció; Unidas Podemos (UP) la izqu ...
+VER MÁS
#Política

España: el fenómeno Díaz Ayuso

Podemos pecó de adanismo en sus planteamientos iniciales, pensando que con ellos todo comenzaba de nuevo y nada iba a quedar de lo que es propio del poder
+VER MÁS
#Internacional

El gambito de Pablo Iglesias

Nuevos

Cualquier restricción o condicionamiento del derecho fundamental a la protección de datos personales (o de cualquier otro derecho que se establezca en la Constitución), debe estar establecido expresament ...
+VER MÁS
#Justicia

Malas prácticas en protección de datos validadas por Transparencia

Nuevamente se me acercó el pololo y el segundo comentario fue directo ‘¿Conoces el concepto de respeto, amigo? ’
+VER MÁS
#Cultura

El pololo

Ya tuvieron lugar las elecciones en Madrid. Cayó el telón, ganó Isabel Díaz Ayuso (IDA) del Partido Popular (PP) por paliza, el PSOE se hundió, Ciudadanos (Cs) desapareció; Unidas Podemos (UP) la izqu ...
+VER MÁS
#Política

España: el fenómeno Díaz Ayuso

Podemos pecó de adanismo en sus planteamientos iniciales, pensando que con ellos todo comenzaba de nuevo y nada iba a quedar de lo que es propio del poder
+VER MÁS
#Internacional

El gambito de Pablo Iglesias

Popular

Los abrazos que me faltan; soledad y compañía. Soledad de abrazos no recibidos, esperados, añorados. Demasiados días sin recibir un abrazo, demasiados días sin dar un abrazo.
+VER MÁS
#Sociedad

Los abrazos que me faltan

El populismo que viene creciendo con fuerza en nuestro país puede ser convertido, más allá de los propósitos y la consciencia actual de sus representantes más notorios, en una vía de escape, una salid ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Hablemos de populismo en el Chile de hoy?

Este tema se ha convertido en una forma de desviar la atención de los verdaderos problemas sociales, políticos y económicos mundiales del pasado, presente y, seguramente, del futuro
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Extraterrestres? ¡Por favor, quiero creer!

Creemos que en el momento constituyente en el que estamos, se hace necesaria una revisión de las potestades del presidente sobre el legislativo, así como también una oportunidad de los congresistas de ej ...
+VER MÁS
#Política

No es ´cocina`, es cambio de régimen. La obsolescencia del sistema presidencialista