#Cultura

Almas poseídas

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

—¡Qué suerte! —exclamaba Julio y con sus manos trataba de tocar el cielo. 

Abrió la puerta de la cabaña y el humo no le permitió ver bien hacia el interior. 

—Puedes ayudarme con la leña —le grito María—, tengo horas de estar esperándote y como siempre llegas tarde. 

—Tuve problemas con el auto. Una llanta estalló y casi pierdo el control del vehículo. Pero cuando sentí que quedaría atrapado bajo la tormenta nocturna, se acercó un auto y no te puedes imaginar quién venía en él. 

—No tengo la menor idea —le respondió María. 

—Es una persona que posiblemente conozcas: Martín F. 

María guardó silencio. Se quedó muda por unos minutos. Julio siguió murmurando, pero ella no pronunciaba ningún sonido. Solo le dijo: “Dios nos ha maldecido”

Julio la miró con miedo. “No digas semejante cosas, mujer ¿De dónde salen esas palabras malditas? Están llenas  de mala vibra para nuestra familia”, sentenció. 


María guardó silencio. Se quedó muda por unos minutos. Julio siguió murmurando, pero ella no pronunciaba ningún sonido. Solo le dijo: “Dios nos ha maldecido”

Hombre tonto y confiado. No has aprendido a ver más allá de tu bigote y barba. Martín F está muerto. Murió de tuberculosis hace dos años en la casa de Doris M. Esta es una maldición. 

Julio sacó una fuerte carcajada de su pecho. Su risa estremeció la cabaña entera. María lo miró con ira. 

¿De dónde sacas semejante cuento de fantasmas, mujer? —Yo lo vi. Me ayudó a cambiar la llanta con sus  propias manos. Hasta pude tocar su piel cálida cuando nos despedimos. Hablé con él sobre el mal clima de esta noche. 

—Entonces hablaste con un alma poseída. Un muerto condenado a vivir entre los vivos. 

—¡Dios! Por favor, María.  

—Mis primas estuvieron en su funeral. 

Julio se quedó en silencio. En ese momento preciso, unos suaves golpes invadieron la habitación saturada de humo. Alguien llamaba a la puerta.

—¿Quién será? 

—Yo invité a Martín F a visitarnos, María —expresó Julio—, le conté que tendríamos sopa caliente para quitar el frío. Él fue muy amable. 

Julio abrió la puerta lentamente. Frente a él estaba Martín F con su barba un poco crecida, sombrero para la nieve, un traje muy bien planchado y una caja de vino bajo su brazo. 

—Martín, bienvenido a nuestra casa. 

Que amable eres, Julio —contestó efusivamente Martín F y rápidamente entró a la pequeña cabaña—. Veo que están cocinando. El olor a comida está en el ambiente. 

—Y esta debe ser María, tu bella esposa, Julio. Felicidades por tan buena elección, querido amigo. 

—Es un sol para mí, Martín —aseguró Julio. 

—Mi esposo me ha contado que le ofreció una sopa caliente —afirmó en voz baja María.  

—No quiero sopa. Puedo tener pesadillas cuando vaya a dormir. 

—¿No quiere sopa? Lo sabía —vociferó María a Julio—, las almas poseídas por demonios no comen nada.

—¿Poseídas?, preguntó Martín —Y con un risa entre sus labios no paraba de reír—, tu esposa es genial, Julio. Una bromista fantástica. 

—Martín, le aseguro que sí.  Esto de las almas malignas, fantasmas o demonios son solo bromas de mi mujer. No es nada personal contra usted. Ella escuchó por ahí que usted murió hace un año de tuberculosis y por eso cree que viene del más allá para maldecirnos. Yo no creo estos cuentos. Soy un hombre razonable y muy cuerdo mi bondadoso amigo. 

—Mi prima me contó que nadie se ocupó de su cadáver. Que lo dejaron olvidado por días en la habitación donde murió. Seguramente fue ahí que fue poseído por algún espíritu o demonio —vociferaba María. 

—María, estuve enfermo hace un año, pero no fue de tuberculosis. ¿Piensas que soy un alma demoníaca solo por un chisme sin sentido? 

Antes de darle una respuesta a la pregunta de Martin, María le hundió un cuchillo en el pecho. Julio lanzó un alarido de horror. Martín solo miró el cuchillo enterrado en su pecho y comenzó a reír desesperadamente.

—Como te dije, Julio. Tu esposa es genial… 

—Pero qué demonios hiciste, María, por Dios ¿Qué hiciste? 

—Sí. ¿Qué me hiciste María? Martín se le acercó a María y la señaló con el dedo ¿Quién de los dos está poseído por una alma demoníaca? 

María se le acercó también y expresó con una postura sería: “Mira a tu amigo. Está intacto. Nada le hizo el cuchillo y se lo hundí con fuerza en su corazón.”

—No lo estoy —aseveró Martín. La sangre comenzó a salir desde su camisa y se deslizaba hacia el suelo de la vieja cabaña. 

No me siento nada bien.  Me siento un poco débil. Quisiera esa sopa caliente ahora, pero creo que no soy bien recibido en este casa. Los bendigo antes de irme. 

Martín F salió de la cabaña y se perdió en la oscuridad de la noche. Julio se quedó en un silencio profundo. María lo miró y se acercó a la puerta para cerrarla. 

—Alguien encontrará su cuerpo en la mañana. Eso es seguro —lloriqueó Julio. 

—Por favor, Julio. Bendito el final de esta noche. El diablo ya salió de nuestra casa. 

TAGS: #Microrrelato #Relato

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Una cultura de lo colectivo y lo comunitario, como antítesis del individualismo exacerbado que subyace al modelo neoliberal de nuestro sistema económico y político de los últimos cuarenta y cinco años
+VER MÁS
#Sociedad

¿Cuál es la Piedra Angular para mayor equidad social y bienestar?

Los años de aspirinas neoliberales tienen a la ciudadanía con rabia y sin esperanzas. Este es el levantamiento de la voz de los sin futuro. Los que temen más a sus jubilaciones que a las balas del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

Carta ciudadana a nuestra elite

Las nuevas generaciones, las que comienzan a levantar la voz en 2011, el 2016 y ahora el 2019 no tienen miedo. Han aprendido tan bien del modelo que el que no llora no mama, que lo extrapolaron
+VER MÁS
#Ciudadanía

La otra desigualdad

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas ...
+VER MÁS
#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

Popular

Una cultura de lo colectivo y lo comunitario, como antítesis del individualismo exacerbado que subyace al modelo neoliberal de nuestro sistema económico y político de los últimos cuarenta y cinco años
+VER MÁS
#Sociedad

¿Cuál es la Piedra Angular para mayor equidad social y bienestar?

Los años de aspirinas neoliberales tienen a la ciudadanía con rabia y sin esperanzas. Este es el levantamiento de la voz de los sin futuro. Los que temen más a sus jubilaciones que a las balas del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

Carta ciudadana a nuestra elite

Las nuevas generaciones, las que comienzan a levantar la voz en 2011, el 2016 y ahora el 2019 no tienen miedo. Han aprendido tan bien del modelo que el que no llora no mama, que lo extrapolaron
+VER MÁS
#Ciudadanía

La otra desigualdad

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas ...
+VER MÁS
#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

Popular

Usan el clasismo para calificar de rotos, lumpen, delincuentes o terroristas a la mayoría que lucha por un Chile digno
+VER MÁS
#Política

Los herederos de Pinochet

El tiempo corto de este estallido social no sólo pone en cuestión a la Historia de forma dramática. El pasado es desdeñado por quienes son conscientes de estar viviendo un transe histórico, en el que y ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un país sin estatuas

La televisión y la prensa, pero sobre todo la televisión, funcionó los primeros días como una verdadera prótesis del poder, negando con ello la narrativa del “cuarto poder”
+VER MÁS
#Medios

Disparen contra el periodista

Chile tiene una deuda muy grande con sus nacionales del exterior. Es hora de comenzar a pagarla construyendo un país más democrático, igualitario, inclusivo, solidario y abierto a todos sus ciudadanos, i ...
+VER MÁS
#Sociedad

Los chilenos del exterior también tienen demandas