#Ciudadanía

La urgencia de la insurgencia

2
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En 2008, el político francés Stèphane Hessel pronunciaba un discurso lleno de épica en el que llamaba a la impugnación pública de las injusticias sociales que se vivían en el mundo a causa de un sistema financiero que no daba el ancho para generar equidad, lo que quedaba demostrado con la gran crisis económica desatada dicho año y las consecuencias que ésta trajo en la clase media de varios países. En 2010, dicho discurso se transformaba en un libro y best seller en Francia. “¡Indignaos!”, exigía que los jóvenes de hoy se levantaran para reclamar un nuevo acuerdo social, más justo y menos elitista.

En relación a los estallidos sociales alrededor del mundo, Noam Chomsky (2012) dice que estos obedecen a una consecuencia natural de la guerra de clases; donde la clase trabajadora y la clase media se han visto perjudicadas (no sólo ignoradas) por las élites socio-económicas, decantando en una rabia contenida que explota en momentos de crisis.

Por otro lado, ante estas injusticias que se ven representadas en la segregación y fragmentación de las ciudades, el urbanista inglés Andy Merrifield plantea que cuando el atropello de los derechos ciudadanos genera una indignación generalizada, la sociedad civil comienza a organizarse para responder de forma coordinada ante la injusticia que viene en forma de mercado, política pública, ideología o, simplemente, mediante acciones ejercidas desde las esferas de poder.

El día de ayer vi dos noticias que se vinculan directamente con la línea de estos pensadores. Primero, la renovación del patio de luz y construcción de una nueva cafetería VIP en el congreso por 774 millones de pesos; lo segundo, fue el episodio de desobediencia civil ocurrida ayer en el metro Los Héroes, donde un grupo de ciudadanos indignados por el alza de pasajes y fallas en el servicio de Metro, decidió actuar con rebeldía y se “colaron” en masa a los andenes.

Para mí, estos hechos de insurgencia urbana deben seguir ocurriendo hasta que no aparezcan cambios reales en los modos de hacer las cosas en Chile. Como decía Hessel, la indignación de las masas debe despertar a la clase dominante para que entiendan que ya han engordado mucho sus billeteras y les corresponde comenzar a pensar solidariamente, a compartir los beneficios que reciben del trabajo de todos y a renunciar al excesivo nivel de lujos que viven en sus vidas (como creer que una cafetería VIP era necesario por el bien de Chile).

Estos dos episodios se vinculan, puesto que mientras el Congreso que supone representa a todos, decide construir un espacio VIP invirtiendo un monto similar al que se requiere para construir un consultorio, la ciudadanía se ve afectada por alzas constantes en todos sus aspectos de vida, especialmente en el transporte público. Mientras la élite política gasta recursos públicos en proyectos de dudosa justificación social, la gente en la calle sufre con el uso de un sistema de transporte público exageradamente caro para un país en desarrollo. Esto es fácilmente interpretable como una provocación a la sociedad civil y se acerca, peligrosamente, al desarrollo de nuevos episodios de violencia cívica en rebeldía contra la autoridad. Esto en Chile ha ocurrido antes, tal y como lo ha señalado Gabriel Salazar en más de una entrevista televisiva, por lo que no ha de extrañar que vuelva a ocurrir. Lamentablemente, según el relato de Salazar, en nuestra historia cuando este tipo de episodios crecen, sólo terminan cuando hay episodios sangrientos y represivos.

No obstante, antes que caer en un baño de sangre, está la posibilidad (al parecer remota) de que la clase política entienda hacia donde va con este comportamiento errático y de una vez por todas logre vincularse de forma real con las necesidades de la gente, comprendiendo que es lo que los aqueja en su día a día. Por otro lado, la sociedad civil organizada ya ha logrado demostrar que episodios de insurgencia alertan a las autoridades, apurando la toma de decisiones. En definitiva, estos episodios de insurgencia detonan un acción política y pública, donde se logra quebrar la hegemonía de las élites para que al fin se sienten en la misma mesa los actores sociales, económicos y políticos, conversando sobre los caminos a seguir y decidiendo en conjunto, sin almuerzos en casas particulares, ni en cafeterías VIP, sino de cara a la ciudadanía expectante y consciente de los cambios que se estan realizando en favor de todos.

Para mí, estos hechos de insurgencia urbana deben seguir ocurriendo hasta que no aparezcan cambios reales en los modos de hacer las cosas en Chile. Como decía Hessel, la indignación de las masas debe despertar a la clase dominante para que entiendan que ya han engordado mucho sus billeteras y les corresponde comenzar a pensar solidariamente, a compartir los beneficios que reciben del trabajo de todos y a renunciar al excesivo nivel de lujos que viven en sus vidas (como creer que una cafetería VIP era necesario por el bien de Chile).

Ojalá más episodios de insurgencia aparezcan cuando se desencadenan hechos de injusticia: si suben el pan, que nadie compre pan; si sube la bencina, todos en transporte público; si sube el transporte público, todos en bicicleta; si sube la entrada al estadio, nadie va al estadio; y así.

La desobediencia civil es todo lo que nos queda para que la élite deje de abusar y comience a pensar colectivamente, no perdamos ese poder, que no hay modelo económico capaz de combatir contra el poder de una fuerza colectiva ordenada, informada y consciente de lo que es mejor para todos.

Para mí, lo de ayer, es un lindo avance hacia un mejor Chile.

TAGS: Desobediencia Civil

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

05 de septiembre

Un cambio efectivo es aquel que conmueve en algún punto los cimientos sociales de la ética pública, que desestabiliza el orden social, que lo provoca, que lo conmueve o que lo hace trastabillar ante los ojos de todos. Y nada de eso ocurre con estos pretenciosos que se creen nuevos y mayoría. En consecuencia, el gobierno de Bachelet, que se presenta como progresista y socialista inclusive, es un fiasco no sólo por el escaso volumen de adhesión y de compromiso de la mayor parte de la población con sus dictámenes, sino porque no pudo mover el amperímetro de las relaciones de fuerza entre el polo representado por la clase patronal- cuyos intereses esta administración representa- y los trabajores que somos quienes finalmente generamos la riqueza. Por eso son importantes estos hechos de desobediencia civil, de decir basta para desde allí plantear un rechazo absoluto a todos estos abusos.

La decisión de ser parte de la continuidad antes que del cambio hizo que los dirigentes de la Concertación y sus homólogos partidarios de la Alianza, hace rato vaciaran de sentido el bienestar general, la política entendida como el arte de gobernar, al modo aristotélico digamos. No tienen propuestas reales porque su proyecto de país es el neoliberal, el mismo que hace cuatro décadas nos impusieron por la fuerza de las armas, bombardeando La Moneda, las fábricas, los cordones industriales, los medios de comunicación y a cuantos se opusieran a esa nueva realidad. Por último, no brindan alternativas y mucho menos opciones superadoras porque no tienen voluntad de pensar por sí mismos: el genuino domicilio del poder está en esos grandes grupos económicos, sean nacionales o foráneos, que gobiernan desde las sombras.

peon

06 de septiembre

” no hay modelo económico capaz de combatir contra el poder de una fuerza colectiva ordenada, informada y consciente de lo que es mejor para todos.”

Lúnico problema de eso es que NO HAY PODER DE UNA FUERZA COLECTIVA, civil, ORDENADA…

No HAY. Sólo hay ay… Jaja… Ayes, dolores, quejas, quebrantos, lloros, decepciones, lamentos, esscétera….

“Churretería civil”, jaja… Patetismo ciudadano… Incapacidad de asociatividad civil… La tele ya nos metió todos los goles de media cancha que pudo. Lo mismo hizo la mafia de los partidos políticos. Crearon un sistema que, apoyado por la economía y sus poderes, nos impiden salir de la encrucijada…

Así, más o menos, pienso que lo ve la mayoría. Hay algunos locos, sin embargo, que no se terminan de convencer de ello. La primera pregunta que les cabe es: ¿realmente NOS IMPIDEN salir del agujero?… Lo sorprendente de esto es que NO NOS IMPIDEN. No lo hacen. Lo que pasa es que nosotros NO LO HACEMOS. Es decir, no hacemos lo que se requiere. No hacemos lo que se necesita hacer.

Creemos que “los trabajadores generan la riqueza”, pero, ¿por qué si juntas a miles de trabajadores fuera de una empresa, ellos no generan riqueza?… La riqueza la genera la sociedad en su conjunto. Mezcla de lo político, lo económico y los trabajadores. Si piden los trabajadores más de algo, como sueldos, y los ciudadanos piden más beneficios, si hacen la presión suficiente, es posible que se den algunos diálogos en busca de su consecución. Ejemplos de ello, la reforma de la reforma de la reforma educacional y la reforma de la reforma de la reforma de la Reforma Tributaria en curso. Mucha reforma tributaria y los empresarios se ponen saltones. Frenan la inversión, disminuye el empleo y la parte trabajadora, cuyo trabajo se hace prescindible, comienza a sentir los efectos. Baja el consumo y disminuyen sus ingresos. El sistema se lastima y deja de ser la vaquita lechera que alimenta a todos. Así, nos convencen que mejor es poco que nada. Mejor es no tanto, que bien poco… Y nos conformamos.

Yo creo que el tema pasa por LOS LOGROS que pueda conseguir la sociedad civil organizada. Ya sé que no descubrí América, pero .. tampoco lo hizo Colón. Ya sé que otros lo han dicho, pero, eso no quiere decir que se haya hecho. Que se haya conseguido algo, no quiere decir que las voces se hayan acallado. Falta cosita por lograr y el asunto es qué metodología se está utilizando para hacerlo y qué cosa es lo que se quiere lograr.

Para mí el asunto radica en la organización civil. Se necesitan dos cosas. Tomar el poder político y generar poder económico propio. Esto no quiere decir que deba suceder un asalto revolucionario que quite a ricos y done a pobres. Sino que se deben crear poder paralelos. Es decir, por el lado económico, empresas del pueblo. Eso significa más puestos de trabajos y eso competencia por la mano de obra. Esto llevaría a que el poder económico tradicional tuviera que pagar más sueldos, al mismo tiempo, hacer mejores ofertas de dinero, a tasas de intereses razonables y ello generaría mejores tipos de competencia. Unas con menos monopolios.

Por el lado político, pasa lo mismo. Sólo se requiere algo de organización para que el pueblo lleve candidatos propios a cada puesto vacante del Estado, vía postulaciones en línea, por ejemplo. Desde el Presidente hasta el último de los Seremis. Todos los 300 puestos de confianza de un Presidente podrían ser objeto de postulación en línea. Todos los cargos de Senadores y Diputados, lo mismo.

Eso es de fácil diseño intelectual. Cualquiera podría dar con ello. Si del lado económico se trata, lo mismo. Una AFP de los trabajadores bastaría para partir, creando un banco de dinero propio. Si existiera la organización civil adecuada, todo ello se puede implementar. LO QUE QUEDARÍA PENDIENTE, es generar, con las políticas o ideas que se implementen, una inserción de ellas que sea adecuada a los sistemas existentes, de forma de no crear desastres.

Esto implica la necesidad de mucho análisis y diálogo. Para ello se necesita una herramienta potente de organización que segmente los temas en todos aquellos que sean necesarios. Una Cámara Ciudadana Digital debiera poder permitirlo, de forma que haya personalidad jurídica y un sentido. El ánimo de dominar la política nacional con inteligencia, creando “amistad” con los sistema existentes. El conflicto con los sistemas existentes, NO ES UNA VÍA DISPONIBLE. Existe, pero, si algo se ha de crear o insertar en sistemas tan complejos y sensibles como el político y el económico, las cosas se deben hacer con calma y ser muy bien pensadas.

Para eso se requieren los líderes adecuados. Y poquitos. No la típica mafia social que vemos. La CUT, por ejemplo, parece una tercera dimensión de los poderes existentes. No sirve… ¿Qué ha logrado?… El tema de subir los sueldos, que es el tema de la CUT, lo maneja el sistema político y económico en tres movidas y nuevamente el pueblo está en jaque mate. Sube intereses, precios y recupera todo su dinero. Los más jodidos terminan siendo las pequeñas empresas. Deben pagar más sueldos y no pueden subir sus precios sin que haya alguien que esté dispuesto a bajarlos para subsistir, pagar deudas o liquidar… La CUT la maneja algo. El poder sistémico, o bien la incompetencia de sus dirigentes chantas e incapacitados. Odio decirlo, no lo disfruto, de hecho, apenas lo supongo, pero, si no es esto, algo es… Su trabajo no da el resultado que necesitamos…

En resumen, no hemos logrado la excelencia organizándonos. Si lo logramos, debemos pensar en soluciones complejas y escalables que requieren capacidad de conversaciones democráticas. Para ello necesitamos algo así como una Cámara Ciudadana y crear poder económico propio con un banco de dinero que podría financiarlo continuamente una AFP de los trabajadores, más un sistema de inversiones voluntario.

Además de todo ello, se requiere descentralizar el desarrollo. Las medidas que propongo, más otras que se me hace extenso comentar, pueden cambiar la realidad de miles de personas encerradas en el metro y en la mega ciudad. Migra a Santiago, la gente, por plata. Allí el poder sistémico ha colocado su centro de operaciones y allí es donde necesita esclavos. Se necesita, para esto, desarrollar Centros Técnicos en las comunas con menos desarrollo que impulsen la asociatividad de la inversión civil, la apoyen técnicamente y consigan los aportes del Estado que se sean necesarios…

Yo creo que todo esto no se genera por la comodidad de la clase trabajadora. Ellos quieren su sueldo y tamos listos. Quieren que pase el mes y recibir su pago. Seguro, cómodo y sin gastos de administración y numerosos costos fijos… Por eso luchan por una buena educación y aspiran a un mejor trabajo. Cuando logran ambos, no se quejan… Se quejan quienes no lo han logrado, usualmente los más flojos; también en muchos casos quienes partieron con mucha desventaja…

Es fácil hablar de organización civil, cuando no existe, pero, cuesta imaginar todos los diálogos necesarios si existiera la organización civil para crear un sistema mejor y que siga funcionando sin que se quiebre cada vez que la gente demanda y demanda cosas, sin estar dispuesto a hacer sacrificios intelectuales para generar las ideas que se necesitan… Todos sabemos como se crea una empresa, por ejemplo, pero, ¿por qué no la hacen?… Si empresario es “igual a rico”, ¿por qué no todos se vuelven empresarios y estamos al otro lado?…

Los re-re-análisis no sirven… Sirve la metodología que debemos seguir para alcanzar los logros colectivos que deseamos y ello, no a secas, sino que logros que eleven el estándar cívico-político-económico y que no deterioren la realidad nacional, tal como pasó en el año 73, por ejemplo… Creyeron que podían ser dueños del cobre, pero, lo hicieron de una forma muy torpe. El resultado, 40 años de dictadura económica que dice, si no lo han de hacer bien, no se meta, porque si lo hace, usted sufrirá las consecuencias…

Esto es similar a cuando usted quiere llevar el agua por otra parte y tapa por donde usted no quiere que vaya. Espere los resultados y verá que el canal se revienta. ¿Por qué se revienta?… Porque usted no hizo con anterioridad el canal por donde quería que fuera el flujo de agua. Más que eso aún , sin tapar por donde usted no quería que fuera el agua, debe canalizar el agua hacia donde usted la quiere, haciendo un canal por donde conducir el agua hacia donde sí quiere… De esa forma, el canal antiguo no se reventará. De hecho ni siquiera era necesario taparlo. Así debe pasar en la economía nacional. Se debe favorecer el desarrollo del capital de los grandes capitalistas, sin colocarle impedimentos, porque ellos generan innovación. En cambio, lo que se debe hacer es crear empresas del pueblo, de forma paralela y hacerlas crecer hasta que sean un monopolio que a nadie incomode…

Para el caso del cobre, y plenas disculpas pido por la extensión, ¿qué había que hacer?. Frenar la inversión extranjera. Prohibirla… No quitarle lo que ya había invertido… En cambio, “haciendo el nuevo canal” con anterioridad, para no reventar el primero, el Estado debía hacer una inversión constante, añó tras año en el tema; década tras década… En ese tiempo, año ’73, se producían “un moco de toneladas de cobre”. Si la inversión extranjera se hubiera prohibido, el país sería dueño de la producción nacional de cobre, en un orden superior al 90% actual…

Respecto al tema, la Sra. Presidenta hizo un escándalo mediático bombonezco y platillezco porque CODELCO será financiado con 4.000 millones de uesey dóllarsss en 4 años… Piñera dio chipe libre a una inversión de 50.000 millones de petrodólares esterlinos en 8 años… ESO SÍ QUE DOLIÓ… Dijo que parte de ello lo invertiría CODELCO, pero, ¿por qué la Presidenta habló ahora de financiarlo con sólo de 4.000 MMUS$?…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Cómo explicarnos que en el siglo XXI se apliquen prácticas crueles e inhumanas y quiten la vida a personas que hacían una tarea; cómo explicarnos que corten de tajo los sueños y aspiraciones
+VER MÁS
#Internacional

Qué hacemos. Aquí #NoSonTresSomosTodxs

El logro para que Chile se ubique en ligas avanzadas de producción de patentes y propiedad industrial, es de urgencia, ya que el desarrollo depende de este contexto, considerando que es por todos sabido qu ...
+VER MÁS
#Tecnología

Día internacional de la propiedad industrial. La importancia estratégica que tienen las patentes para Chile

Debe pues acordarse un nuevo contrato social donde cada región administrará los recursos que genera y aquellas ciudades o regiones que no les alcance para su subsistencia, pues negocien con aquellos prés ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Chile debe impulsar una ley de regionalización pareja

Son más de 70 permisos viciados, con inversiones privadas del orden de unos cuantos miles de millones de dólares, con utilidades conjuntas aproximadas de 500 millones de dólares, teniéndose presente que ...
+VER MÁS
#Ciudad

Otros guetos verticales ilegales en Santiago

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

El doble trabajo que cumplen muchas de las seleccionadas chilenas da pena y rabia, que a diferencia de los hombres, ellas no puedan vivir del fútbol
+VER MÁS
#Género

El gol del patriarcado