#Ciudadanía

La construcción de un país más generoso

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

 En la actualidad, debemos preguntarnos con cierto grado de objetividad si se han hecho las cosas bien o mal en Chile. Cuando los grandes empresarios, políticos y Gobiernos hablan del éxito de la economía y el ciudadano común no ve los beneficios y en el día a día le cuesta llegar a final de mes pasando miles de apretones durante toda una vida, es posible que solo generemos una gran nube para tapar una triste realidad. Escuchar la siguiente historia me hizo sentido de la realidad que viven miles de familias jóvenes y Chilenas.


Queremos vivir en paz. La mala noticia es que ya no sabemos en quien confiar. Las mil y una comisiones no funcionan, las reformas están trabadas o desfinanciadas, la puerta giratoria nunca se trabó ni menos se les acabó la fiesta a los delincuentes.

“Soy magallánico, tengo 33 años, hace 8 años que vivo en Santiago, profesional de la Ingeniería, con crédito universitario y dos postgrados que debo pagar al banco por los próximos 4 años, casa propia (es un decir, 30 años de dividendo nos esperan), pago contribuciones, Isapre, AFP, seguros complementarios, APV e impuestos sagradamente (como cualquier habitante decente de este país), por sobre todas las cosas papá, esposo, hijo y hermano.

Me tocó nacer en este país, de cielo azulado, con majestuosas blancas montañas, un mar que de cuando en cuando no nos baña tan tranquilo, pero que en su conjunto parecía ser la copia feliz del edén y que siempre pensé que me prometía un futuro esplendor.

Desde que tengo memoria, cada noticiario de radio o tv está compuesto por al menos 20 minutos de asaltos, robos, intimidaciones, apropiaciones indebidas y violaciones. El resto: noticias deportivas, internacionales y al menos 20 minutos de cómo una clase política auto privilegiada no se pone de acuerdo ni entre ellos, ni menos con sus “rivales” de turno, dando muestras claras de que nosotros les damos lo mismo y sólo son movidos en su mayoría por oscuros intereses económicos y de poder.

Lamentablemente, quienes dirigen el país y quienes hacen hasta lo imposible para que el otro no pueda dirigirlo (me refiero a oficialismo y oposición, da lo mismo cuál sea el gobierno de turno), están preocupados únicamente de salvaguardar su cuota de poder a cualquier precio. SQM, Penta, MilicoGate, Caval, MopGate, Punta Peuco, Pinocheques, EFE, Corpesca, Transantiago, Café de lujo en el Congreso, dobles viáticos, aumento en el número de “Honorables”, precio de la bencina por las nubes cuando el barril de petróleo está desplomado, impuesto específico, TAG, innecesarias concesiones de autopistas y empresas de servicio, salud indigna para los que no pueden pagar por ella, y planes abusivos de las Isapres.

Puedo seguir con lo del pasaporte más caro del mundo, terrorismo disfrazado de delincuencia común, delincuentes defendidos por abogados pagados por todos nosotros, rentabilidad negativa para los cotizantes al mismo tiempo que obtienen rentabilidades históricas las AFP, publicidad engañosa en cuanto a promesas de educación gratuita y de calidad, matrimonios en salones municipales, mensualidades de universidades estatales equivalentes a dos sueldos mínimo, evasión tributaria de grandes empresas avaladas por el SII, constitución obsoleta en muchos temas, conflictos de interés de las autoridades, boletas falsas, charlas de 1 hora a 20 millones de pesos. Son temas que a muchos como yo nos aburrieron.

Si fuera sólo lo descrito más arriba, siendo terrible y desilusionante, lo podríamos seguir soportando (lo hemos hecho por décadas), pero que no puedas salir de tu casa, estar en un semáforo con miedo de que te revienten el parabrisas para robar, tener la angustia de que te toque la mala fortuna de ser asaltado, ya es demasiado. Queremos vivir en paz. La mala noticia es que ya no sabemos en quien confiar. Las mil y una comisiones no funcionan, las reformas están trabadas o desfinanciadas, la puerta giratoria nunca se trabó ni menos se les acabó la fiesta a los delincuentes.

Creyendo huir de parte de estos temas, tomamos la decisión como familia de vivir un poco más alejado de la ciudad, a 40 km de ésta, buscando paz, tranquilidad, seguridad y un entorno saludable para nuestra familia, asumiendo que la delincuencia no llegaría o al menos se tardaría. No teníamos en cuenta que para los delincuentes, la distancia, los accesos controlados, las alarmas y un ejército de guardias no son una limitante. Han ocurrido varios robos, pero lo de este fin de semana ya sobrepasa nuestra capacidad de aguante sin decir nada: delincuentes ingresaron a la casa de mi vecino, robaron todo lo que encontraron al interior de ésta y se llevaron el auto que estaba estacionado afuera. Carabineros pusieron en riesgo sus vidas para detener a estas personas y lo lograron casi 24 horas después del delito, cuando los mismos delincuentes venían de concretar otros robos durante el día y la noche.

Todos obviamente con un largo prontuario de delitos a sus 17, 18 y 25 años respectivamente. Tan grande como el prontuario, era la cantidad de detenciones pendientes que tenían. Mientras escribo estas palabras, recibo la mala, pero tradicional noticia de que todos han sido dejados en libertad. Felicitaciones al Gobierno y Oposición, Izquierda-Centro-Derecha, Ministros, Subsecretarios, Diputados y Senadores; en fin, a todos aquellos que tienen en sus manos poder hacer algo y no lo hacen -salvo honrosas excepciones-. Me cuesta entender qué los motiva para hacer nada o poco, pero lo que sí tengo claro es que ustedes son los responsables de que el cielo sea cada día menos azulado, las montañas ya no sean ni blancas ni majestuosas, que Chile ya no se vea como la copia feliz del edén y de que cada día que pasa el esplendor de nuestro futuro se vaya apagando”.

TAGS: #PolíticasPúblicas Ciudadanía Poder político

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La desconfianza institucionalizada en nuestro país, el temor al otro, a la diferencia, a la confrontación de ideas, al sano debate son elementos de nuestra mentalidad colectiva que gangrenan la sana convi ...
+VER MÁS
#Sociedad

De mentalidades y subdesarrollo

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?

La noción de supervisión es una de las más relevantes en el ejercicio profesional de la clínica y la psicoterapia, ya que va indisociablemente relacionada al de formación continua y análisis del propi ...
+VER MÁS
#Salud

Sobre la Supervisión en psicoterapia