#Ciudadanía

Estallido social en Chile: tres meses después

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Al cumplirse tres meses de que se produjera el denominado estallido social del 18 de octubre, y cuando se ha apoderado del país, una suerte de angustia por sofocación, que se oculta detrás de las medidas lentas y evasivas de un gobierno que decidió criminalizar el movimiento, mediante el sofisma de la violencia que acompaña el grueso de las manifestaciones pacíficas de los chilenos, el país sigue esperando.


Hasta hoy no ha habido reuniones o acuerdos empresariales que se hayan autoconvocado para la toma de decisiones que apunten a recoger con auténtica sinceridad los anhelos de la gente, salvo algunas iniciativas individuales

Porque es evidente que el poder Ejecutivo, en vez de acometer con decisión los cambios estructurales que exige la gente, se las ha arreglado (enfermo de un enanismo de aprobación galopante), para enviar al Parlamento en forma sucesiva, proyectos que en lo principal, apuntan a instalar nuevas medidas para el control del orden público; proyectos que de aprobarse, quedarían a firme al menos, hasta el resto de la presidencia del presidente Piñera, jugándosela por el control de las manifestaciones sociales como un recurso de sobrevivencia, por lo menos, hasta el momento del  plebiscito del mes de abril.

Algo similar ocurre con el sector empresarial, arista decisiva en la reestructuración definitiva de una economía más cercana a la gente. Porque, que se sepa, hasta hoy no ha habido reuniones o acuerdos empresariales que se hayan autoconvocado para la toma de decisiones que apunten a recoger con auténtica sinceridad los anhelos de la gente, salvo algunas iniciativas individuales. Al revés, parecen inclinados más a buscar subterfugios para que la tormenta pase lo más pronto posible, haciendo caso omiso a las enseñanzas de la historia contemporánea que indica que el abuso y la corrupción son siempre el primer síntoma de los estallidos sociales que, en incontables oportunidades, han hecho caer a las naciones en crisis sin salida.

Está claro que el ejecutivo está jugando al empate. Consciente de formar parte de un mismo paquete de desechos institucionales y políticos con la oposición, intenta comprometer a esta para prolongar la idea de la co-responsabilidad. Un juego arriesgado que le impide conjeturar el futuro, puesto que carece de una carta de navegación que sepa o quiera interpretar las exigencias de la ciudadanía movilizada.

Desde luego, no deja de alarmar que cualquier proyecto que el Ejecutivo envíe al Parlamento y que sea finalmente acogido por este, nunca llenará las expectativas de la gente movilizada en las calles. Esto, porque, connatural al origen de esos proyectos, la ciudadanía entiende que el gran empresariado y la banca, no tendrá escrúpulos en usar cualquier artimaña por mantener sus privilegios. Tal es el grado de rechazo decidido, y la desconfianza endémica que se ha incubado en el corazón de las familias chilenas abusadas negligente y “democráticamente” por los ricos, desde el término de la dictadura en 1990. Todo esto, sin considerar el estigma que se ha apoderado del gobierno del señor Piñera, a causa de los graves atropellos a los derechos humanos de una fuerza pública, aparentemente incapaz de someterse a la voluntad del poder civil.

En este balance de los tres meses, aparte de los intentos del gobierno por criminalizar el movimiento social, hay que sumar las primeras manifestaciones de la derecha firmante del acuerdo plebiscitario, en orden a endurecer sus posturas.  Hay que prestar atención a los obstáculos que esta se apresta a imponer al desarrollo democrático de la instancia plebiscitaria. La tarea nos convoca entonces, a no cejar en la lucha por la transparencia y la pureza del próximo proceso. Sin olvidar que, la derecha más conservadora, ya está rasgando vestiduras para justificar su enfermiza defensa de la Constitución de 1980.

Ahora, si se hacen confluir dos hechos trascendentales que, curiosamente, han ocurrido en los extremos  calendarios de la crisis, en estos tres meses recién cumplidos, como son:  primero, la concentración de más de un millón doscientos mil almas reunidas en la plaza Italia al principio de la crisis social, y, segundo, el resultado de la encuesta CEP de la primera quincena del mes de enero de 2020, que le entrega a la primera autoridad política del país, una aceptación ciudadana de apenas el 6%, nos damos cuenta de que estamos en una coyuntura histórica, única y reveladora: hay un pueblo que espera consternado, una respuesta a sus aspiraciones más legítimas, y hay un Poder Ejecutivo que carece ya, de toda representatividad. Más sencillamente, los gobernados no tienen un guía; sin olvidar que el resto de las instituciones, que pasaron por sagradas, a lo largo de un buen trecho de la historia del país, hoy, víctimas del mismo rasero de credibilidad, están también en el descrédito y en el despeñadero de la Historia.

 

TAGS: #ChileDespertó #GobiernoPiñera Descontento Social

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Los y las 155 convencionales que tendrán la misión histórica de redactar la nueva Constitución.
+VER MÁS
#Política

¿Cómo sigue el proceso constituyente después de las elecciones de este fin de semana?

No nos engañemos, no confundamos los conceptos de estratificación, con los de clase. Las clases difícilmente se mueven, se superan, ascienden y dejan atrás el lastre de las carencias.
+VER MÁS
#Política

La clase media o en vez de la miseria

¿Cómo las periferias en general y la latinoamericana en particular enfrentan este escenario geopolítico en orden a asegurar reinserciones internacionales lo más beneficiosa posible durante y después de ...
+VER MÁS
#Internacional

Geopolítica global en contexto COVID-19 y ¿América Latina qué?

Si bien se sembró la idea de “lucha por la dignidad”, esta “dignidad” sin un cambio moral de base nos llevaría a la reducción de la constante lucha y revanchismo entre polos de intereses polític ...
+VER MÁS
#Política

El cambio moral social como base de la dignidad

Nuevos

Los y las 155 convencionales que tendrán la misión histórica de redactar la nueva Constitución.
+VER MÁS
#Política

¿Cómo sigue el proceso constituyente después de las elecciones de este fin de semana?

No nos engañemos, no confundamos los conceptos de estratificación, con los de clase. Las clases difícilmente se mueven, se superan, ascienden y dejan atrás el lastre de las carencias.
+VER MÁS
#Política

La clase media o en vez de la miseria

¿Cómo las periferias en general y la latinoamericana en particular enfrentan este escenario geopolítico en orden a asegurar reinserciones internacionales lo más beneficiosa posible durante y después de ...
+VER MÁS
#Internacional

Geopolítica global en contexto COVID-19 y ¿América Latina qué?

Si bien se sembró la idea de “lucha por la dignidad”, esta “dignidad” sin un cambio moral de base nos llevaría a la reducción de la constante lucha y revanchismo entre polos de intereses polític ...
+VER MÁS
#Política

El cambio moral social como base de la dignidad

Popular

Los abrazos que me faltan; soledad y compañía. Soledad de abrazos no recibidos, esperados, añorados. Demasiados días sin recibir un abrazo, demasiados días sin dar un abrazo.
+VER MÁS
#Sociedad

Los abrazos que me faltan

El sentido de comunidad es un factor que debemos desarrollar aún más. Implica a los familiares, amistades, profesionales de los equipos de salud directamente relacionados y, obviamente, los propios enfermos.
+VER MÁS
#Salud

¡Viva la Corporación ELA!

El populismo que viene creciendo con fuerza en nuestro país puede ser convertido, más allá de los propósitos y la consciencia actual de sus representantes más notorios, en una vía de escape, una salid ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Hablemos de populismo en el Chile de hoy?

Este tema se ha convertido en una forma de desviar la atención de los verdaderos problemas sociales, políticos y económicos mundiales del pasado, presente y, seguramente, del futuro
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Extraterrestres? ¡Por favor, quiero creer!