#Ciudadanía

D&S/Falabella: el velo de la (in)justicia

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Bastián Arriagada, con 22 años de edad, encontró la muerte esa fatídica madrugada del 8 de diciembre de 2010, día en que ocurrió el incendio de la cárcel de San Miguel. Cumplía una condena de 61 días por infringir la Ley de Copropiedad Intelectual es decir por vender películas piratas. Sus familiares consternados dijeron que Bastián cuando fue detenido trabajaba para retomar sus estudios y ayudar a su familia. Bastián debía abandonar la cárcel el 11 de enero pasado.

Pero la justicia no es la misma para todos. Los ejecutivos que este martes 8 de febrero fueron formalizados por el uso de información privilegiada en la fallida fusión de D&S/Falabella deberán firmar mensualmente y hacer donaciones a instituciones de caridad que ellos mismos elijan. Lo harán desde sus confortables hogares en la zona oriente de la Región Metropolitana, a través de sus generosas cuentas corrientes usando –seguramente- el pago automático por Internet.

Es que el decil más rico tiene su propia justicia. Tampoco son perseguidos por los noticieros de TV obsesionados con la delincuencia en las poblaciones, ellos y ellas están a salvo que algún canal se atreva a filmar sus exclusivos condominios privados. Seguirán sus vidas, buscarán otra forma menos riesgosa de rentabilizar sus utilidades. Más temprano que tarde, el capitalismo financiero les mostrara inéditos caminos para optimizar el valor de su patrimonio y sus acciones.

En el día de ayer, tras dos años de intensa investigación también nos enteramos de la pronta formalización de 18 ejecutivos de las tres grandes cadenas de farmacias por colusión de precios. Las penas también serán exiguas, los y las involucradas arriesgan condenas de reclusión menor en su grado mínimo y multas equivalentes a seis o diez sueldos vitales. Estas personas que aumentaron de manera fraudulenta los precios de medicamentos esenciales para la vida de niños, niñas y adultos mayores, no son un peligro para la sociedad y tampoco irán a la cárcel.

Esos parlamentarios obsesionados con incrementar las penas a los delincuentes comunes, suelen guardar silencio frente a las inexplicables condenas que existen para sancionar delitos económicos y financieros. Esas repetidas cuñas mediáticas de protección a la familia y los bienes privados, miran para el lado cuando algún gerente inventa novedosos métodos para incrementar la ganancia de las empresas. Es que la desregulación de los mercados, también trae consigo una sanción comprensiva con los “emprendedores” que caen en desgracia. Resulta indignante esta paradoja. Esta enorme brecha entre las condenas de cárcel para los más pobres y las comprensivas multas para los más ricos. Esa transparente desigualdad, a boca de jarro y en la punta de nuestras narices. Instalada en las fachadas de tantos informativos, como un hecho noticioso más, que se suma al dramatismo o superficialidad de tantos otros. La inequidad en la educación y en la salud, continúa en la desigualdad en el acceso a la justicia y en el cumplimiento de las condenas que los tribunales establecen.

Esta democracia que hemos construido está tan lejos de aquella que anhelamos. Permanecen en ella hondas brechas entre los excluidos y aquellos bendecidos con el capitalismo tardío. Vivimos en un país híper-conectado a las redes sociales quizás como una forma de huir de tanto monopolio y aislamiento. Allí parecen fluir las emociones y opiniones de tantos chilenos y chilenas, en ese viaje todavía es posible encontrar una voz herética, una esperanza que aglutina energías. Quizás ahí como en las experiencias de Túnez y Egipto, estén madurando los liderazgos que puedan vencer las desigualdades nuestras de cada día.

Pero volvamos al principio: Bastián Arriagada, un joven de 22 años que abandonó sus estudios para vender películas piratas en el centro de San Bernardo, encontró la muerte en una cárcel hacinada. Los ejecutivos que fueron formalizados por el uso de información privilegiada en la fallida fusión de D&S/Falabella hacen beneficencia con un porcentaje de las utilidades logradas en el negocio.

—————-

Foto: freizeitLicencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

10 de Febrero

Creo que es muy relevante no que plantea Alejandro. Finalmente, en las leyes, pero especialmente en la manera en que lo operadores de las mismas las implementan, campea el clasismo de nuestra sociedad. La imagen del delincuente como alguien ajeno a nuestra realidad, proveniente de un planeta extraño, donde todo se cuece lentamente en la maldad, y que casualmente se ubica en la zona sur de Santiago, choca en la mente de policías, fiscales y periodistas (los periodistas que usan la mente, por cierto) cuando se encuentran que detrás del delito hay gente que tiene educación, dinero y estatus social. Ahí aparece la idea del “error” que merece castigo, por cierto, pero que no implique joderle la vida a esa persona. Creo que es algo que más que en el gran diseño de la justicia o de las leyes (sin perjuicio de que estas colaboran), está impregnado en la mente de todos nosotros: ¿cómo lo van a dejar preso, si no “es” un delincuente?, como si hubieran delitos cometidos por “delincuentes” y delitos cometidos por “gente”. Estamos frente a un problema cultural mayor. La igualdad social y la igualdad ante la ley no entra ni por si acaso en nuestro ADN.

Saludos Führer

10 de Febrero

Tremenda y aguda reflexión amigo. Esa desigualdad tan brutal y tan encima de nuestros ojos, te agradezco el comentario, muchos saludos.

11 de Febrero

Excelente !!. Un alcance, ojala dejaran nuevamente “ciega” a la justicia.

15 de Marzo

Que diran de esto los encargados de aplicar la justicia? NADA, ABSOLUTAMENTE NADA!! y por que? simples, porque ellos hacen parte deste pais imaginario en que los delincuentes son unos y los que cometen ‘errores’ son otros, las diferencias sociales convertidas en verdadero apartaid, donde los que son economicamente poderosos viven en “un país” y los desfavorecidos economica y socilmente en otro, este mucho mas real y cruel. pero asi camina nuestra america, esto no es “privilegio de Chile” ocurre en todos lados y lo que es peor, las acciones de los parlamentares que deverian discutir y agilizar proyectos para criar una justicia mas efectiva y menos sectária nada hacen ya que incorporan el espiritu de cuerpo en ellos y se protegen descaradamente.
Quien dice que la justicia es ciega es un soberano mentiroso, intenta procesar un juez por considerar que su fallo fue parcial para ver el tamaño de los ajos bien abiertos de sus pares que corporativamente se defenderan.
Amigo, esto solo cambia con real participacion de la sociedad civil, pero como el asunto se trata de solidariedad con los otros la personalista y egoista clase media que es la formadora de opiniones se calla.
Ejemplos? basta ver cuantas personas opinaron sobre este articulo, es de morir……

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Es muy importante que el gobierno permita el debate público de los especialistas y la sociedad civil entregando datos desagregados y anonimizados
+VER MÁS
#Política

El rol de los expertos en la democracia en tiempos de coronavirus

El sentimiento generalizado es que la salvación no está en las ideas de la autoridad central, sino en las impuestas por las dirigencias comunales, derivadas de la experiencia en terreno y el sentido común
+VER MÁS
#Política

La Incertidumbre

Debemos tomar conciencia que la crisis provocada por Covid-19 y el cambio climático son la parte visible del gigantesco iceberg compuesto por la suma de diferentes crisis que se mezclan y se relacionan
+VER MÁS
#Internacional

Punto de quiebre

Se trata de la argumentación y justificación racional de esos tribunales para aceptar un río, el Atrato, como “sujeto de derechos” -derecho a la protección, conservación, mantenimiento y restauraci ...
+VER MÁS
#Política

Colombia 2016: el río Atrato considerado como sujeto de derechos

Popular

Es muy importante que el gobierno permita el debate público de los especialistas y la sociedad civil entregando datos desagregados y anonimizados
+VER MÁS
#Política

El rol de los expertos en la democracia en tiempos de coronavirus

El sentimiento generalizado es que la salvación no está en las ideas de la autoridad central, sino en las impuestas por las dirigencias comunales, derivadas de la experiencia en terreno y el sentido común
+VER MÁS
#Política

La Incertidumbre

Debemos tomar conciencia que la crisis provocada por Covid-19 y el cambio climático son la parte visible del gigantesco iceberg compuesto por la suma de diferentes crisis que se mezclan y se relacionan
+VER MÁS
#Internacional

Punto de quiebre

Se trata de la argumentación y justificación racional de esos tribunales para aceptar un río, el Atrato, como “sujeto de derechos” -derecho a la protección, conservación, mantenimiento y restauraci ...
+VER MÁS
#Política

Colombia 2016: el río Atrato considerado como sujeto de derechos

Popular

La forma en que se retrata a Prat, nos plasma las siete virtudes del Bushido en un hombre real y contemporáneo.
+VER MÁS
#Cultura

Arturo Prat y el Código del Bushido: ¿Por qué los japoneses le rinden honores?

Pese a esta supuesta normalidad y actuación conforme a la ley, es del todo preciso señalar que no existe norma alguna que faculte a carabineros a decomisar ni mucho menos a la destrucción de los bienes e ...
+VER MÁS
#Justicia

Decomiso y destrucción de mercadería ambulante: Doble ilegalidad

Es necesario avanzar en nuevas dinámicas que favorezcan la colaboración y la corresponsabilidad de las labores domésticas, de crianza y educativas, propiciando mecanismos que vayan entendiendo estas labo ...
+VER MÁS
#Género

Mujer, educación y conciliación en tiempos de Covid-19

Definamos ignorante como entes sociales que no conocen la realidad política, sin capacidad de empatía social, masificados  y fáciles de influir por las emociones básicas y no la razón. Este votante es ...
+VER MÁS
#Política

La democracia fallida y el voto ignorante