#Sociedad

Es sexy ser pesimista

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Es sexy ser pesimista. No importa la edad, el género o tu nivel socioeconómico, tampoco si provienes de una tribu digital o analógica, la obsesión es la misma: el pánico vende más que las ilusiones. Es un asedio permanente con un apocalíptico lenguaje y una pose apropiada. Está en el sentido común, en los medios informativos, en la opinión de expertos, en dirigentes sociales y políticos. Las cuñas son -más o menos- las mismas: siempre estamos mal, en medio de una profunda crisis o a centímetros de otro abismo.

Es una combustión lenta de enormes reservas de energía, ocupadas para sembrar miedos ancestrales y nuevas fatalidades. Ingentes cantidades de palabras impresas, alertas viralizadas y minutos en cámara para advertir a la ciudadanía los peligrosos riesgos que la asechan todos los días.


Predomina en Chile un estado de ánimo precozmente obscuro, de una latencia perenne y contagiosa. Una poderosa herramienta que estiliza las percepciones, sembrando tragedias en vez de nuevas ilusiones.

Los que han hecho del pesimismo una manera “creativa” de ganarse la vida se hacen un festín los fines de semana. En medios escritos y electrónicos siembran con una preclara lucidez la geografía cambiante de un filme aterrador. Célebres analistas que han hecho de las malas noticias la materia prima de su profesión. Su expertise consiste -precisamente- en descubrir abismos en vez de oportunidades, riesgos inminentes en vez de nacientes entusiasmos: oscuros túneles por donde el destino toma nuevas formas tétricas y desoladoras. Es que justo a ellos les tocó vivir el cuarto de hora más funesto de la historia de la humanidad, entonces su narcisismo narrativo alcanza cimas proféticas. Los hay con el ceño fruncido y caras meditabundas, otros han elegido una mirada aguda y filosa que le otorga más dramatismo a sus palabras.

Durante la semana, a la hora en que comienzan los noticieros centrales de la TV, la comunión es total. A los malos pronósticos de “tantos expertos”, se añade una dieta generosa en delincuencia, violencia desatada y abrumadores índices de temor al espacio público y privado. Las redes sociales en Internet hacen lo suyo, extrañamente en vez de agregar nuevas visiones, se convierten en antenas repetidoras de un pesimismo orgánico de la sociedad chilena. Liberales, cristianos o marxistas, todos y todas se coluden espontáneamente en una especie de eutanasia del futuro.

Los hay en la derecha y en la izquierda. Los primeros se quejan del magro crecimiento económico y las pésimas señales que generan los gobiernos para incrementar la inversión privada; el segundo grupo en cambio, pone acento en una demoledora crítica a la etapa neoliberal del capitalismo que atenaza inéditas amenazas globales. En ambos casos, “las políticas fiscales o las condiciones estructurales” pueden más que la voluntad de las personas. Ni emprendedores ni asalariados, están en condiciones de enfrentar creativamente su propio destino, de torcer la historia, de imaginar soluciones nuevas para viejos problemas.

Predomina en Chile un estado de ánimo precozmente obscuro, de una latencia perenne y contagiosa. Una poderosa herramienta que estiliza las percepciones, sembrando tragedias en vez de nuevas ilusiones. Entonces, quedamos atrapados en esa densa niebla que emerge de nosotros, como un pegamento que atrapa y expande todos nuestros miedos y desconfianzas. Algo en lo que somos nos apaga colectivamente y esas energías que podríamos ocupar para estrenar renovadas esperanzas, se utilizan en cambio para sembrar horizontes funestos y diabólicas conspiraciones.

Falta un homenaje al porvenir, un naíf día de la candidez, una celebración sincera de lo que somos, a pesar de los obstáculos que aparecen en el camino. Ojalá, muy pronto, el sexy pesimismo que predomina en el país pase de moda y el porfiado entusiasmo se cobre revancha, abriendo una nueva etapa de desarrollo y vitalidad en nuestra democracia.

TAGS: #ChileActual #Pesimismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La profundización democrática exige provocar un momento constituyente distinto a la lógica de competencia y marketing electoral establecido
+VER MÁS
#Sociedad

Desborde de la multitud y cause constituyente

La democracia moderna -como la antigua de Aspacia y Pericles- arrancó como un intento de ensanchar la sociedad civil y de incorporar a más personas en el espectro de los libres e iguales.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Rescatando la fraternidad

El triunfo del 25 de octubre ha sido un logro del pueblo movilizado, de la ciudadanía plena, fueron jóvenes estudiantes saltando torniquetes, trabajadores y sindicalistas paralizando las faenas, fueron lo ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Somos una nación despierta que se levanta

Con su muerte, a mediados de los 2000, no sólo desapareció el personaje, sino que también se fueron diluyendo los relatos que daban coherencia, cohesión, rigidez y estabilidad a los bloques políticos.
+VER MÁS
#Política

¿Cuál es el relato político después de Pinochet?

Nuevos

La profundización democrática exige provocar un momento constituyente distinto a la lógica de competencia y marketing electoral establecido
+VER MÁS
#Sociedad

Desborde de la multitud y cause constituyente

La democracia moderna -como la antigua de Aspacia y Pericles- arrancó como un intento de ensanchar la sociedad civil y de incorporar a más personas en el espectro de los libres e iguales.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Rescatando la fraternidad

El triunfo del 25 de octubre ha sido un logro del pueblo movilizado, de la ciudadanía plena, fueron jóvenes estudiantes saltando torniquetes, trabajadores y sindicalistas paralizando las faenas, fueron lo ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Somos una nación despierta que se levanta

Con su muerte, a mediados de los 2000, no sólo desapareció el personaje, sino que también se fueron diluyendo los relatos que daban coherencia, cohesión, rigidez y estabilidad a los bloques políticos.
+VER MÁS
#Política

¿Cuál es el relato político después de Pinochet?

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Hoy en día, tenemos al alcance otros artefactos, distintos canales y una generación de ciudadanos impetuosos y concientes de colaborar con su trabajo comunicacional e informativo
+VER MÁS
#Medios

´El otro disparo` y su justificación social