#Ciudad

Santiago: la ciudad invisible

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hemos aprendido a inventariar las sombras del progreso, develar las más temibles conspiraciones globales. Ocupamos tanto tiempo en difundir diagnósticos letales, el fin del mundo parece más cerca que el inicio de otra era

En la ciudad invisible, un piano detiene la prisa de los transeúntes, abre sus oídos absortos, inventa una atmósfera irreal. El tiempo agudo, incesante, hace una pausa. Sonríe, se une a un coro de miradas fugaces, una manada furiosa repentinamente atada a un sitio frágil donde la música reemplaza las velocidades cambiantes de los automovilistas. Todo lo demás sigue su curso, el semáforo y sus tiempos imperturbables, el cliente que toma su número para ser atendido en la farmacia, el caballero que pide un café en una barra sitiada por espejos.

Era un día corriente, de aquellos que no quedan en la retina de nadie. Esos fragmentos que Jorge Teillier sabe unir con una eternidad poderosa; esos lugares huérfanos de un destino magnífico y encomiable. Simple y ligero, un día calendario fijado en el mes que le corresponde desde siempre. Pero a veces, la rutina sabe torcer la premonición de sus actos, es que algo en el azar esconde una traición ladina y perezosa que invade inesperadamente la vida común y corriente de todos los días.

De pronto, aparecieron músicos avezados en un lugar donde abundan consumidores colegiados, peatones apurados, comerciantes trasladando su mercancía. Como caídos del cielo, o sembrados de pronto en la superficie, ellos se sentaron y luego de practicar unos segundos, interpretaron una canción que todos pudimos escuchar, mientras algo en nosotros se alegraba de estar ahí, de permanecer abrazados a un momento gentil y humano, demasiado humano.

Algo tan simple como un piano, puesto en la ciudad como una provocación fabricada en esa agenda tediosa llena de metas y propósitos, logra detener la barbarie del tiempo incesante, las preocupaciones diarias de los modernos ciudadanos del siglo XXI. La geografía definitiva de una capital acostumbrada a silenciar la belleza que contiene, los testimonios personales de tantas rebeldías culturales en el metro, la micro y los graffitis. Demasiadas voces estrenando nuevas expresiones en medio de esa civilización extrañamente civilizatoria.

Ahora no está. El piano se ha ido y no veo los músicos que seguramente transitan clandestinamente por el paseo Ahumada. Ahora un señor vende maní confitado donde hace algunas semanas un asombro verídico vencía a los transeúntes. Allí, detrás de una amplia vitrina permanece impávido el mismo maniquí esta vez con una renovada tenida en la fría estación de invierno.

Con frecuencia no miramos el destello que nos aguarda en la calle, lo que la ciudad es capaz de hacer para torcer la curva premeditada de los acontecimientos. En esta geografía urbana, llena de muros reales y simbólicos, algo estalla en los ojos, maravillosamente, de vez en cuando, casi. Empuja el sentido de lo posible, escruta lo que parece inmutable; esconde una fuerza delicadamente poderosa.

Hemos aprendido a inventariar las sombras del progreso, develar las más temibles conspiraciones globales. Ocupamos tanto tiempo en difundir diagnósticos letales, el fin del mundo parece más cerca que el inicio de otra era. En esta ciudad invisible que permanece porfiadamente en la superficie hay signos de sobrevivencia, de una aguda resistencia, valiente y febril, que nos vuelve a conectar con la felicidad que anhelamos construir en el presente.

TAGS: Música Peatones Santiago

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Popular

El Estado no puede seguir avalando la inexistencia de protocolos, programas y leyes, que validen y aseguren la permanencia de nuestros hijos junto a nosotras
+VER MÁS
#Género

Maternidad en la discapacidad: Invisibles

El estatus de explotación de las especies ícticas económicamente importantes que intentan reproducirse entre Arica y Magallanes, es aterrador: 8 de ellas están sobreexplotadas, 5 están agotadas o colap ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Prolegómeno del mes del mar

García tenía claro que al condenársele, en ningún caso tendría que tomar clases de ética, ni prisión domiciliaria, sino que muy por el contrario, que tendría el mismo destino que Fujimori.
+VER MÁS
#Sociedad

El suicidio de Alan García

¿Por qué tan baja la participación de los estudiantes en las elecciones? ¿Qué se puede analizar de esos tres años en que se vive un desgobierno en la UTA?
+VER MÁS
#Política

Elecciones en la Universidad de Tarapacá: ¿que puede traer estas elecciones?

Popular

En 2018, 26 personas poseían la la misma riqueza que los 3.800 millones de personas que componen la mitad más pobre de la humanidad.
+VER MÁS
#Economía

La obscena concentración económica de los dueños de Chile: Capítulo 1

Toda esa legislación tiene como propósito proteger esas tierras, sin embargo, la Consulta Indígena, va en sentido contrario, busca desproteger las tierras indígenas para permitir el ingreso al mercado d ...
+VER MÁS
#Política

Consulta Previa de Piñera y el despojo legal de las tierras indígenas

Necesitamos más profesores, pero no cualquier profesor. Necesitamos profesores intelectuales y con capacidad de transformación. Necesitamos más Educación, pero no cualquier Educación. Necesitamos una E ...
+VER MÁS
#Educación

La vocación de profesor y el compromiso ético profesional

Se ve difícil que lo moral prevalezca sobre lo legal. Digo esto pues siempre existirían quienes socaven y derrumbasen una utópica sociedad solamente regida por valores morales, y estos son los inmorales ...
+VER MÁS
#Sociedad

Tardes de Netflix: The Reader