#Ciudadanía

Desarrollo y Ciudadanía

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Me invitaron hace un tiempo a escribir una “entrada” sobre desarrollo y ciudadanía.  Terminé mi encargo pocas horas antes de que el terremoto del 27 de febrero me obligase a revisitar todo lo escrito a la luz de la “nueva realidad”.  La tesis original soportó el remezón: no basta con alcanzar el PIB de Portugal, pues si eso no ocurre  en un marco de equidad, integración y participación ciudadana, ni 100 mil USD per capita nos harán un país desarrollado.  Esta claro para todos a estas alturas que el PIB per capita no implica desarrollo para todos pues es un promedio y no una medida de dispersión que refleje equidad en la distribución.

En cuanto al significado de ciudadanía, reconocería tres visiones distintas.  Esencialmente, una liberal basada en los derechos de cada cual frente al Estado y a los otros; una republicana centrada en la participación cívica en las decisiones públicas;  y una comunitarista fundada sobre el sentido de pertenencia y  búsqueda del bien colectivo .  Aunque es un avance que se esté incorporando una dimensión de garantías sociales y económicas a la definición de ciudadanía, otros nos recuerdan –acertadamente a mi parecer- que los derechos son inviables sin una contrapartida de obligaciones de los ciudadanos hacia su comunidad.  Es el principio del contrato social.

Me parece que estas distintas dimensiones necesitan ser re-visitadas  para un debate verdadero sobre las metas de desarrollo en Chile y qué  acciones es posible emprender en ese sentido. El reciente terremoto nos ofrece, dentro de todo, una oportunidad de hacerlo.


Construir un desarrollo mas integrador desde ese capital social, obliga a pensar en otras formas de reforzar las distintas dimensiones de la ciudadanía

Es cierto que los derechos civiles se han ampliado sideralmente desde aquellos días aciagos en que incluso los más fundamentales no estaban garantizados.  Pero, más allá de defender y promocionar aquellos que ya están –aunque débilmente- instalados en el debate (derechos de las minorías sexuales, libertad reproductiva, identidad cultural de las comunidades indígenas, etc), ¿como haremos para integrar otros que hoy cobran importancia? Pienso en la protección de los ciudadanos ante los conflictos de intereses de las autoridades públicas  (intendentes dueños de constructoras) y la exigibilidad de las obligaciones del Estado (alertar eficazmente un maremoto, por ejemplo).  Un ciudadano desprotegido frente a los “grandes” no puede acceder al desarrollo. Como garantizar esa protección desde la sociedad civil. ¿Es posible ahora revertir la desarticulación progresiva de la asociatividad civil de los últimos 20 años?

La dimensión republicana (elegir, ser electo, participar de las decisiones) pareciera que –a menos que el Diablo meta la cola- también va a sufrir un remezón importante con la nueva ley de inscripción automática y los dos millones de personas que vendrán a rejuvenecer el padrón electoral. Si eso se traduce en mayor participación o bien en un simple aumento de la abstención está por verse, pero la oferta y el elenco tendrán que cambiar para apelar a un electorado más diverso. ¿Cómo hacemos entonces de la Polis un lugar atractivo para las nuevas cohortes de ciudadanos? Será necesario partir por entender sus códigos mas allá de las caricaturas facilistas.   Y en esto  el terremoto también tendrá sus efectos.  Mas allá de las palabras de buena crianza dichas en campaña, buena idea hablar en serio de descentralización. ¿Podemos decidir donde y como se refunda Iloca o Puertecillo sin incorporar a sus habitantes? ¿Cómo competirán las colectividades locales por una atención   y unos  recursos limitados? ¿Habrá en el futuro la misma cándida indiferencia ciudadana al lobby realizado durante los últimos años por altos funcionarios públicos y dirigentes políticos para que en Chile se instalen plantas nucleares? Y desde el lado de la política: ¿Existe voluntad de los dirigentes de jugarse capital político (del poco que va quedando) para potenciar una descentralización efectiva?¿Algún dirigente de primera línea interesado en ser candidato a  Alcalde de Concepción?

Es posiblemente en  la  vinculación con la comunidad y la búsqueda del bien común que esto nos deje las lecciones más dolorosas.  Por algunos  días, dio la impresión de que en Chile el contrato social fue declarado caduco. Grupos marginales y minoritarios -pero incuestionablemente reales- realizaron saqueos en las ciudades mas afectadas, sembrando temor, incredulidad e indignación entre la población.  Otros tantos no ocultaron que la ejecución sumaria les parecía una retribución justa ante dichos actos.  Una parte de la prensa (ni marginal ni minoritaria) inició una irresponsable lucha  por el rating sobre la base de información parcial, inexacta y efectista. Aparecieron falencias en la gestión de áreas críticas dejadas a la empresa privada (infraestructura vial, energía, telecomunicaciones). El gobierno demoró en asumir que parte del contrato social es que el monopolio de la violencia lo ejerce el estado. Las Fuerzas Armadas relativizaron la subordinación a las autoridades civiles polemizando vergonzosamente en tiempo de catástrofe. ¿Qué tipo de desarrollo nos permitirá volver a reforzar ese contrato, garantizando  libertades, justicia, pertenencia y un piso de bienestar social para una vida digna,  a cambio de un ciudadano que contribuye activamente a que esa comunidad funcione?
En lo personal, prefiero ver la mitad llena del vaso: tenemos en Chile un enorme capital social dormido.  El de la solidaridad cotidiana del vecindario. El de la abrumadora  mayoría que en situaciones extremas no viola la ley.  El de los que salvaron vidas arriesgando la propia.  El de una multitud  de voluntarios  y donantes que no esperan un show televisado para contribuir a paliar el dolor de otros.  El de miles de ciudadanos que utilizan creativamente las redes sociales para hacer circular información relevante cuando los canales tradicionales no dan el ancho.

Construir un desarrollo mas integrador desde ese capital social, obliga a pensar en otras formas de reforzar las distintas dimensiones de la ciudadanía ¿Como hacemos florecer ese voluntariado de manera más orgánica y menos esporádica? Habría que mirar quizá a países como Canadá, en que este  representa una parte importante de la fuerza productiva y es premiado en la vida laboral, política y estudiantil. ¿Cómo hacemos un uso mas inteligente de las redes sociales para promover la participación? La campaña de Obama pareciera haber sido un ejemplo paradigmático del que hemos aprendido muy poco . ¿Algún partido interesado en debatir a través de la web 2.0 –seriamente, profesionalmente, fuera del periodo de campaña- con sus electores y simpatizantes sobre las iniciativas, ideas y proyectos que defenderá? ¿Mucho pedir?

 

TAGS: #Participación #ParticipaciónCiudadana

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

23 de Marzo

Floro: me gusta tu “vaso medio lleno” y comparto el punto de partida desde la gente y sus capitales/potencialidades/recursos, etc…creo que a esa dimensión apelamos [email protected] los que creemos y apostamos por más espacios de participación democrática (en su más amplio sentido). En este mismo contexto, creo que a nombre de ningún contrato o responsabilidad podemos retroceder en la toma de derechos. De hecho me parece que la emergencia que nos dejó el terremoto requiere la energía de [email protected] para especialmente no tener el costo de sumergir en las reconstrucciones, el tejido social y que por el contrario salga fortalecido.

29 de Marzo

Respecto de los procesos de formación de ciudadanía y de generación de lazos, me acordé de lo que dice la presidenta Bachelet en la reciente entrevista que le hace The Clinic, cuando subraya las diferencias entre lo que sucedió post terremoto en las ciudades versus lo que sucedió en los pequeños pueblos. Uno se pregunta cuánto de la indolencia será parte del dolor de la desvinculación.

Me acordé, taambién, del viejo y maravilloso Norbert Lechner, que fue uno de los primeros en atender a estos temas por nuestros pagos latinoamericanos.

Gracias por la mirada.

31 de Marzo

Gracias Ximena, Tambien pense bastante en Lechner mientras escribía esto.
No me cabe duda de que la ruptura de los vinculos tienen que ver en esto, por eso en los pueblos pequenos ese capital social esta mas entero. Pero creo que donde hemos fallado es en pensar cuales son los vinculos que permiten mantener eso en una realidad contemporanea de grandes centros urbanos. No lo mencione aca, porque el espacio no alcanza para todo, pero podriamos preguntarnos si es posible pensar en compromisos publicos (ciudadanos) como contraparte de los derechos, si ni siquiera espacialmente una ciudad como Santiago funciona de esta manera. Somos consumidores privados en espacios publicos, que desconfiamos de esos espacios.

Elquintopoder la hizo (y la hizo bien) - El Quinto Poder

13 de Junio

[…] el debate público y cooptar la participación ciudadana por la vía del clientelismo. Escribí mi primera columna en elquintopoder -muy aburrida y demasiado académica por cierto- sobre participación  ciudadana, […]

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Nuevos

La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad