#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

1
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El fomento de la investigación científica tiene impactos en varios niveles, tanto en el ámbito productivo como en la dimensión cultural y social, así como en su contribución a entender nuestro mundo en sus múltiples expresiones, e incluso existen autores que piden justificar la ciencia más allá de sus aplicaciones e impactos (como, por ejemplo, Harry Collins y Robert Evans en su reciente libro “Por qué las democracias necesitan la ciencia”). No obstante, la mayoría de los programas presidenciales en la reciente elección justifica el fomento de la investigación científica principalmente (siempre con matices) a través de visiones “desarrollistas” (la ciencia es justificable en tanto nos ayuda al desarrollo) y productivas (la ciencia es justificable en tanto nos ayuda al crecimiento económico, a la diversificación productiva y/o a enfrentar la nueva revolución industrial).

La segunda vuelta ofrece a Sebastián Piñera y Alejandro Guillier una nueva oportunidad para fortalecer y enriquecer sus propuestas en materia de ciencia. Sin embargo, es incierto si los candidatos aprovecharán esta oportunidad. Para una parte importante de los votantes, la ciencia tal vez no concite el mismo interés que otros temas, por lo que no necesariamente será un factor relevante o prioritario. En el caso de Piñera, dada la escasez de propuestas detalladas en ciencia en el programa de José Antonio Kast, y suponiendo que solo una parte menor de quienes apoyaron a Carolina Goic voten por Piñera en esta segunda vuelta (como han aventurado algunos analistas), es probable que la propuesta de Piñera en lo relativo a la ciencia permanezca relativamente invariable.

En cambio, el tema científico probablemente será más relevante en la otra vereda, y seguramente para parte de quienes apoyan al Frente Amplio será importante lo que ocurra con las propuestas de Beatriz Sánchez en esta materia. Ya que Guillier deberá buscar apoyos tanto en la DC como en el Frente Amplio si quiere asegurar un triunfo en el balotaje, esto puede llevarlo a considerar los programas de Goic y Sánchez (el propio candidato ya se manifestó este lunes respecto a este punto). Cabe señalar que el programa de Guillier, en lo relativo a la ciencia, representa en ciertos aspectos una continuidad respecto a las políticas actuales, haciéndose cargo de algunas preocupaciones, pero siempre justificando su fomento en el marco de la visión desarrollista y económica, y en esta materia existen más coincidencias que diferencias con el programa de Goic. En cambio, si bien el programa de Sánchez también justifica el fomento de la ciencia principalmente bajo una mirada desarrollista, existen diferencias -algunas de ellas importantes- respecto al camino elegido. ¿Qué propuestas en materia de ciencia del programa de Sánchez serán tomadas eventualmente por Guillier? Por ejemplo, ¿qué ocurrirá con la propuesta de Sánchez respecto a la creación de corporaciones regionales de investigación? ¿Adoptará Guillier las propuestas de Sánchez en materia de educación en ciencias? ¿Qué ocurrirá con el tema de la inserción de científicos, y de la propuesta de la “carrera del investigador” de Sánchez? 


Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren buscar apoyos entre quienes creen que la importancia de la ciencia va más allá de los cambios productivos y de las nuevas revoluciones industriales

Este escenario nos podría poner eventualmente ante dos proyectos distintos para la ciencia, lo cual es positivo, pues tal vez sea el momento de pensar en cambios en nuestras políticas en la materia. Si bien el gobierno ha trabajado en un valioso proyecto de institucionalidad, la ciencia en el país vive hoy una situación compleja, marcada por la baja inversión en I+D, el grave escenario vivido por los científicos jóvenes ante la falta de políticas ambiciosas de inserción, y las protestas del año 2015, entre otros problemas.

En este contexto, existen dos temas que serán cruciales. El primero es el de la institucionalidad científica. ¿Qué ocurrirá con el proyecto actualmente en discusión en el Congreso? Los cambios necesarios implican una nueva valoración de la profesión científica; implican enriquecer el discurso desarrollista y economicista de la ciencia; e implican valorar la ciencia no solo como una herramienta para el desarrollo, sino que también como parte de la cultura y de las políticas públicas. La ciencia en Chile necesita un reconocimiento a nivel de su institucionalidad, y una clara señal política de su relevancia para el bienestar cultural, social, político y económico del país. Y dado que los nombres y las estructuras importan, pueden existir dificultades para lograr todo lo anterior con nombres que no visibilizan la importancia de la ciencia (como un ministerio del “saber” o del “conocimiento”), o con una estructura que potencialmente diluya los esfuerzos destinados a la ciencia (como podría ocurrir con la propuesta de un ministerio que reúna a la ciencia con educación superior, tecnología e innovación). Nuestra institucionalidad debe hacer un reconocimiento explícito de la ciencia, pero además debe proveer las condiciones no solo para su desarrollo, sino que también para que esta contribuya a nuestro país en sus múltiples dimensiones y para que nuestra investigación científica (en la que se debe incluir la investigación en artes y humanidades) sea motivo de orgullo. De existir cambios al proyecto de ley en discusión, es de esperar que aborden adecuadamente estos aspectos.

En segundo lugar, también es necesario un cambio de rumbo en materia de orientaciones estratégicas, en particular en cuanto a los mecanismos de formulación de lineamientos estratégicos para la ciencia, y que incorporen apropiadamente sus dimensiones culturales, políticas y sociales. Este cambio implica, a su vez, mayor participación. En este sentido, algunas candidaturas se alinearon con la selección de áreas prioritarias (o “retos”), pero tomando la discusión ya por zanjada (es decir, las áreas ya se encontraban seleccionadas). Así, la comunidad científica ha debido aceptar la imposición de áreas y prioridades que se enmarcan, en gran medida, en una visión que otorga poco espacio a la ciencia para crecer en ámbitos con impactos sociales o culturales, que no aprovecha fortalezas ya existentes dentro de la propia ciencia, y que puede no dar suficiente cuenta del aporte de la investigación en ciencias sociales, artes y humanidades.

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren buscar apoyos entre quienes creen que la importancia de la ciencia va más allá de los cambios productivos y de las nuevas revoluciones industriales, entre quienes tienen la convicción de que el desarrollo va mucho más allá del crecimiento económico, y entre quienes desean que la ciencia tenga un lugar relevante en nuestra cultura y que nos ayude no solo a resolver problemas, sino que también a profundizar nuestro entendimiento del mundo.

TAGS: #Ciencia #I+D #Investigación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
La ciencia no da votos, ni menos te lleva al poder… | HRDM

01 de diciembre

[…] Leer nota completa aqui. […]

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Lo que importa es que los principios de igualdad ciudadana sean considerados como parte infranqueable de una común filosofía pública.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Son liberales nuestros liberales?

Un fuerte revuelo causó la noticia de que la boxeadora "Crespita" Rodríguez estuvo detenida en una cárcel boliviana por tráfico de drogas. Esta situación genera un impacto en la reputación e imagen de ...
+VER MÁS
#Medios

Comunicación en tiempos de crisis: tirar la toalla o vencer por KO

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)

Cuando nos disponemos a abrir espacios a jóvenes en el mundo del trabajo, lo debemos hacer con la base de derechos ya ganados. Ese es el piso mínimo desde el cual nos posicionaremos.
+VER MÁS
#Trabajo

Estatuto Laboral para Jóvenes: ¿Flexibilidad laboral o precarización?