#Ciencia

Nuevo Consejo Nacional de Innovación: hecha la ley, hecha la trampa

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

A pocos meses de que acabe el actual período de gobierno del presidente Sebastián Piñera, se dio a conocer el nombramiento de los nuevos integrantes del renovado “Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación para el Desarrollo”, el cual nació por allá por mediados de la década anterior bajo el nombre de “Consejo Nacional de Innovación para la Competitividad” (o “CNIC”, en su forma abreviada).


Es urgente dotar a este organismo de mayores niveles de participación e inclusión, un atributo que no se logra de forma adecuada con el actual nombramiento, amenazando de este modo el quehacer futuro del nuevo consejo».

Demás está decir que la labor de este consejo, como órgano de alto nivel y encargado de proponer estrategias en materia de investigación, ciencia y conocimiento, es de gran relevancia. Un país necesita estrategias en este ámbito, con mirada de largo plazo. Sin embargo, resulta evidente, a partir del escaso crecimiento que ha tenido la ciencia desde la creación del CNIC el año 2005 (aunque en especial en la última década), que su labor no ha tenido el impacto esperado. Si bien los distintos gobiernos han seguido a grandes rasgos sus respectivas “estrategias”, estas han carecido de la ambición y alcance necesarios. 

Es por ello que cuando se discutió la ley que crearía la nueva institucionalidad para la ciencia en el país, se propusieron cambios que permitirían al Consejo de Innovación (en ese entonces bajo la sigla “CNID”) funcionar de mejor forma, por ejemplo dotándolo de mayor participación y representatividad, con el fin de lograr una mayor capacidad de alcanzar consensos y legitimidad, en especial para evitar el problema de la falta de una mirada de largo plazo. En este sentido, una de las propuestas fue la renovación del consejo por “parcialidades”, lo que contribuiría (al menos en teoría) a sostener una mirada de largo plazo. Esta idea, en efecto, fue incluida en la Ley 21.105.

Sin embargo, la legitimidad y capacidad de alcanzar consensos se logra también con una adecuada representación y participación de diversos actores en el quehacer del organismo. En consecuencia, un punto que fue discutido durante la socialización del proyecto de ley fue, precisamente, la necesidad de mejorar la representatividad del consejo. Históricamente, el CNID ha sido un órgano hermético en su quehacer, en el cual solo una reducida élite ha tenido la oportunidad de participar, y de escasa renovación.

Por ende, durante la preparación del proyecto de ley se incluyó una nueva redacción para establecer la nueva composición del consejo. Especial atención se puso en la costumbre de nombrar solo a personas con destacada “trayectoria”, lo que en la práctica se suele traducir en la exclusión de personas jóvenes y, por ende, de temas de gran relevancia pero que no concitan el interés de los investigadores y expertos “senior”. Para evitar este problema, se empleó la palabra “labor” en lugar de “trayectoria” en el proyecto de ley (el Artículo Nº19 de la Ley 21.105, referente a la composición de este consejo, emplea los conceptos de “reconocido desempeño”, “destacada labor”, “adecuada representación”, y “diversidad de disciplinas, enfoques y competencias”).

Sin embargo, si bien se especificaron ciertas consideraciones (como el balance regional y de género) respecto a la composición del organismo, se evitó especificar además una consideración similar de carácter “generacional”, quizás debido a un exceso de confianza en que la autoridad sabría interpretar con justicia y sabiduría el concepto de “destacada labor”. La ventaja de este tipo de redacción sería que se otorga el necesario espacio al Presidente de la República (quien define a los miembros del Consejo) para que ejerza su criterio, algo muy relevante en un país de marcado carácter presidencialista. Sin embargo, la desventaja de esta redacción es, precisamente, que se da demasiado espacio a la autoridad de turno, quien puede interpretar la redacción de la forma en que lo estime conveniente.

Es así como hemos podido comprobar que, tal como reza el popular refrán, “hecha la ley, hecha la trampa”: en este primer nombramiento, volvemos a ver un predominio de nombres ya conocidos, que pertenecen a lo que ciertamente podríamos denominar “élite” académica y científica, manteniendo de este modo un Consejo que carece de la suficiente “diversidad de enfoques”. Esto es especialmente cierto al constatar que, pese a la existencia de una serie de organizaciones de investigadores jóvenes que por años han relevado problemas importantes que afectan a la ciencia, no se han considerado nombres pertenecientes a dichas organizaciones para pertenecer al consejo. Por otro lado, miembros de la directiva de la Asociación de Investigadores en Artes y Humanidades, han alertado en redes sociales por la ausencia de consejeros pertenecientes a dichas disciplinas (por ejemplo, aquí y aquí).

Desde luego, lo anterior no significa que quienes fueron nombrados mediante el Decreto Supremo 14 carezcan de los méritos para pertenecer al consejo. Tampoco esto significa que consejeros que han pertenecido históricamente al organismo no deban ser “reelegidos” (algo que puede ser positivo, pues se asegura un “traspaso” de prácticas y visiones, aunque esa labor bien la puede cumplir la secretaría técnica del consejo). Sin embargo, es necesario recordar que es urgente dotar a este organismo de mayores niveles de participación e inclusión, un atributo que no se logra de forma adecuada con el actual nombramiento, amenazando de este modo el quehacer futuro del nuevo consejo.

Lamentablemente, la exclusión de nombres jóvenes del mundo de la ciencia ha sido la tónica durante la administración del actual Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación. Sin embargo, este episodio en particular plantea además retos interesantes, pues demuestra la tensión existente entre un adecuado “espacio de maniobra” para la autoridad versus la necesidad de procurar, mediante la redacción de las leyes, la adopción de mejores prácticas incluso a costa de limitar dicho espacio, una tensión que probablemente surja en el marco del proceso constituyente.

TAGS: #CienciaInnovación #MinisterioCienciaTecnologíaConocimientoInnovación Consejo Nacional de Innovación Politica y Ciencia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

La aurora de Chile, constituye un hito trascendental de nuestra historia, ya que sintetiza de manera notable el espíritu de José Miguel Carrera, quien, desde el primer instante, impulsa la idea de consegu ...
+VER MÁS
#Cultura

José Miguel Carrera y la Aurora de Chile

Que no exista un órgano responsable de la revisión del estudio de riesgo por amenaza de incendio no puede servir como excusa para no hacerlo porque eso implica una "interpretación" que deja sin aplicaci? ...
+VER MÁS
#Ciudad

Incendios: Las intrucciones del Minvu son desobedecidas

El crecimiento del gasto militar, en un mundo en creciente conflicto, es un riesgo que nuestros países y las organizaciones internacionales no pueden aceptar (..) explicarlo diciendo que ello se requiere p ...
+VER MÁS
#Política

Preparados para la guerra

Que los acontecimientos de las últimas semanas, hagan reflexionar a la oposición conservadora, la reconstrucción del sector afectado por los incendios, dar curso a la reforma de pensiones, de salud y al ...
+VER MÁS
#Sociedad

La patria está mirando

Popular

El bloqueo permanente y sistemático a los proyectos de ley que el Ejecutivo envía al Congreso, la pelea chica y el sinsentido para el resto del país (...) acumula más problemas y contradicciones que el ...
+VER MÁS
#Política

Apuntes para un mejor país

Se da el absurdo que a pesar de mostrar evidencias irrefutables de lo erróneas que son las creencias conspirativas, se tiene exactamente el efecto contrario, es decir, quienes creen en ellas reafirmaran su ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Incendios forestales y negacionistas climáticos

1 Pues, ¿hemos requerido de un Heidegger para esta constatación: “se cae en la cuenta de que Aristóteles habla hoy, de que la propia conceptualidad actual está imbuida de jerga aristotéli ...
+VER MÁS
#Cultura

Modos "difíciles” del filosofar: artificio y simplicidad. Más Aristóteles

Esto es lo que vale la pena recordar, el hombre no fue un santo, al igual que la mayoría de nosotros. Pero no tenía que serlo, tenía que servir al pueblo de Chile, según su mejor saber, de acuerdo a su ...
+VER MÁS
#Política

Chile despide a Piñera