#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La controversia en torno a la licitación del litio, que se ha tomado la agenda en días recientes, se presta para múltiples análisis. Uno de los más evidentes se refiere a la posibilidad de que el país haga un uso diferente de este recurso, por ejemplo buscando un proceso de industrialización o de adición de valor mediante la elaboración de productos con mayores niveles de sofisticación. Esto nos devuelve a un problema que aqueja a nuestro país desde hace décadas: nuestro entrampamiento en un modelo de desarrollo que muestra escasa dependencia (o necesidad) de la investigación científica y la innovación


En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico

En este contexto cobra relevancia la actual discusión constituyente. Cabe recordar que la Constitución vigente incluye una mención más bien vaga para la investigación, en la que el Estado se limita solo a “estimular”. En consecuencia, el Estado históricamente ha jugado un papel más bien pasivo, en donde provee escasos aportes basados en un modelo hipercompetitivo, y siendo incapaz de estimular al sector privado para realizar un aporte propio que sea significativo. Se podrá argumentar que el Estado ya tiene un papel mayor en el gasto en I+D en el país y que además ha hecho lo posible por incentivar al sector privado en este ámbito; sin embargo, cabe recordar que solo en años recientes se ha creado una institucionalidad pública de alto rango para este fin, y que recién contamos con una política nacional en esta materia, lo que comprueba el papel más bien pasivo que el Estado históricamente ha mantenido en lo referente a la investigación científica. En definitiva, una mención genérica sobre “estimular” en la Constitución y la eventual interpretación de pactos y tratados internacionales no son suficientes para garantizar el pleno desarrollo de la ciencia.

Nuestra mención constitucional referente a un “estímulo” no va acompañada de definiciones más sustantivas. Por ejemplo, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales, y Culturales reconoce un derecho a la ciencia que implica, como mínimo, tres dimensiones: 1) el derecho a participar del progreso científico; 2) la libertad de investigación; y 3) el derecho a acceder a los beneficios del conocimiento científico. De estas dimensiones, la más controversial parece ser la del derecho a la ciencia. Una reciente “Observación General” del Consejo Económico y Social de la Organización de Naciones Unidas ha buscado reducir el espacio para las interpretaciones en este ámbito, y ha definido con mayor precisión el contenido de estas dimensiones. En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico. Finalmente, cabe agregar que algunas constituciones consagran además un objetivo “macro” para sus políticas científicas, como por ejemplo la de promover el bien común o el interés general (en semanas recientes, una reforma constitucional incluyó un inciso similar en el caso de nuestra Constitución). 

La pregunta que surge entonces es la siguiente: ¿es necesario asignar explícitamente al Estado un rol en materia de fomento científico en una nueva Constitución? Para responder esta pregunta, debemos regresar a las discusiones sobre políticas científicas que se han dado en años recientes no solo en Chile, sino que también a nivel global. Si bien es cierto que en muchos países el sector privado juega un papel preponderante en materia de gasto en I+D, esto no implica que las garantías antes señaladas (derecho a la ciencia; libertad de investigación; acceso a los beneficios del conocimiento y protección ante su uso indebido) puedan ser satisfechas por este sector. En primer lugar, el sector privado no necesariamente financiará investigación en los niveles necesarios, y en ningún caso en todas las áreas del saber, afectando la “libertad de investigación”. Segundo, el sector privado puede realizar investigación solo para los fines que estime conveniente, por lo cual tampoco se asegura que se cumpla el “derecho a participar del progreso científico”. Finalmente, incluso ante un sector privado que actúe con prudencia, necesitamos una institucionalidad pública que cautele el uso adecuado del conocimiento, el acceso a este, y proteja a la ciudadanía ante sus usos indebidos.

En consecuencia, necesitamos un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución, que cumpla varios propósitos. Más que posibilitar que Chile se industrialice en torno a los recursos naturales o que supere el modelo extractivista (estas son definiciones políticas, legítimas por supuesto, pero que bien podrían cambiar en el futuro), la nueva Constitución debería garantizar este piso mínimo compuesto por la tríada “derecho a la ciencia/libertad de investigación/usos del conocimientos”. Ahora bien, estas tres dimensiones se entrelazan e invitan a discusiones más profundas. Por ejemplo, el derecho a la ciencia y la libertad de investigación son relevantes por varias razones. En primer lugar, reconocen que la investigación científica tiene un valor en sí misma, como expresión cultural de las naciones (este concepto ha sido extendido por Collins y Evans en su libro “Por qué las democracias necesitan la ciencia”). En otras palabras, el valor de la investigación no se limita en ningún caso a su aporte en la dimensión productiva. La libertad de investigación, a su vez, se ha asociado a la “freedom of inquiry” (traducida a menudo como “libertad de indagación” o de “investigación”), relacionada en la literatura con la libertad de expresión. Pero además la libertad de investigación protege a la ciencia de interferencias políticas indebidas, como podría serlo la negativa de un gobierno determinado a financiar la investigación medioambiental. En este sentido, la libertad de investigación también se relaciona con el uso apropiado de los conocimientos, sobre todo en cuanto al empleo del conocimiento en la elaboración de políticas públicas, un tema de enorme trascendencia en los tiempos actuales en que el negacionismo científico ha permeado en tantos movimientos políticos a nivel mundial.

La Comisión de Sistemas de Conocimientos, Culturas, Ciencia, Tecnología, Artes y Patrimonios presentó hace algunas semanas una iniciativa de norma de gran valor por su amplitud y por extender estos conceptos más allá de la ciencia misma, una decisión que se agradece pues reconoce e incorpora otros sistemas de conocimientos. Sin embargo, es necesario discutir cómo asignar al Estado una responsabilidad explícita, para evitar reiterar el error de una Constitución en la que el Estado solo “estimule”. Las menciones constitucionales de España y Grecia (que cito en un libro que trata sobre la ciencia y la Constitución), entregan una buena guía para el camino que quizás debiese seguir nuestra futura carta fundamental.

TAGS: #CienciaInnovación #ConocimientoCientífico #NuevaConstitución Derecho a la ciencia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Las  primeras naciones  de pueblos  originarios  han construido espacios  y  levantado  su  voz para   ser  reconocidos en  una  nueva  Constitución  democrática para Chile, demanda legíti ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Primeras naciones en un Estado Plurinacional

Las  primeras naciones  de pueblos  originarios  han construido espacios  y  levantado  su  voz para   ser  reconocidos en  una  nueva  Constitución  democrática para Chile, demanda legítima  y  de  una  mirada  de  desarrollo  de  un  país

Resulta muy extraño considerar que así como se invirtió  mucho tiempo y muchos millones en una nueva Constitución, no se trabajara, de una vez por todas, en diseñar una: “Estrategia para el Desarrol ...
+VER MÁS
#Política

¿Constitución, sustitución o desarrollo con una estrategia país?

Resulta muy extraño considerar que así como se invirtió  mucho tiempo y muchos millones en una nueva Constitución, no se trabajara, de una vez por todas, en diseñar una: “Estrategia para el Desarrollo de Chile”

Hay muchas más normas, y quien se interese puede explorarlas en el texto oficial; pero para mí está claro que esta Constitución es un texto de avanzada que representa muchísimo trabajo y dedicación, y ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Las razones ecológicas para votar Apruebo

Hay muchas más normas, y quien se interese puede explorarlas en el texto oficial; pero para mí está claro que esta Constitución es un texto de avanzada que representa muchísimo trabajo y dedicación, y muchísima generosidad y empatía para todos quienes habitamos este país

Los conceptos de Estado-nación y de Estado-plurinacional son construcciones de épocas diversas y con orígenes igualmente diferentes. El primer concepto tiene un origen europeo y moderno, el segundo surge ...
+VER MÁS
#Sociedad

Reflexión sobre conceptos de Estado-nación y la plurinacionalidad

Los conceptos de Estado-nación y de Estado-plurinacional son construcciones de épocas diversas y con orígenes igualmente diferentes. El primer concepto tiene un origen europeo y moderno, el segundo surge en Sudamérica y es posmoderna

Nuevos

Este miércoles 17 de agosto, la Pontificia Universidad Católica de Chile realizará una videoconferencia con el Presidente de Ucrania Volodímir Zelenski.
+VER MÁS
#Internacional

La Guerra en Ucrania y la Universidad Católica de Chile

Las  primeras naciones  de pueblos  originarios  han construido espacios  y  levantado  su  voz para   ser  reconocidos en  una  nueva  Constitución  democrática para Chile, demanda legíti ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Primeras naciones en un Estado Plurinacional

Se expondrán las contribuciones teóricas procedentes del “derecho de gentes” postulado por John Rawls y las transformaciones más ambiciosas de Luigi Ferrajoli y Jürgen Habermas sobre un constitucion ...
+VER MÁS
#Política

John Rawls: el nuevo derecho de gentes como utopía realista

Durante décadas las autoridades competentes de todos los colores políticos miraron para el lado y permitieron irresponsablemente el auge de las parcelaciones de agrado con fines habitacionales, que produc ...
+VER MÁS
#Ciudad

¡Muy bien Esteban Valenzuela y Carlos Montes!

Popular

Resulta muy extraño considerar que así como se invirtió  mucho tiempo y muchos millones en una nueva Constitución, no se trabajara, de una vez por todas, en diseñar una: “Estrategia para el Desarrol ...
+VER MÁS
#Política

¿Constitución, sustitución o desarrollo con una estrategia país?

Ya no se trata de una reforma de la reforma, si no que el Servicio Nacional de Salud, al representar el financiamiento más equitativo posible, sería más justo en la fuente de recursos y en sus resultados ...
+VER MÁS
#Salud

La urgente necesidad de refundar el Sistema de Salud en Chile

Cuestiones como la sucedida, independientemente de las verdaderas razones, deben evitarse, más aún en momentos de tanta complejidad. Las decisiones comunicacionales deben tomarse de manera fundamentada y ...
+VER MÁS
#Medios

El error de convertir a Matías del Río en un mártir

Lo que la hace vanguardista a nivel global, es que por vez primera se incluye: el cuidado irrestricto del ecosistema como un derecho humano; otorga derechos plenos a los animales proclamándolos individuos ...
+VER MÁS
#Política

Representación del Apruebo y del Rechazo