#Política

Moderación y principios en el debate liberal

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En el último tiempo hemos presenciado un progresivo enrarecimiento del ambiente político nacional. Ante el desprestigio de la clase política y el auge de los movimientos sociales, la respuesta, desde diversos sectores políticos, pareciera ser la radicalización y el levantamiento de banderas impensadas hasta hace pocos años atrás.

Si bien dentro de la izquierda siempre han existido posturas más o menos extremas, llama la atención un cierto renacimiento de una postura principista dentro de la derecha  chilena. Después de varios años en que ese sector político debió transar en un sinfín de reformas, pareciera que hoy algunos sectores de ella buscasen recuperar terreno perdido desde una defensa irrestricta de las reformas económicas del régimen militar, llegando en ocasiones a acercarse a los valores del pensamiento paleo libertario norteamericano y a ciertas posturas heterodoxas dentro de la economía,  como las de la escuela austríaca.

Esta radicalización de posturas ignora que, entre el blanco y el negro, hay infinidad de matices que dan vida a la democracia y que, lejos de representar una amenaza al actual modelo económico de mercado, pueden convertirse en sus mayores defensas.

Ejemplo de lo anterior es cómo la licitación de carteras de afiliados de AFP trajo consigo una drástica caída en los costos de nuestro sistema de pensiones, o cómo la instauración del sistema “el que llama paga” en telefonía celular a finales de los 90’ potenció en gran medida el crecimiento de ese mercado durante los años siguientes. En ambos casos la regulación estatal fue resistida inicialmente por sectores conservadores, pero al final del día ambas reformas se tradujeron en poderosos incentivos para la competencia, con importantes beneficios para la ciudadanía.

Hay diversas áreas sensibles de la economía en donde se pueden –y se deben- realizar reformas en busca de una mayor justicia y que no implican dar por acabado el rol privado en la economía o seguridad social. Alinear incentivos y regular terrenos donde las fallas de mercado perjudican a la población, lejos de ser un atentado contra la libertad, probablemente termine siendo la únicas forma de proteger nuestras instituciones económicas liberales de la reciente oleada de críticas por sus problemas. Si estas no cambian desde dentro del mundo liberal, probablemente  otros las vengan a cambiar desde fuera, con resultados mucho menos atractivos para todos y, especialmente, para quienes creemos en el rol de la iniciativa privada en las políticas públicas.

La lógica del blanco y negro, libertarios contra estatistas o como se quiera enunciar la disyuntiva, puede ser interesante para ciertos debates académicos, pero ciertamente están poco conectados con una realidad que no funciona como en los libros. En este tipo de discusiones, es interesante rescatar al gran economista Wilhelm Röpke, quien pese a ser un genuino liberal vinculado a la escuela  austríaca y que llegó a ser presidente de la Mont Pelerin Society (igual que Hayek y Friedman), no dudaba en señalar que “la propiedad privada degenera en plutocracia, la autoridad en esclavitud y opresión, la democracia en capricho y demagogia. Cualesquiera que sean las orientaciones o corrientes políticas que quieran ponerse como ejemplo, todas ellas se cavan su propia tumba si se consideran a sí mismas como valores absolutos y no respetan sus propios límites”.

En estos tiempos de debate enrarecido y cierto grado de rescate de principios ideológicos, es bueno recordar que ser fiel a ciertos principios no es lo mismo que defender principios radicales. Esto que –pese a cierto retroceso en el último tiempo- lo comprendió bien la centroizquierda chilena durante su fase de renovación ideológica, sería muy recomendable que también lo entendiesen ciertos sectores conservadores que aún buscan anclarse a posturas ortodoxas, particularmente en materia económica. Al final, la moderación ideológica no es sinónimo de debilidad ni falta de principios; por el contrario, suele ser la mejor forma de defender ideas en democracia y, más importante aún, de cuidar de la democracia misma.

——-

Foto: Truthout.org / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Ciudad Liberal » Moderación y principios en el debate liberal

19 de febrero

[…] por pparedes el February 19, 2013. Posteado en Agora Originalmente publicado en El Quinto Poder En el último tiempo hemos presenciado un progresivo enrarecimiento del ambiente político […]

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Porqué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Mientras una persona más conocimiento de sí mismo y del mundo que lo rodea obtenga, menos espacio para el dogmatismo religioso va a tener disponible.
+VER MÁS
#Religión

El fenómeno de las religiones en el mundo actual

Popular

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

El trabajador, aparte de no leer ni siquiera Condorito en su somnolencia transantiaguina, constata como día a día su patrón ingresa desde paltas del supermercado a autos 0kms.
+VER MÁS
#Política

Saber hacerla

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera