#Política

Eurocomunismo y Sudacacomunismo II

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El “Sudacacomunismo” refiere no sólo a un mínimo de capacidad de reírse de sí mismo sino que a establecer un contraste con aquellas experiencias desde antes de la caída del Muro, ver las debilidades y fallas del sistema. Si bien experiencias como la Primavera de Praga, la UP y otras influyeron en ella, no son su única causa explicativa.

Me ha parecido de interés la columna publicada por el señor Alexis Cortés sobre un artículo mío aparecido en el diario El Mostrador.

Como una forma de continuar el debate me permitiré hacer algunas precisiones. Para eso, me remitiré a una columna anterior (“La hora comunista” aparecida en elquintopoder.cl y de modo más resumido en mi blog de La Tercera) en la cual establezco una triple distinción para comprender el “fenómeno comunista en el siglo XX”. Primero, el comunismo como la experiencia que hemos conocido de socialismos reales, los cuales tomaron la forma de un régimen totalitario (en el sentido mussoliniano del término). Segundo, el “comunismo” como un fenómeno de contracultura y de crítica social que se expresó en movimientos sociales, culturales y artísticos. Por último, el “comunismo” como algo distinto al marxismo (aclaración que va dirigida básicamente hacia cierta ignorancia de tipo reaccionaria).

En ese contexto, aseveré, el Partido Comunista de Chile (PCCh) se desenvolvió como un partido que efectivamente aceptó las reglas del juego democrático-liberal, aunque fue acrítico del modelo soviético. El problema está en que esa carencia de crítica se mantiene hasta hoy de modo radical.

Por ejemplo, son mayoritarios los ex partidos comunistas del mundo democrático que han efectuado una crítica hacia la experiencia vivida. No ha sido casual la pérdida en ellos del nombre “comunista”: es la constatación del fracaso de un modelo.

¿Significa el abandono de su pretensión de transformación social? No. Han tomado la forma de una nueva izquierda que se nutre de otras fuentes intelectuales como el marxismo crítico, el post-marxismo y el post-estructuralismo. Muchos de ellos se han acercado a corrientes del republicanismo de izquierda o de democracia radical donde la mirada ya no descansa en el Estado ni en la confianza hacia el partido sino que en recobrar para la ciudadanía la capacidad de ser soberana -societas civilis cum imperio- y, de esa forma, repensar la política y desafiar lo que es percibido como un estado liberal de “multitudes individuales” pero no de ciudadanos.

Para esa tarea, la de repensar el derecho para ver sus posibilidades más allá de la opción liberal, esa izquierda ha entendido la inutilidad de Lenin o Pashukanis. Son partidos postcomunistas. Esta es la única opción viable en democracia para un PC, conserve o no la denominación. Basta pensar en la praxis de un Bertinotti o Hue.

Por otro lado, el “Sudacacomunismo” refiere no sólo a un mínimo de capacidad de reírse de sí mismo sino que también a establecer un contraste con aquellas experiencias desde antes de la caída del Muro, ver las debilidades y fallas del sistema. Si bien la Primavera de Praga, la UP y otros hitos influyeron en ella, no son su única causa explicativa.

El lenguaje político de una sociedad muestra la herencia valórica que da forma a cómo se comprende la vida ciudadana. Esa circulación normativa simbólica no necesariamente se condice con la facticidad del poder y las relaciones económicas en un momento, pero refleja en parte la semántica del reconocimiento que anima a esa sociedad. En ese sentido, parece sostenible que la “tradición política italiana” jugó un papel que explica la evolución crítica del PCI. Por cierto, a la inversa, cabe recordar la frase de Marx sobre la cultura política rusa y lo que él califica como una falta de espíritu libertario en ella. ¿No jugó ese rasgo que describe Marx ningún papel en el desarrollo primero de Lenin y luego de la teoría soviética? ¿Cuánto había en ellas de Marx y cuánto de herencia cultural?

De igual forma se podría señalar que el PCCh, al aceptar el sistema político, se estaba desenvolviendo dentro de la tradición chilena de tipo institucional, que aun teniendo ciertos ribetes mitológicos existe en la realidad.

Por último, el tema Cuba y la admiración que sigue produciendo en nuestra izquierda. Ésta no se explica si no es por el fuerte antiamericanismo que siempre la ha animado. Desde un concepto de democracia como poder soberano o poder comitante, Cuba no califica como tal. Es un régimen mussoliniano en el sentido ya indicado.

El antiamericanismo ha sido tan potente que no ha permitido a la izquierda latinoamericana fijarse en la radicalidad de la experiencia de la nación del norte. Su revolución es un caso raro de “revolución democrática”. Es la última instancia de esas dimensiones donde el vocabulario político de libertad, que implicaba su ejercicio (lo que Pocock contrapone al lenguaje jurídico sobre la libertad), generó una realidad social, institucional y política. No es el caso de la francesa, ni de la rusa. Nada de eso se ha visto por la antipatía intrínseca que genera el “Tío Sam”. Está fuera de discusión que muchas de las políticas norteamericanas lo han fomentado, pero eso no agota la explicación de su origen.

Un comentario final, al margen. Aunque nos duela, todo el vocabulario y sistemas ideológicos que conocemos son euro-céntricos, incluidos el indigenismo e indianismo.

* Publicado originalmente en revista Red Seca

——

Foto: Karl Marx / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Eurocomunismo y Sudacacomunismo II | Desgobierno de Chile

09 de mayo

[…] Fuente: […]

Fernando Viveros Collyer

09 de mayo

estim Gonzalo,
copio esta frase tuya de “Eurocomunismo y.Sudakacomunismo” :
” Muchos de ellos se han acercado a corrientes del republicanismo de izquierda o de democracia radical donde la mirada ya no descansa en el Estado ni en la confianza hacia el partido sino que en recobrar para la ciudadanía la capacidad de ser soberana -societas civilis cum imperio- y, de esa forma, repensar la política y desafiar lo que es percibido como un estado liberal de “multitudes individuales” pero no de ciudadanos”

y a ella asocio este esfuerzo mío:

http://elquintopoder.cl/politica/la-greda-y-la-formacion-de-ciudadania/
http://elquintopoder.cl/politica/la-ideologia-y-la-solidaridad-ciudadana/

me parece clave tu relación entre tradiciones culturales
y formas de las instituciones políticas “reales”
en cada país y localidad
–¿cuáles serán, no en este Chile nacional,
sino en los Chiles regionales y localizados que hoy brotan?
abrazo, f

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La propuesta de un mecanismo de justicia transicional es la genuina alternativa a la propuesta de "Paz para la Araucanía" que recoge el Plan Araucanía del gobierno, la cual reitera las propuest ...
+VER MÁS
#Política

Justicia transicional sin mano dura en Araucanía: la solución política

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje