#Educación

Otra perspectiva para la educación pública de mercado

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En Chile la mayoría de la gente no puede elegir donde estudiarán sus hijos por falta de recursos o por falta de buenas opciones.

Asumiendo que en Chile la educación pública es parte de la oferta educativa del mercado, asumiendo también que ésta no es gratuita, que es pagada por todos a través de los impuestos, analicemos qué pasa con las variable precio- calidad, reconociendo que este producto, nos guste o no, igual lo estamos comprando.
En términos globales la situación es clara:

1. El precio es bajo, si se compara la subvención del Estado por alumno con los valores que cobran  los colegios particulares pagados. Pasa lo mismo si se compara el monto que invierte el país en educación con lo que invierten países de la OCDE en sus sistemas educativos.

2. La calidad es baja, considerando los resultados de sus estudiantes frente a pruebas nacionales e internacionales.

3. La calidad es similar a la oferta del mercado, asumiendo que es el capital cultural de los alumnos el factor que podría determinar la diferencia de resultados entre escuelas públicas con colegios privados (Este es un punto que puede ser discutible y que queda abierto al debate)

De esta manera se podría concluir que:
A.      La inversión es razonable ya que el gasto por alumno es bajo, pero es similar al gasto de otros establecimientos de baja calidad.

B.      La inversión es baja, siendo esto una oportunidad, ya que la calidad educativa de establecimientos públicos es similar a la calidad de colegios privados con mejores resultados, atribuyendo a factores extraescolares (nivel socioeconómico familiar y capital cultural de sus educando) la diferencia de resultados.

C.      A y B.

Al respecto, si bien se puede justificar la opción bajo costo / baja calidad, este argumento sólo es válido cuando la persona que recibe el producto puede decidir si lo quiere o si prefiere cambiarlo por algo mejor, asumiendo los costos de su opción. El caso es que éste no es el caso. En Chile la mayoría de la gente no puede elegir donde estudiarán sus hijos por falta de recursos o por falta de buenas opciones.

Además, la educación no es cualquier producto ya que, cuando es de mala calidad, no se puede llegar y cambiar, ni menos se puede pedir la devolución del dinero. Cuando se elige una escuela o colegio, se juega una opción por lo menos por un año completo, y si bien al año siguiente se puede elegir otro establecimiento, el tiempo invertido no se puede recuperar.

Por otro lado, si bien es posible asumir que la educación pública es barata, argumentando que la calidad de ésta es similar a la calidad de escuelas particulares y que las diferencias de resultados está relacionado con las oportunidades que reciben los niños en sus casas, esto deja de ser cierto cuando vivimos en un sistema segregado donde la elección de un establecimiento conlleva la elección de una red de contactos que, al menos en este país, puede ser más relevante que el conocimiento a la hora de buscar trabajo.

En síntesis, la educación pública chilena es barata, siendo esto una gran desventaja para quien no puede elegir porque no puede pagar.

Es justamente esta obviedad lo que hay que cambiar. Nada se saca con subir el aporte del Estado si esto se hace después de que han subido los precios del mercado.

Conclusión: o se duplica el aporte del estado o se regula el mercado de colegios privados (o las dos).

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
pilar valenzuela

25 de junio

me parece muy interesante la mirada propuesta por felipe del real. agradezco que personas como el nos sigan ayudando a abrir los ojos y mirar, esta herida nacional que es la educacion, con profundidad. gracias felipe del real.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La jueza Mónica Jeldres advirtió que "no se debe relativizar la protección de la infancia", cuando el Estado asigna recursos, cobertura y legislación en la Protección de la niñez.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El defensor que no será defensor

No es difícil soñar e imaginar durante el siglo XXI, ver crecer la ciudad eléctrica, eólico-fotovoltaica más grande de América, una ciudad para vivir sin un horrible puerto de carga al frente, con la ...
+VER MÁS
#Sociedad

Soñando Valparaíso, la ciudad eléctrica

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Entendemos que el derecho a la libre determinación es un derecho imperativo, por lo que no sería entendible su negación, entendiendo que los pueblos indígenas en su conjunto han debatido y apuntado a in ...
+VER MÁS
#Política

Kizugünewtun: Derecho a la libre determinación

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

Uno de los pilares y principios en que se basa la mediación en salud, es efectivamente a imponer mesuradamente en la sociedad Chilena un cambio de razonamiento y de búsqueda a sus problemas, y así desjud ...
+VER MÁS
#Justicia

Un cáncer llamado negligencia médica