#Todos somos ciudadanos

Yo, el Negro Matapacos, Q.E.P. (NO) D., declaro

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Estaba en estado total de muerto, que es una forma de estar, como cualquiera otra.

Ya estaba de acuerdo ser un perro muerto. Un perro que vivió siempre en la calle; sin raza, es decir, con varias, que es mejor que ser sólo de una. “multicultural”, como dicen los humanos.

Pero escucho gritos multitudinarios que reconozco como míos cuando era un perro en estado total de vivo. Y no pude más que revivir. Es decir, mirar y apoyar y solidarizar, cómo fui cuando fui un perro en estado total de vivo.

Y veo de nuevo la multitud en la que fue mi casa: la Alameda llena de lado a lado y de largo a largo. Un millón y medio de almas pidiendo lo mismo que están demandando ya no sé cuánto tiempo. ¿Tanto tiempo y aún nadie responde?


Verán ustedes: soy un perro de la calle y la calle fue mi casa. Y a ella llega siempre la muchedumbre a pedir que se reparta lo que se retiene en tan pocas manos. Yo, como perro solidario que he sido siempre, los he dejado, encantado, ocupar mi casa que es la calle, mi territorio.

Demoledor. Que nadie responda al grito colectivo multitudinario.

Demoledor por varias razones, la primera primerísima: porque lo que están pidiendo hace años es “repartir la torta”, diciéndolo en figurativo. Repartir lo que un grupito del 1,05 por ciento retiene. Repartir lo que retiene ese grupillo que se lleva ―dicen― más del 50 por ciento de las ganancias totales del país.

Una vergüenza. Digo yo como perro de la calle que sabe de la condición humana. Para qué quieren tanto de tantísimo. Acaparan la vergüenza, únicamente.

Verán ustedes: soy un perro de la calle y la calle fue mi casa. Y a ella llega siempre la muchedumbre a pedir que se reparta lo que se retiene en tan pocas manos. Yo, como perro solidario que he sido siempre, los he dejado, encantado, ocupar mi casa que es la calle, mi territorio.

Y defiendo a la multitud porque no piden nada de más. Sólo lo que les pertenece porque producen esa riqueza junto, por cierto, a ese grupito del 1,05 por ciento,

Y siempre volvió la multitud multitudinaria a pedir lo que para mí, perro de mundo de la calle, es una verdad de Perogrullo: algo tan evidente como pedir repartir la torta, pero que ese grupito pequeñito criminaliza. Y sólo reprime y más reprime para reprimir una perogrullada.

En sus enfrentamientos con los pacos, yo los he defendido. Y los defenderé siempre aunque por siempre esté Q.E.P. (NO) D. Sin esta multitud no se habría producido la torta. Por eso no se pueden adueñar casi por completo de ella un grupito tan reducido.

Y estoy en estado de vivo porque me convirtieron, sin yo proponérmelo, en una suerte de héroe de la solidaridad con esa multitudinaria muchedumbre de humillados y discriminados. Combatimos contra los pobres pacos que los mandan a reprimir porque no pueden soportar que la multitud pida lo que le corresponde.

Pero los pobres pacos son tan  desposeídos como los más, sólo que tenían que poner la cara de la represión. Y lo hacen muy bien. Es decir, muy mal: han cruzado todas las líneas rojas que son la violación de los derechos humanos. Y pagan los pobres pacos y no los que los mandan que están siempre reunidos para crear nuevas estratagemas represivas para poder continuar comiéndose la torta completa.

Muerto, también, se está tan bien. Sólo que no puedo dejar de estar con mi gente. Son los desposeídos de lo que les corresponde; no piden nada de más. Sólo lo que les pertenece. Ni más ni menos.

Es mi familia y le tengo un cariño entrañable. Son tantos millones de desamparados frente a unos pocos amparados que amparan la acumulación de la riqueza que también es la de los desamparados que son la absoluta mayoría.

Es tan obvio como lo fue el profeta Pedro Grullo “que a la mano cerrada la llamaba puño”. Porque puño es. Y así estamos ahora, en medio de lo que han denominado “estallido social”.

Con el puño cerrado, y abierto, y en signo de victoria; sin partidos políticos ni Congreso ni Gobierno  ni líderes. Huérfanos de todo.

Los desamparados de lo que les corresponde ya cansados de tanta humillación, quieren la dignidad social que se la han robado. No piden nada extraordinario.

Acaparar la dignidad social sólo por el 1,05 por ciento es una indignidad contra el 98,95 por ciento de la humanidad. El 1,05 por ciento tiene la dignidad social secuestrada.

Lo digo yo que soy un perro de la calle y porque la multitud  me ha otorgado la dignidad y el honor de curar un poco su total orfandad. El estallido social está lleno de orfandad. Sólo orfandad sola. La orfandad se las curo yo. Un perro de la calle que estaré siempre con los vulnerables de Chile. El país del fin del mundo, dicen.

Yo digo que Chile está al principio del mundo. Si empezamos por el final del mundo hacia adelante, entonces tendremos a Chile como el principio del mundo.

Cómo debiera ser la dignidad social para todos los habitantes de país del principio del mundo: un principio y derecho inalienables. Y la orfandad será sólo un recuerdo triste cuando la torta se reparta como Dios manda. Y ya no será necesaria tanta represión por reclamar lo justo.

Porque esta multitud tan llena de humillaciones que sólo tiene sus brazos y sus manos para sobrevivir a esto que llamamos vivir, sólo quiere vivirla dignificando su vivir.

Yo, el perro Negro Matapacos Q.E.P.(NO) D. declaro que la muchedumbre multitudinaria de vulnerados exige una dignidad social e individual llena de futuro.

Si no, no vale la pena vivir esto que llamamos vida.

 

TAGS: #Dignidad #negromatapacos declaración

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Julian

04 de Febrero

Un “manifiesto”, que al final es optimista

Diego

04 de Febrero

los perros no hablan

04 de Febrero

Yo sí. Y sé escuchar. Y, además, comprender el dolor y la alegría humanas, quizás más que los propios humanos.

Angélica

06 de Febrero

Bravo Negro Vivasueños!

Tintín

07 de Febrero

Gracias Negro Matapacos! Si todos fuéramos como tú, el mundo sería otro mucho mejor.

Sonia

08 de Febrero

Este Manifiesto debería presentarse a ese 1% que tiene el poder. Que lo escriba este perro ícono es muy relevante de la situación política en Chile.
Te queremos Negro!

Sandra

11 de Febrero

Genial, q onda?
Genial ponerle voz al Negro. Deberían ponerlo más como portada.
Es un icono.
A falta de líderes, el Negro Matapacos nos
escribe nuestro Manifiesto. Genial.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Nuevos

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia