Contactar usuario

Usuario desde el 02 d agosto, 2011

Sara

Socióloga interesada en materias de seguridad

Contenidos Publicados

3 Columnas

El verdugo que anhela ser juez, una mirada desde la victimología

Durante las últimas semanas, la Comisión de Derechos Humanos fue la instancia que más solicitudes de audiencias recibió. En el marco de la polémica Almirante Arancibia durante las últimas semanas, han sido numerosas las personas que han manifestado frases tales como “que escuch ...

El nieto del Plan Z

Miles de familias han esperado por años una llamada, una noticia, a alguien que les dijera “hemos encontrado los restos de su familiar”. Comienzo con esta frase porque estos días a propósito de Felipe Cuevas, presidente de la juventud UDI, he escuchado y leído a varios y varias ...

Aborto inseguro nunca más

Hay algo que huele a queso. El Estado no puede ser quien controle nuestro cuerpo. Es que cuando hablamos de los derechos de las mujeres debemos hablar también de nuestro derecho a controlar nuestra sexualidad y fertilidad, así como el derecho a salud en nuestra calidad de humanas. En ...

Nuevo

Popular

Díaz Eterovic, nos presenta en la última entrega de Heredia, al detective idealista a su manera, irrespetuoso con el poder, pero descreído, ni las multitudes enfervorizadas por cambios sociales logran il ...
+VER MÁS
#Cultura

Imágenes de la muerte

Díaz Eterovic, nos presenta en la última entrega de Heredia, al detective idealista a su manera, irrespetuoso con el poder, pero descreído, ni las multitudes enfervorizadas por cambios sociales logran ilusionar al viejo sabueso

Incluso con este historial no se ha visto a medios como La Segunda, El Mercurio, La Tercera, Canal 13 o Biobío calificar tal designación como un error de la derecha o como un traspié, al menos o rasgar ...
+VER MÁS
#Política

Errores en política: un problema de mayorías

Incluso con este historial no se ha visto a medios como La Segunda, El Mercurio, La Tercera, Canal 13 o Biobío calificar tal designación como un error de la derecha o como un traspié, al menos o rasgar vestiduras con la defensa de la fe pública.