#Sociedad

Una cofradía llamada “Iglesia”

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El rol de esta cofradía, de una Iglesia que es una sola, más no meros intentos de disgregarse en congregaciones, aletarga el debate y nos muestran, una vez más, que en casos como el de John O'Reilly, permanece compacta y uniforme, sea por la declaración unánime de respaldo, o bien, por el silencio de los otros.

Al hablar de cofradía, la Real Academia de la Lengua Española dice que se trata de “congregación o hermandad que forman algunos devotos, con autorización competente, para ejercitarse en obras de piedad”. Así también, una cuarta acepción es “junta de ladrones o rufianes”. A la luz del caso de John O’Reilly, sacerdote católico, acusado de abusos sexuales a menores en el Colegio Cumbres, conspicuo establecimiento educacional ubicado en la zona oriente de Santiago, subyacen aquí diversas interrogantes, las cuales, más allá del caso judicial, apuntan al actuar, corporativo o no, voluntario o no, asociado al modo en que opera la Iglesia Católica, de sus vocerías, de esos ruidos y señales, casi imperceptibles, pero que van conformando un imaginario de que no sólo se está en presencia de una religión.

El pasado domingo 25 de agosto se publicó en dos diarios de circulación nacional una “Carta de Apoyo al Padre John O’Reilly”, firmada por más de mil personas, la que más allá de constituir una presión sobre el actuar de la justicia, indicaba otras cuestiones, las que ponen acento en esos “valores básicos del amor a Dios, a la Patria, al prójimo y a la Familia”, desde el sello del ex Capellán de los Legionarios de Cristo. Esta congregación, fundada por Marcial Maciel en 1941, no es ajena a acusaciones de este tipo, siendo el propio Maciel el autor de delitos de abuso sexual. Sin caer en la intriga, ni menos en la suspicacia, es posible dudar de las buenas intenciones de los firmantes, sea por la publicación de la carta previo a la audiencia de formalización, así como de la consideración de dichos valores, sea por su comprensión, pero por sobre todo por su quehacer, por las buenas obras.

Chile conoce sus acciones, su modus operandi, el cual ha puesto de manifiesto una defensa estricta e impositiva sobre esos valores para con toda la sociedad, sea en cuestiones como el divorcio, la píldora del día después, la educación sexual, el aborto y el matrimonio civil para personas del mismo sexo. Se han constituido como un grupo de presión, distinto a la Iglesia que los alberga, superándola, haciéndola parte de sus propios postulados en la mayoría de estos asuntos. Ante esto, pero también con la evidencia de los cambios que experimenta el país, de su avance paulatino hacia las libertades civiles, propiciando nuevas oportunidades de cohesión e integración social, el rol de esta cofradía, de una Iglesia que es una sola, más no meros intentos de disgregarse en congregaciones, aletarga el debate y nos muestran, una vez más, que en casos como el de John O’Reilly, permanece compacta y uniforme, sea por la declaración unánime de respaldo, o bien, por el silencio de los otros.

Quien ha brindado apoyo, sea moral como espiritual, a O’Reilly fue su par Raúl Hasbún, el mismo que defendiera a Cristián Precht ante la Congregación para la Doctrina de la Fe, instancia máxima de la Iglesia Católica para resolver la culpabilidad o inocencia de sus miembros ante casos de abuso sexual contra menores de edad. En sus escuetas declaraciones a la prensa, a propósito de la audiencia de formalización de O’Reilly, Hasbún indicó que confiaba en él dado su “amor a la iglesia y fidelidad al sacerdocio”. Esa frase provocó mis suspicacias, mi herejía, y el atrevimiento para indicar que esto ya no debe ser observado como una simple religión. Como usted prefiera, dicho colectivo puede ser una “hermandad”, o bien como “junta de rufianes”.

—————

Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

El costo asociado al consumo de carne animal es inmenso y es un valor que no va incluido en su precio y que hoy pagamos con el cambio climático.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Con sobrepoblación, consumir carne es un lujo demasiado costoso

El carabinero acusado del crimen del comunero Catrillanca ya no se presenta como Batman, ufano, adrenalínico y seguro como se le veía en aquel video de celular en plena detención. Ya no es el Caballero d ...
+VER MÁS
#Política

El desinformante

Solo me cabe certificarlo, Brasil es gobernado por un individuo ignorante y vulgar. Nada de la complejidad de la vida y de las problemáticas que enfrenta el mundo y su patria es del interés del actual pre ...
+VER MÁS
#Internacional

Bolsonaro y la irrupción del fascismo escatológico

Es necesario que los distintos actores del sistema asuman su responsabilidad con los cientos de niños bajo orden de búsqueda y recogimiento que son invisibles a la protección efectiva del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

La deuda de Chile con su infancia

Popular

En esta Dictadura digital moderna que China está construyendo, el destino de sus ciudadanos es regido por algoritmos computacionales desarrollados por la empresa Alibaba
+VER MÁS
#Sociedad

China en camino de hacer realidad 1984

Considerando que no hay un tratamiento farmacológico eficaz y dado que se trata de una enfermedad progresiva con distintas etapas y necesidades, surge la pregunta sobre los beneficios que la Ley debe incluir
+VER MÁS
#Salud

El ELA, tiene colores

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

Son estas señales -su forma de votar- las que los ciudadanos estamos observando atentamente de nuestras autoridades y legisladores
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a Alejandro Guillier, TPP-11