#Sociedad

Una cofradía llamada “Iglesia”

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El rol de esta cofradía, de una Iglesia que es una sola, más no meros intentos de disgregarse en congregaciones, aletarga el debate y nos muestran, una vez más, que en casos como el de John O'Reilly, permanece compacta y uniforme, sea por la declaración unánime de respaldo, o bien, por el silencio de los otros.

Al hablar de cofradía, la Real Academia de la Lengua Española dice que se trata de “congregación o hermandad que forman algunos devotos, con autorización competente, para ejercitarse en obras de piedad”. Así también, una cuarta acepción es “junta de ladrones o rufianes”. A la luz del caso de John O’Reilly, sacerdote católico, acusado de abusos sexuales a menores en el Colegio Cumbres, conspicuo establecimiento educacional ubicado en la zona oriente de Santiago, subyacen aquí diversas interrogantes, las cuales, más allá del caso judicial, apuntan al actuar, corporativo o no, voluntario o no, asociado al modo en que opera la Iglesia Católica, de sus vocerías, de esos ruidos y señales, casi imperceptibles, pero que van conformando un imaginario de que no sólo se está en presencia de una religión.

El pasado domingo 25 de agosto se publicó en dos diarios de circulación nacional una “Carta de Apoyo al Padre John O’Reilly”, firmada por más de mil personas, la que más allá de constituir una presión sobre el actuar de la justicia, indicaba otras cuestiones, las que ponen acento en esos “valores básicos del amor a Dios, a la Patria, al prójimo y a la Familia”, desde el sello del ex Capellán de los Legionarios de Cristo. Esta congregación, fundada por Marcial Maciel en 1941, no es ajena a acusaciones de este tipo, siendo el propio Maciel el autor de delitos de abuso sexual. Sin caer en la intriga, ni menos en la suspicacia, es posible dudar de las buenas intenciones de los firmantes, sea por la publicación de la carta previo a la audiencia de formalización, así como de la consideración de dichos valores, sea por su comprensión, pero por sobre todo por su quehacer, por las buenas obras.

Chile conoce sus acciones, su modus operandi, el cual ha puesto de manifiesto una defensa estricta e impositiva sobre esos valores para con toda la sociedad, sea en cuestiones como el divorcio, la píldora del día después, la educación sexual, el aborto y el matrimonio civil para personas del mismo sexo. Se han constituido como un grupo de presión, distinto a la Iglesia que los alberga, superándola, haciéndola parte de sus propios postulados en la mayoría de estos asuntos. Ante esto, pero también con la evidencia de los cambios que experimenta el país, de su avance paulatino hacia las libertades civiles, propiciando nuevas oportunidades de cohesión e integración social, el rol de esta cofradía, de una Iglesia que es una sola, más no meros intentos de disgregarse en congregaciones, aletarga el debate y nos muestran, una vez más, que en casos como el de John O’Reilly, permanece compacta y uniforme, sea por la declaración unánime de respaldo, o bien, por el silencio de los otros.

Quien ha brindado apoyo, sea moral como espiritual, a O’Reilly fue su par Raúl Hasbún, el mismo que defendiera a Cristián Precht ante la Congregación para la Doctrina de la Fe, instancia máxima de la Iglesia Católica para resolver la culpabilidad o inocencia de sus miembros ante casos de abuso sexual contra menores de edad. En sus escuetas declaraciones a la prensa, a propósito de la audiencia de formalización de O’Reilly, Hasbún indicó que confiaba en él dado su “amor a la iglesia y fidelidad al sacerdocio”. Esa frase provocó mis suspicacias, mi herejía, y el atrevimiento para indicar que esto ya no debe ser observado como una simple religión. Como usted prefiera, dicho colectivo puede ser una “hermandad”, o bien como “junta de rufianes”.

—————

Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President

Todos sabemos que las resoluciones del ente fiscalizador son vinculantes y es más, obligatorias, para los servicios de la administración del Estado y por ello esperaríamos que el Director de Obras inicie ...
+VER MÁS
#Ciudad

Alcaldesa Evelyn Matthei desobedece a la Contraloría