#Sociedad

No podemos olvidar: el cuidado y la protección de la niñez

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Estos días han sido de tragedia, indignación y duelo. El desfile mediático de explicaciones, evasivas y justificaciones, amparadas en los protocolos institucionales y en la reconstrucción unilateral de los hechos, ventilando la intimidad de la historia de una niña recientemente fallecida, revelan el rostro más desolador de nuestro sistema de protección de la infancia: la ilusión de que la burocratización de la protección de los niños y niñas de nuestro país es equivalente a un ejercicio social e institucional de cuidado ético basado en el respeto, la dignidad y la justicia.


El cuidado de los niños debe tener un sentido profundamente ético. Requiere de un interés por el otro, de un sentido de responsabilidad, del reconocimiento y respeto por el prójimo, de sus lazos e historia. No condenemos con nuestro olvido a que estos niños y niñas vivan sin historia, sin lazos, sin futuro.

Cuidar y garantizar los derechos de los niños de nuestro país es un horizonte al que sólo podemos llegar en la medida que tengamos el interés de hacer de esa tarea un proyecto social que transcienda los colores políticos, los intereses de un gobierno en particular, la programación de un servicio o la agenda política de un funcionario.

La historia nos entrega evidencia, con cientos de ejemplos desgarradores, que dejar en manos de las instituciones, privadas o públicas, el cuidado y la protección de los niños no es en modo alguno garantía de protección. Es por esa razón que toda descalificación gratuita dirigida a los referentes significativos de un niño representa la desmentida que la propia institucionalidad hace de su ineficiencia e incapacidad para realizar la tarea que se le ha encomendado.

Aunque cueste asumirlo, esta muerte no es una excepción. Es la dolorosa reiteración de los signos de la precariedad y la violencia con la que históricamente ha operado un sistema que en lugar de proteger tiende a vulnerar la vida de los niños y la de sus entornos de origen. De golpe, esta muerte nos recuerda la negación sistemática sobre esta realidad y que no existe una voluntad en nuestra sociedad para transformar de raíz este problema social.

No se puede poner en duda la fragilidad histórica del sistema de protección residencial chileno y la necesidad de generar acciones concretas que modifiquen, radicalmente, una institucionalidad que en lugar de proteger termina por dañar a los niños. Son innumerables las falencias, necesidades y carencias que recaen sobre un Servicio del Estado que no puede articular ni responder a una misión tan compleja. Sin embargo, nada de eso puede llevarnos a aceptar una respuesta institucional, que desde la indolencia, naturaliza formas de violencia hacia las niñas y niños, y que al mismo tiempo no es capaz de asumir con claridad  una mínima responsabilidad frente a lo sucedido.

Y si bien no se trata de buscar culpables a toda costa, esta situación nos debe llevar a una reflexión como sociedad sobre el sentido que tiene para cada uno de nosotros el cuidado y la protección de los derechos de los niños, en particular de aquellos más vulnerables. Conformarnos con el silencio o la espera, mientras se realizan los procedimientos formales para determinar que fue lo que generó el desenlace fatal, es ser cómplices de una dolorosa realidad que aqueja en la actualidad a miles de niños en nuestro país.

Chile requiere con urgencia un sistema de cuidados alternativos que trate con dignidad y justicia a los niños y sus familias. Sin una sociedad sensible, comprometida y responsable del cuidado del otro no es posible construir una institucionalidad que modifique el sistema residencial vigente que tiende a separar e internar niños y niñas en nombre de la protección de los derechos.

El cuidado de los niños debe tener un sentido profundamente ético. Requiere de un interés por el otro, de un sentido de responsabilidad, del reconocimiento y respeto por el prójimo, de sus lazos e historia. No condenemos con nuestro olvido a que estos niños y niñas vivan sin historia, sin lazos, sin futuro.

TAGS: #Sename Infancia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
peon

17 de Abril

Estos son los resultados de planes gubernamentales aplicados por décadas
EN AUSENCIA DE DEMOCRACIA;

En ausencia de una correcta escala de prioridades, fijada por un sentido racional, aplicado por un colectivo mayor al de la cúpula de los partidos que ha gobernado,

esa sucia mafia llena de colusión que concertadamente ha mantenido la democracia alejada de los ciudadanos

y ha tomado decisiones por todos acerca de qué se hace y qué no se hace con el Presupuesto Nacional…

———____________________—–

Veámoslo de esta forma, si usted tuviera poder para asignar de una manera distinta el Presupuesto Nacional:

¿Qué haría para mejorar la condición de los niños que sufren alguna clase de abandono o falta de atención que usted considere importante…?

¿Qué porción de cien mil millones de dólares le asignaría usted para solucionar ese problema?.

¿Cree que el Presupuesto Nacional debe tener un sentido de prioridades sociales para determinados grupos de personas?…

___________ Estas son cosas de las que no nos ocupamos, por la falta de democracia y la falta de participación y adiestramiento ciudadano para preocuparnos de nuestro Presupuesto Nacional

el hito máximo que involucra anualmente una de las mayores decisiones de Estado

en el que la gente común nada tiene que decir, porque no tiene dónde hacerlo, ni quién se lo provea y el sistema de los partidos politicos se lo niega…

Ver todos
Ocultar

#EstoPasaEnChile

VER TODO
La incontenible codicia de esta elite es la causal del profundo malestar acumulado por el resto de la población, esa que no forma parte de la elite, esa población que paga la fiesta pero que no es invitad ...
+VER MÁS
#Sociedad

La rebelión de [email protected] [email protected]

Nos encontramos en un momento de impolítica, cuando el sistema político no logra acuerdos suficientes y adecuados para asegurar la participación paritaria de las mujeres y los pueblos originarios, entre ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Geografía de la Multitud y el otro orden contra-democrático: hacia nuevo contrato social

La violación de los Derechos Humanos “desordena” en vez de ordenar, atiza el fuego, asume que el orden se impone por terror, mediante el amedrentamiento
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos Humanos: ¿de qué estamos hablando?

En este tipo de casos no existe una prescripción, es decir, en caso de que efectivamente sea en este contexto no existe un plazo para que la víctima pueda demandar,
+VER MÁS
#Justicia

Demandas al Estado por violaciones a Derechos Humanos, el estallido que se viene

Popular

La incontenible codicia de esta elite es la causal del profundo malestar acumulado por el resto de la población, esa que no forma parte de la elite, esa población que paga la fiesta pero que no es invitad ...
+VER MÁS
#Sociedad

La rebelión de [email protected] [email protected]

Nos encontramos en un momento de impolítica, cuando el sistema político no logra acuerdos suficientes y adecuados para asegurar la participación paritaria de las mujeres y los pueblos originarios, entre ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Geografía de la Multitud y el otro orden contra-democrático: hacia nuevo contrato social

La violación de los Derechos Humanos “desordena” en vez de ordenar, atiza el fuego, asume que el orden se impone por terror, mediante el amedrentamiento
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos Humanos: ¿de qué estamos hablando?

En este tipo de casos no existe una prescripción, es decir, en caso de que efectivamente sea en este contexto no existe un plazo para que la víctima pueda demandar,
+VER MÁS
#Justicia

Demandas al Estado por violaciones a Derechos Humanos, el estallido que se viene

Popular

Tomémonos las calles con nuestras pañoletas moradas y verdes. Porque juntas somos más fuertes. Porque, como dice Rebeca Lane “Yo no elegí la guerra pero nací guerrera”
+VER MÁS
#Género

Y la culpa no era mía, ni donde estaba, ni como vestía

¿No sabían quién era? ¿No habían leído sus columnas? ¿No han visto sus intervenciones en otros programas de televisión? Era extraño. Estaban todos muy escandalizados de algo que era evidente que pa ...
+VER MÁS
#Política

El evitable show de Hermógenes en Bienvenidos

Vivimos en un país que no aprecia la ciencia, ya que el gobierno la ajusta y le corta las aristas necesarias para que esta funcionen en su realidad ficticia, lo que convierte a Chile en un país que no cre ...
+VER MÁS
#Ciencia

Las ciencias chilenas bajo un régimen de Procrustes

El escándalo, el grito, las marchas y la represión muestran la verdad dura de una sociedad que se quiso domesticar y mantener en la conformidad de la aceptación y del silencio.
+VER MÁS
#Sociedad

Estallido social en Chile: El infierno de la desigualdad