#Sociedad

De lo fugaz y de la esperanza

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Cuando escribo este texto me encuentro en un momento de mi propia existencia que, en lo emocional, podría calificar de complejo. Los días que salen al encuentro cada mañana, lo hacen con incertidumbre e indolencia. Socavan esos valores de buena crianza como el respeto, la lealtad y gratitud; dejando, al final, una extraña estela de realidad hecha de abandonos e inalienables libertades. Siendo así, uno queda en condiciones de apreciar fenómenos que continuamente nos son como ajenos: el paso del tiempo, nuestra vulnerabilidad, lo efímero.


Cuando ese "otro" no tiene ni nombres ni apellidos, se alcanza un estadio superior que hace posible la co-creación del mundo y el resurgir de la esperanza.

Los momentos que acunaron belleza, serenidad o amor se difuminan en la arena del inagotable reloj, he ahí lo efímero. En la obra de Goethe, Fausto, es tentado por Mefistófeles al rejuvenecimiento con sus placeres y privilegios, a cambio de entregar su alma. La magia de la juventud se romperá, acordaron, cuando el anciano pidiese la detención del tiempo. Como buen drama, tal momento llega en manos del idílico amor y Fausto debe cumplir al acuerdo.

Este pacto desgarrador que busca hacer eterna la armonía, se parece a las mil formas en que nuestro espíritu trata de escabullir a su inexorable destino; no sólo el de vida y felicidad, sino también su contraste; y frente a ello, emergen las ilusiones que inventan consuelos, que pergeñan el más allá de las religiones, o los platónicos universos repletos de ideas perfectas, e incluso la reencarnación de un alma que se sueña inmortal.

Pero habrá una vana espera de señales para su soñada concreción. Sólo queda el peso de aquella otra evidencia, que sí se puede observar, aunque esquivemos la mirada: el paso de los días que corren y nos recorren, ni las medicinas con sus tratamientos aliviarán el lento y seguro caminar del tiempo.

Sí, todo es efímero. Un recuerdo. El espíritu aventurero nos llevó a mochilear más de mil kilómetros. Con Anyeli, mi hermosa mujer, iniciamos el viaje en calidad de amigos y encontramos en la ruta que nuestros destinos se cruzaron para siempre. Cada día y cada paso de esas semanas a la aventura, con sus risas y miedos, los atesoro en el recuerdo. Pero esa dichosa experiencia se va diluyendo y, por cierto, a lo menos esa específica felicidad ya no es en el ahora de mis días, y no lo será jamás.

Así las cosas, surge la imperiosa necesidad de hacer algo, y ante ello, puede hallarse la armonía en el silente y sobrecogedor crepúsculo, al inspirar ese húmedo e inconfundible aire sureño contemplando sus nítidos parajes, y aceptar el ahora, como son aceptados -con disfrute- los amargos tragos del mate. Todo lo que creemos y valoramos como propio, podría no estar más y eso, le da su valor en oro a lo que nos queda.

De la mano con esta alternativa, es clarificador y sobrecogedor, comprender al sujeto humano, en voz de mi maestro Juan Félix Burotto, como co-creador del mundo y, desde allí, predisponerse a tal dignidad. Pese a la fugacidad de la vida, moldeamos y -a su vez- somos moldeados por ese amasijo de hábitos y costumbres. El amor percibido, se refleja en el amor proyectado “al otro”. Cuando ese “otro” no tiene ni nombres ni apellidos, se alcanza un estadio superior que hace posible la co-creación del mundo y el resurgir de la esperanza.

TAGS: Pensamiento Sociedad Tiempo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
franco mellado

08 de septiembre

Hermosas palabras mi gran amigo espero leer el siguiente, un gran saludo afectuoso.

Francisca bustos

09 de octubre

Todo tan cierto, sólo disfrutar lo que nos queda… excelentes palabras de una excelente persona.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos