#Salud

Abusos que enferman

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Estoy algo enfermo. Desperté con síntomas de resfrío o gripe. No lo se bien, no distingo la diferencia. Pero decido ir al médico para que me vea y me de algo que aplaque algunos de los típicos síntomas que hace que ande a media máquina y algo mal humorado.


El costo de todos los medicamentos es cercano a los $ 45.000. Quedo mudo, frío, paralizado. Entre el copago de la consulta y costo de los medicamentos tengo que desembolsar, prácticamente, $ 50.000 para sacarme un simple resfrío estacional.

Ingreso a la clínica donde voy cuando mi médico de cabecera, desde hace años, no está disponible. Saco el número que indica mi turno de atención. La recepción, atendida por amables señoritas, parece más una oficina de empresa de servicios que clínica de salud. Tomo asiento a la espera de que el tablero que indica los turnos corra rápido. Finalmente es el mío.

Antes que nada, hay que pagar. No he logrado nunca entender este sistema de las isapres (o no he querido para no enfermarme más). Pago religiosamente todos los meses mi cotización de salud, la que incluye a mis cuatro hijos, y la usamos rara vez, gracias a Dios. No es poca plata. Sin embargo, siempre debo cancelar lo que llaman el copago. ¿Qué fue entonces de lo que he pagado todos los meses sin hacer uso de ello?

Después de una larga espera (no se por qué citan a una determinada hora si siempre atienden más tarde) el doctor me llama a su consulta. Al menos en este lugar, el doctor se asoma personalmente a buscar al paciente que, pacientemente, ha esperado y no es un llamado ininteligible e impersonal por altoparlantes.

Esperé 25 minutos, la consulta duró 15. Me dice que es un típico resfrío estacional. Sin embargo, lo veo teclear frente al computador extensamente. Por fin imprime un par de papeles en formato de receta y con membrete de la clínica. Las extiende hacia mí y comienza a explicarme para qué, por qué y cómo tomar los cuatro medicamentos que me receta. Jarabe para la tos, que casi no tengo, un “puf” para prevenir que me entren no se qué tipo de bichos, un antinflamatorio para no se qué cosa (a esa altura ya no entiendo ni puedo poner atención) y un cuarto que ni siquiera retengo en la memoria. Sólo recuerdo que me recalca no aceptar los genéricos.

Salgo de la consulta recordando lo que dice el pediatra de mis hijos: “receta voluminosa, receta dudosa”. Paso inmediatamente a un par de farmacias. El costo de todos los medicamentos es cercano a los $ 45.000. Quedo mudo, frío, paralizado. Entre el copago de la consulta y costo de los medicamentos tengo que desembolsar, prácticamente, $ 50.000 para sacarme un simple resfrío estacional. Decido no comprarlos, no sólo por lo que dice el pediatra de mis hijos, sino, además, por lo que dice mi billetera.

Camino en dirección a casa, pensando en este sistema de salud que más enferma que sana. Una isapre que me cobra todos los meses, la use o no, y que, además, debo pagar parte de la consulta; un médico que me extiende una receta numerosa y “dudosa”, sin plantearme alternativas ni consultar si estoy en condiciones de hacerme cargo de algo que seguramente sabe el costo; y, una farmacia que me cobra por los medicamentos más de tres veces lo que me salió la consulta, y para lo cual no es posible usar lo que he entregado mes a mes a la isapre.

Sigo caminando a casa y decidido pasar este resfrío como lo hacía cuando era niño: beber harto líquido, con limón y miel y, de ser posible, algo de reposo, mientras me digo que no soy yo el enfermo sino este sistema de salud que tenemos y que nos tiene cautivos, rehenes de un abuso institucionalizado.

TAGS: Abusos Isapres

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En Confianza, es un espacio de conversación de www.laconstituciondelaconfianza.cl que busca acercar el proceso constituyente a la ciudadanía a través de diversas plataformas y recoger la opinión de las ...
+VER MÁS
#VideoBlog

#EnConfianza con Eduardo Cretton, Constituyente distrito 22

En Estados Unidos existe un término para referirse a unas de las artimañas que utilizan algunos congresistas para retrasar al máximo una importante votación o decisión. Es el filibusterismo
+VER MÁS
#Política

Vamos por Chile: Filibusteros de la Convención

Respecto del sistema de gobierno, aunque la realidad muestra que estos no son “puros”, y que mezclan elementos propios de distintos modelos y cuestiones propias de la realidad de cada país
+VER MÁS
#Política

Seguir o no seguir con el presidencialismo

La nueva Constitución debe contemplar una solución institucional a esta problemática reconociendo a los pueblos originarios como un valor en sí mismos y declarando a Chile una República plurinacional ...
+VER MÁS
#Política

Pueblo originarios: la estrategia de la seguridad pública

Nuevos

El Covid-19 es una realidad y solo expresar que es una simple gripe o una farsa creada por conspiraciones sacadas de películas de James Bond,  muestra un nivel de ignorancia total. La misión debe ser con ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

La ofensiva de los antivacunas

Es pertinente fijar la mirada en la larga duración histórica de la conformación de nuestros territorios ancestrales y sus procesos múltiples de sociogenesis popular
+VER MÁS
#Ciudadanía

El poder de la Cruz en el Biobio Maulino ¿La cruz del Obispado o la cruz de mayo?

Se suma la recriminación de la empresa por las pruebas de PCR y de una caja de alimentos que costeó para sus trabajadores y trabajadoras durante la pandemia
+VER MÁS
#Trabajo

Huelga de Ártica: Contradicción entre ganancias y explotación

Gustavo y Fabiola, los queremos allí, en el Legislativo, en tanto ustedes son y serán los recordatorios vivientes de que todas las vidas, todas las voces, todos los rostros y todas las miradas importan y ...
+VER MÁS
#Justicia

Fabiola y Gustavo, los queremos congresistas

Popular

Según datos entregados por el colegio de profesores de Chile, desde que se inició la pandemia, los docentes del país pueden pasar hasta 14 horas diarias frente al computador
+VER MÁS
#Educación

Ser profesor en Chile: ¿Qué sucede detrás de la pantalla?

Hacia dónde nos dirigíamos y cómo es que terminamos en un servidor que no tiene contenido. ¿Qué estábamos buscando?  ¿Qué era el servidor? ¿Con qué dirección nos equivocamos? El servidor en dond ...
+VER MÁS
#Sociedad

Error 301 _Movido_Permanentemente

La Crisis Climática, al igual que la pandemia del COVID-19, fueron anticipadas por los científicos y sí las estamos padeciendo, es precisamente por hacer oídos sordos a sus advertencias y consejos.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis Climática la guerra que vamos perdiendo por no escuchar

Michelle Bachelet, superó esas clásicas dicotomías binarias, fortaleciendo el socialismo chileno inclusivo, tolerante, pluralista, democrático, ambientalista, feminista y respetuoso de todos los derecho ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Bachelet, Michelle