#Salud

21 de mayo: Dudas sobre el fin de las listas de espera GES

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hoy, el Presidente de la República debe cumplir con dar cuenta del estado administrativo del país ante el Congreso Nacional en pleno, informando de los avances, problemas, obstáculos, soluciones y proyectos de ley que serán enviados para el siguiente período legislativo ordinario.

Para este año es de esperar que el Mandatario exponga todos los avances, logros y metas conseguidas por parte del ejecutivo durante los dos primeros años de su gestión, lo que se desprende de lo señalado por el ministro Larroulet a La Tercera -20/05/2012-. Y como será de balances, es de justicia imaginar que se buscará resaltar logros y “triunfos” del oficialismo frente a la oposición, como es el estilo arrogante y prepotente del gobierno de “excelencia”.

Respecto de la cuenta propiamente tal, a las personas asociadas a Salud Un Derecho evidentemente nos interesa el balance que en materia de salud pública se anuncien, particularmente sobre el sistema propiamente tal, su funcionamiento, administración y financiamiento.

En materia administrativa de la salud, es bastante evidente que se presentará como logro y éxito del gobierno de “excelencia” el fin de las listas de espera AUGE (GES). Cuando un exultante –e hiperventilado- ministro Mañalich, a fines de noviembre de 2011, anunció el término de estas listas de espera en garantías de oportunidad de patologías GES  y que cuestionamos en su momento como Salud Un Derecho.

Desde el primer anuncio de disminución de las listas de espera en diciembre de 2010, se solicitó la información oficial y pública para corroborar tal situación en forma de fiscalización ciudadana. Sin embargo, para que se entregara la información hubo que recurrir de amparo al Consejo Para la Transparencia  por denegación de información pública, como lo es aquella que daba cuenta de la disminución de las listas de espera desde marzo de 2010 a diciembre del mismo año.

Sin perjuicio de que la solicitud se hizo en los términos señalados por la ley (claridad, concreción y en buenos términos), FONASA, órgano encargado de recopilar y llevar en orden esta información, nunca entregó la información requerida de forma correcta. Esta situación evidentemente la asociamos a que la autoridad requerida no quería entregar la información, primero aduciendo que solicitábamos datos sensibles, personales y que la ley impide que sean entregados, lo que obviamente sabíamos y que en nuestra solicitud original se evidenciaba que únicamente se pedía datos estadísticos y no personales. Segundo, porque además nunca hubo preocupación por responder correctamente a la petición, y sólo fue una maniobra dilatoria.

Las técnicas para retrasar la entrega fueron en aumento y la indulgencia del Honorable Consejo Para la Transparencia también, pues antes de aplicar las sanciones que la ley impone por incumplimiento a la norma de transparencia, este órgano colegiado le otorgó en tres ocasiones al director nacional de FONASA la oportunidad de entregar la información solicitada y amparada por tal organismo.  ¿Por qué no se aplicaron las sanciones? No es descabellado pensar que hubo intercesiones desde el segundo piso de La Moneda para que ello no ocurriera.

En una de estas oportunidades para que FONASA cumpliera con el amparo, gente de la fiscalía de dicha repartición tomo contacto directo con mi persona para resolver este problema, que ya le era muy molesto al director nacional Mikel Uriarte, según propias palabras de la fiscal de FONASA Carolina Vergara. Fue en enero 9 de 2012, cuando nos reunimos para resolver esta “incómoda situación” y para aclararles (aun más) la solicitud de la información. Asimismo, confesó que la información nunca la tuvo FONASA, que esta proviene de los informes y envío de datos de los diversos servicios de salud y que esta no era “confiable” porque habían tenido problemas con la digitación de los datos o había conflicto con las cifras, lo que explicaría todo este retraso en el cumplimiento de la solicitud desde el 15 de enero de 2011.

En consecuencia, surgen de inmediato las preguntas. Si FONASA no contaba con la información a enero de 2012, si no era completamente confiable, si debía revisarse (y que aun en dicha fecha estaba en revisión), ¿por qué el ministro Mañalich anunció exageradamente el término de las listas auge si FONASA no tenía toda la información corroborada y validada al 100%? Claramente debía cumplir con un objetivo y entregar buenas noticias a su jefe, pero lamentablemente no es algo que como ciudadanos podamos verificar o fiscalizar porque FONASA y el gobierno de excelencia no tienen ningún interés con entregar la información y observar una norma incómoda, y evidentemente de segundo orden para esta gente.

Luego de dos meses de lo señalado anteriormente, gente de la unidad de seguimiento del Consejo Para la Transparencia busca conocer si FONASA entregó los datos pedidos en enero de 2011. Posterior a las gestiones del dicho personal, el Honorable Consejo decidió otorgar (por cuarta vez) la oportunidad de entregar la información el 8 de mayo pasado. FONASA, además de solicitar una nueva extensión del plazo para la entrega, pero el Honorable Consejo consideró que era “demasiado abuso” –era que no- por lo que le exigió entrega inmediata de la información solicitada. Como arte de magia, FONASA, a través de su director nacional, me hace entrega de la información solicitada en mayo de 2012, un año dos meses después de que se solicitó, lo cual no aporta mucho a su propia causa (la del gobierno de excelencia), dejando en claro su vocación al secretismo, a la imposición y a la falta de diálogo, puesto que ellos no cometen errores, lo hacen todo bien, y es –en palabras de Su Excelencia- “la gran mayoría de chilenos y chilenas” quienes están equivocados.

——–

Foto: Marcelo Soto Montes /Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

21 de Mayo

Marcelo, podrías comentar tb lo que corrobora o desmiente la información que finalmente te entregaron,porfa?

22 de Mayo

(perdón, es Fernando,no Marcelo)

Carlos Villarroel Machuca

14 de Agosto

Acabo de leer esta columna tan buena, pero me asalta la duda. ¿Por que Uds no publican esos datos? Yo tengo la seguridad que el Gobierno ha mentido, pero no tengo la informacion nacional. Me interesaria mucho disponer de ella

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El toque de queda ha sido una mera referencia. Nadie se movió de las calles incluso cuando se esperaba que aparecieran hordas de uniformados atacando en piquete, se han quedado de pie, esperándoles, no se ...
+VER MÁS
#Sociedad

La dignidad y el miedo

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Con una retórica autoritaria, el gobierno mantuvo una posición intransigente ante la petición de congelar la tarifa del metro y enfrentó el conflicto como un hecho delictual
+VER MÁS
#Política

Estado de excepción: una solución inadecuada

¿Es esta la sensación? ¿Así se sentía esta forma de tener miedo?
+VER MÁS
#Sociedad

Miedo

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Permitirse estas sugerencias, desde el equipo económico del gobierno, es la evidencia de que no serán sancionados ni reprendidos por nadie, pero más complejo que eso, no tienen ni meridiana cercanía, ni ...
+VER MÁS
#Ciudad

¿Indignante?, o ¿nos falta el humor del ministro Larraín?

Todo parece ser llevado al terreno del costo y beneficio, como si tuviéramos que ser especuladores financieros de nuestra propia vida.
+VER MÁS
#Política

El ofertón de Fontaine