#Política

Tierra derecha

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Entramos en tierra derecha. Se terminaron los rumores, los falsos trascendidos, las hipótesis fantásticas. Los candidatos están inscritos y de entre ellos saldrá el/la próximo/a Presidente/a.

Hora de proyectar, de sincerar. De parar con la palabrería y analizar en serio nuestras opciones reales y concretas.

Por el lado de la Centro-derecha, la cosa es muy clara. El candidato tiene nombre y apellido. Nadie puede negar sus reales chances de pasar a segunda vuelta.

Por el lado de la Centro-izquierda, en cambio, la cosa está más reñida. Quedan seis candidatos en el ring, de los cuales tres no son absolutamente descartables, en términos de probabilidades. El liderazgo en esta carrera está por definirse, y muy probablemente no se aclarará hasta el resultado del 19 de Noviembre. 


A pesar de los tropezones que observamos al inicio de las campañas, se ha dado la lógica; el tono agresivo y descalificador que escuchamos hace unos meses parece haber cedido lugar a un discurso más respetuoso y menos soberbio.

Es justo, normal y legítimo que- en esta etapa – los candidatos corran por sus propios colores. No es imaginable un candidato que en este momento abogue por otro. Lógica electoral pura y simple. Hasta ahí, todo bien y normal. A pesar de los tropezones que observamos al inicio de las campañas, se ha dado la lógica; el tono agresivo y descalificador que escuchamos hace unos meses parece haber cedido lugar a un discurso más respetuoso y menos soberbio. Algo así como: Yo soy el/la mejor, pero los demás no están tan mal.

Enhorabuena. Parece que, finalmente, el sentido común que en algún momento se había perdido, está entrando a regir nuevamente las campañas.

Desde la perspectiva de un simple observador político no puede haber mejor noticia. Todos tenemos preferencias. Es normal y lógico preferir a A ante B o C. Está bien hacer campaña por su candidato, discutir con el vecino en buenos términos y sin ofender. Veremos, el 19 de Noviembre, cuál es más convincente, con mejores ideas o argumentos, con más cercanía y presencia. Esa persona será quien enfrente al candidato de derecha que todos conocemos.

Yo me sitúo en ese momento e invito a todos hacerse la siguiente pregunta:

¿Qué prefiero yo?

Un Presidente como el de derecha, preocupado mucho del PIB, del IPSA y el DOW, sin interés alguno por el bienestar de los trabajadores y sus familias. Alguien que ya ha anunciado su iniciativa de hacer retroceder la despenalización, la enseñanza gratuita, el matrimonio igualitario y toda otra modernización que éste y anteriores gobiernos han logrado. Alguien que nunca ha podido aclarar su participación directa en algunas operaciones financieras de dudosa legitimidad. Que se prepara ya para reforzar las utilidades de las ISAPRE y AFP, que ha declarado públicamente que para él, la educación es un bien de consumo que se debe regir por las leyes del mercado.

O bien, un(a) mandatario (a) cuya preocupación principal es el bienestar, la educación, los derechos de los trabajadores, el progreso social, las mejoras de la educación, los derechos de la mujer, la protección de la población adulta y otros aspectos progresistas y modernizadores.

No tengo como perderme en mi opción. Sea quien sea el ganador, votaré por él o ella sin dudar ni un minuto. Llámese (por orden alfabético del apellido) Goic, Guillier o Sánchez. Los apoyaré lo mejor que pueda y también votaré por Diputados, Senadores y Cores que se sumen a esta proposición.

Invito a los lectores a pensarlo profundamente, de discutirlo en el seno de la familia, los colegas y amigos.

Seremos muchos si logramos enterrar, la noche misma del 19 de Noviembre, nuestras diferencias, que eran legítimas hasta el momento de depositar el voto en la urna. En cambio, sería un suicidio político insistir el día 20 de Noviembre en que B era mejor y que por ello, no le daré apoyo al candidato A o C.

La última encuesta creíble indica claramente que esta estrategia es ganadora. Somos más, y en democracia gobiernan las mayorías.

TAGS: #Candidatos2017 #Elecciones2017

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Jose Luis Silva Larrain

06 de Octubre

Señor, disculpe pero su articulo es demasiado superficial, en realidad parece querer engañar a las personas que lo leen o quizá usted no tenga mucha información o preparación lo que no es ningun pecado. Por ejémplo debe preguntarse si el bienestar de los trabajadores y sus familias mejora cuando se han implementado políticas públicas de corte populista que a la larga sóo generan pobreza o con políticas que estimula el PIB, del IPSA y el DOW como dice usted que es cuando realmente ha aumentado el bienestar de los trabajadores. Le dejo un documental con los datos reales por si usted quisiera estar mejor informado de la realidad.

06 de Octubre

Señor, he visto con paciencia su video. Si Ud cree, como parece serlo, que Chile es actualmente ese paraíso que retrata, obviamente no está enfrentado al dilema que tan superficialmente he descrito en mi artículo. Ud votará en primera y segunda vuelta por El señor Piñera. Es su derecho hacerlo, como también lo es, creer ese video dulzón y simplote que me ha enviado. No seguiré su ejemplo, que es acusarme de querer engañar y / o ser ignorante.
Ud, siga creyendo en ese mundo de Bilz y Pap que pinta su video. Nosotros nos dedicaremos a pensar y a convencer, a buscar unidad y fortalecimiento de la democracia.
Tenga Ud. buenos días.

Jose Luis Silva Larrain

06 de Octubre

Agradesco la deferencia de responder. No he retratado ningun paraíso, sólo un fragmento de la historia real de la cual ya nos encontramos muy lejos y seguimos alejándonos. El documantal recurre a datos reales demostrando claramente que algunas de sus afirmaciones no se condicen con la realidad, una realidad que usted rechaza, por lo tanto es usted el que vive en un mundo que no existe, un moundo de Bilz y Pap.

06 de Octubre

Me agrada el tono participativo y respetuoso de tu columna, siento que tienes razón, votos vs votos y el resto es terreno de la fantasía, sin embargo creo que eres un poco reduccionista, trataré de explicarme.

Cuando sostienes que Goic, Sánchez o Guillier “son los únicos con una preocupación principal en el bienestar, la educación, los derechos de los trabajadores, el progreso social, las mejoras de la educación (repetido), los derechos de la mujer, la protección de la población adulta y otros aspectos progresistas y modernizadores”, olvidas que muchos en la centro derecha hemos trabajado por años ayudando en esto y en esta oportunidad también lo haremos con Sebastián Piñera a la cabeza. Y agrego, si el Posnatal del gobierno anterior se enriqueció al abrirse al diálogo con la oposición, nuevas leyes podrán surgir de acuerdos sin retroexcavadora.

Te invito a fiscalizar, marchar o lo que quieras, al final del día, Chile es de todos, pero si sostienes que la Derecha económica quiere volver a oprimir, eso también es guerra del terror.

Sobre conflictos de interés, bueno, el que este libre en política, que tire la primera boleta. Pero de verdad y no solo de discurso.

Finalmente, si Sebastián Piñera solo se preocupa de indices bursátiles, quizás se deba a que se maneja en crecimiento económico, lo cual es clave para impulsar todos los cambios que Chile requiere, ojalá el resto de los candidatos hablaran más de como producir en vez de como gastar.

Éxito, te seguiré leyendo

06 de Octubre

Gracias por tu comentario.
Desde luego que no estamos de acuerdo y vemos el país desde distintas perspectivas.
Pero sí somos , tú y yo, respetuosos de la opinión del otro.
De eso se trata. Somos ciudadanos de este país y debemos ejercer nuestro derecho a votar. Perfecto.
Gane quien gane, seguiremos viviendo en Chile. Seguiremos discutiendo y analizando la política día a día.
Eso está bien, eso es la democracia.
Nadie es dueño de la verdad, todos tenemos un cierto grado de subjetividad.
Lo que realmente importa es que no volvamos a estar bajo una dictadura. De ningún color.
En la medida que sigamos discutiendo como lo estamos haciendo, no habrá problemas.
Ha sido un agrado conversar contigo.
Que estés muy bien
Pedro

Ver todos
Ocultar