#Política

Realidad sólida, política gaseosa, democracia líquida.

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No se trata de utópicas primaveras efímeras, tan cíclicas como pasajeras, sino de cultivar nuevas semillas democráticas. Estamos sembrando, abonando y limpiando. Ya vendrá el tiempo de la cosecha.

Las voces que descalifican, de raíz, la irrupción de nuevas energías democráticas que emergen entre los contornos y las periferias de las instituciones van ganando peso y audiencia entre los escépticos y los exquisitos. Lo inmaduro o confuso de muchas de estas nuevas expresiones socializadoras, que crecen especialmente en ecosistemas digitales, es el principal argumento para cuestionar su legitimidad y capacidad representativa. Los límites (y ciertamente no pocos riesgos) de lo imperfecto son la razón que alimenta y ofrece tentadoras y dóciles coartadas a los que prefieren el tópico a la duda, o a la crítica.

Los que prefieren los tópicos a los argumentos, prefieren el discurso al diálogo. Con los primeros, es fácil: se trata de repetirlos, como mantra y axioma; y no requieren de la conversación, ya que no pueden adaptarse o cambiarse en función de la interlocución. Con los argumentos sucede todo lo contrario: necesitan reelaboración constante y, precisamente, su adecuación al diálogo y a los argumentos de los demás para exprimir –con nuevas formulaciones y soluciones– nuevas elaboraciones. Los tópicos no aceptan, ni toleran, las dudas. Los argumentos, sí. La duda y la crítica son el nutriente del argumento y su levadura. El tópico renuncia a cambiar, solo sabe imponerse.

La exigencia de pureza (absoluta), coherencia (total) (y legitimidad (perfecta) a lo nuevo no es más que el fácil y cómodo camino para dejar de cuestionarnos la realidad y sus limitaciones. Es grotesco, y revelador, que las mismas voces que aceptan –o toleran con grados diversos de complacencia– nuestra imperfecta democracia representativa, por ejemplo, se alcen como nuevos sacerdotes democráticos que nos advierten de la plaga digital, contra las expresiones de nuevo formato, concepto y cultura. Sí, la ciberutopía no es (seguramente) la solución, pero no nos aleja de ella (o de ellas) sino que nos acerca.

Una de las críticas más severas es la incapacidad de la ciberutopía de articular un sistema organizado de representación legitimada y de consensos operacionales. Nada más lejos de la realidad. La respuesta organizativa y efectiva del activismo digital y su articulación (en redes sociales e informales) son parte de la construcción de nuevos sistemas sobre nuevos valores, y nuevas autoridades. Nadie  sensato, desde la corporación pública o privada, cuestiona la capacidad inteligente de las multitudes conectadas para superar el tiempo amorfo de las sumisas masas alineadas. Hoy, lo que articula poder y valor ya no es simplemente la posición, la proporción o la media.  La relación, la diversidad y la divergencia (que tan fácilmente se pueden expresar en territorios online) aportan, al espacio social y público, nuevas expresiones en la construcción de lo colectivo, es decir, de lo democrático.

De nuevo, el enfrentamiento entre lo viejo y lo nuevo (lo analógico y lo digital) es la parte epidérmica de un combate mucho más de fondo entre conservadores y renovadores de nuestra cultura democrática. La política formal se está evaporando, incapaz de controlar, someter y dirigir una realidad económica que ha solidificado sus relaciones de poder –con sus profundas desigualdades– a nivel global. Frente a la inanición política formal, se alza una renovada acción democrática y cívica, de carácter glocal y digital. Multitudes frente a masas.

La democracia líquida no me parece, necesariamente, mejor. Pero la política formal evanescente y gaseosa, con sus profetas del tópico y la verdad revelada, no puede dar ya más lecciones de las justas. Más respeto y más humildad. En palabras de Antonio Lafuente, en La promesa de la desorganización: «Fomentemos la discrepancia sin cuartel. Explicitemos los riesgos inherentes a cada simplificación. Hagamos filosofía de garaje, practiquemos la cultura hacker, despleguemos la imaginación crítica, valoremos el aura de lo colateral, apreciemos el colorido de lo criollo».

No se trata de utópicas primaveras efímeras, tan cíclicas como pasajeras, sino de cultivar nuevas semillas democráticas. Estamos sembrando, abonando y limpiando. Ya vendrá el tiempo de la cosecha.


Imagen

*Artículo publicado en yorokobu

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

26 de Abril

El único problema es la falta de canalización de las energías que buscan implementar una democracia, ya que detrás de los movimientos sociales más vistosos se suele presentar a la necesidad de democracia dentro de un paquete de propuestas, entonces, se produce una especie de ruído cuando las propuestas ciudadanas se vuelven medio heterogéneas, algo así como una masa de peticiones que van tomando ribetes cada vez más diversos y amplios, perdiendo la visión social de la prioridad.

Sabiduría antes que todo, aconsejan los Proverbios de Salomón. Yo, como ciudadano, y de forma paralela, creo que pediría democracia antes que nada.

Esto es, disponer de un mecanismo de expresión ciudadana y colectiva que efectivamente pueda influir en la vida social y política, así como en la económica y organizacional, de forma que las decisiones de las políticas de Estado que se habrán de ejecutar en el futuro efectivamente tengan contemplado peticiones ciudadanas debatidas en conjunto con las debidas autoridades, tales como la Presidencia si cabe, o el Congreso Nacional si lo amerita, o con algún ministerio nacional, si es necesario.

Por lo tanto, es necesario hablar de la definición de la democracia que queremos y de la forma en que se implementa, de la forma en que se definen las prioridades nacionales de forma conjunta, entre el Estado y la ciudadanía, de forma que el trabajo del Congreso interprete la voluntad ciudadana cuando esta ha reunido suficientes argumentos que ameriten la intervención del Congreso en determinadas materias, de forma que se desarrollen las soluciones que se necesitan, se proponen o se estudian por largos períodos de tiempo, llegando a madurar el proceso congnitivo de comprensión de determinada realidad, para implementar soluciones más integrales o efectivas.

Es decir, a mi me parece pertinente y particularmente asertivo el conducir el tema de la democracia que queremos construir a la forma digital en la que la hemos de simular, par aposteriormente implementarla.

Así, creo que el concepto a desarrollar para implementar la democracia que buscamos debiera ser una:

Cámara Ciudadana Digital.

JORGE AGUIRRE

19 de Abril

Os invito a profundizar en la noción de “Democracia Líquida” al consultar mis artículos y mis libros al respecto. Con gusto entraré en contacto con los interesados. [email protected]

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad