#Política

Primarias y próximos desafíos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Probablemente los errores comunicacionales de Daniel Jadue como candidato a la Presidencia de la República, en el marco de la alianza Apruebo Dignidad, serán  motivo de estudios de caso en universidades, en el mundo de la política y de las ciencias humanas, y sirvan de manual a los interesados respecto a todo lo que un candidato debe precaverse de hacer. En todo caso, los  yerros comunicacionales de magnitud  no son nuevos en política ni tampoco restringidos a ella. Pero eso se lo vamos a dejar a los expertos en comunicaciones.


Hoy, todo indica que el próximo gobierno será ganado por la actual oposición, pero ese partido hay que jugarlo. Y jugarlo bien para poder ganarle a fuerzas muy poderosas.

En este artículo, en cambio, intentaremos pasar revista a los elementos del proceso político en curso considerados determinantes por este observador, vistos desde la perspectiva de transformación del orden neoliberal vigente.

Proceso de cambios en marcha. La instalación de la Convención Constituyente, que el gobierno de Piñera obstaculizó, es una buena síntesis de la evolución que va teniendo este proceso de cambios que abrieron las movilizaciones sociales del 18-0. En lo principal, comienza a expresarse en la Institucionalidad, como debe ser, hasta llegar a la realización de las Primarias legales ocurridas el pasado domingo 18 de julio: La derecha agrupada en Chile Vamos; el sector de izquierda, agrupado en Apruebo Dignidad, dando como ganadores por amplios márgenes a Sebastián Sichel, en el primer caso y a Gabriel Boric, en el segundo.

En términos del resultado obtenido por Sichel en la derecha, pertinente es señalar que  la meritocracia que plantea Sichel, como respuesta a las desigualdades y abusos que generó el modelo neoliberal, es un bluf. En lo fundamental, porque forma parte de una visión profundamente individualista, desechada en la mayoría de los países con democracias avanzadas, en los que las soluciones universales se encuentran en la base de las relaciones sociales y ampliándose, según la evidencia que comienza a circular con la implementación de la Renta Básica Universal, en distintos lugares del planeta. A no dejarse engañar. Sichel representa un piñerismo enchulado, detrás del cual  se parapetan el poder económico y las elites empresariales.

En términos de datos, la afirmación en el plano electoral de la voluntad de cambios que está firmemente enraizada en la sociedad chilena, es el hecho que los dos candidatos de Apruebo Dignidad le ganan en número de votos al candidato triunfante de derecha. De acuerdo con los últimos datos proporcionados por el Servel, éstos quedarían así: Boric, 1.058.027 votos, Jadue, 692.862 votos; Sichel, 659.570 votos. Felicitaciones a Boric por su gran cometido electoral, pero sobretodo por su flexibilidad táctica y política sin por ello haber afectado el núcleo de sus propuestas.

El proceso de cambios, se empieza a encarrilar definitivamente en torno a dos rieles de importancia estratégica hoy. Por una parte, cobra mucho sentido el que la Convención Constitucional pueda hacer su trabajo sin mayores dilaciones. Una de éstas sería que la  coyuntura la sobrepase, otra  que el factor presidencial ocupe en las fuerzas de cambio al interior de la Convención un espacio más allá de lo razonable. El cometido de la Convención es proponerle al pueblo de Chile un proyecto de Constitución, para que sea éste quien finalmente se pronuncie por la afirmativa o el rechazo.

Existe, un amplio espacio para la deliberación y los acuerdos políticos en la propia Convención. Ese proceso es legítimo, allí se expresa el Chile real, diverso y multicolor. Los plazos, no obstante aquello, están acotados y es preciso cumplir el mandato en los términos en que se acordó la apertura del proceso. Esa sería otra dilación que es necesario evitar. Por último, evitar caer en las provocaciones de la derecha-colonial, tanto dentro como fuera de la Convención, parece ser otro obstáculo dilatorio a superar.

En algún momento entre la elección presidencial y la asunción del nuevo Gobierno convergerán la Convención y el nuevo Gobierno. Será solo por algunos meses. Sin embargo, corresponderá a las fuerzas políticas que ganen el Gobierno comenzar a darle forma al Chile que tendrá que emerger de estos procesos. Hoy, todo indica que el próximo gobierno será ganado por la actual oposición, pero ese partido hay que jugarlo. Y jugarlo bien para poder ganarle a fuerzas muy poderosas.

A la hora presente, si bien el amplio y contundente triunfo de Boric despeja una parte de la ecuación opositora, todo parece indicar que la elección presidencial concitará  la participación de muchos más candidatos  que en ocasiones pasadas. Al modo cómo finalmente Unidad Constituyente resuelva levantar candidata,  se conoce ya el interés de la Lista del Pueblo por  levantar la suya propia.

Sin duda habrá muchos más sectores interesados en participar de esta parte de la contienda electoral. Vivimos una época caracterizada por una aguda  crisis política, entre otras, y en esos contextos cunden las desconfianzas y se acentúan las diferencias. Es entonces previsible que debido al alto número de candidatos que intentarán  llegar a La Moneda, habrá muchísima dispersión de votos, en su mayoría motivados por la esperanza cierta por  conseguir soñados  cambios. La clave, desde esta perspectiva, sigue siendo construir fuerza política con vocación transformadora, democrática  y unitaria.

Política de nicho, fracaso seguro. Ello porque la política de nicho, puede ser muy atractiva para aquellos que compartan una misma visión. Tal cual  como ocurrió con el desplome de Jadue, semanas antes seguro ganador de las primarias, ello no alcanza ni para ganar  elecciones ni conseguir resultados transformadores perdurables en el tiempo. Dicho eso, lo que él y su sector representan son factores importantes para poder conseguir los cambios que Chile necesita.

Es más, la historia reciente de Chile, tanto como la pretérita, nos enseña que sin amplios procesos unitarios, las conquistas sociales y políticas corren el riesgo de no ser alcanzadas o conozcan como contrapartida  retrocesos y derrotas, cuando el sectarismo, el ombliguismo, la soberbia, el tecnocratismo, el clientelismo y otras lindezas y deformaciones del género, se apoderan de las organizaciones políticas de izquierda. Las evidencias abundan a ese respecto y con resultados devastadores.

Sigue siendo mi convicción, en todo caso, que el peso específico de cada fuerza política o coalición de partidos, se define en relación a su capacidad por tejer unidad, la que tendrá que expresarse finalmente  en un Programa orientado a producir hondas transformaciones democráticas. Ha comenzado un proceso de recuperación de la política, y eso mismo es lo que permite abrigar fundadas esperanzas de un mejor destino.

TAGS: #Elecciones2021 #Presidenciales2021 #Primarias Presidenciales

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

La cultura es libre como el agua y fluye como un río, su caudal es el territorio, las calles, las plazas, las comunidades, las organizaciones ciudadanas.
+VER MÁS
#Política

Tres dimensiones por la cultura en la nueva Constitución

Nuevos

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?

Nace en madrugada de hielo negro, Ramona Citlali, a miles de kilómetros de sus bisabuelos, abuelos y tíos, con la fuerza e irreverencia de sus ancestras indígenas que como su madre, su abuela y la Comand ...
+VER MÁS
#Sociedad

En madrugada de hielo negro

La magia del film es retratar de manera magistral el abuso, el desprecio, la humillación constante de la nobleza hacia las clases inferiores.
+VER MÁS
#Sociedad

Délicieux

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Popular

Si no nos vacunamos, estamos poniendo en riesgo a nuestro entorno social y familiar, principalmente a los más débiles, como son los niños, ancianos y enfermos
+VER MÁS
#Salud

Novak Djokovic y su punto de quiebre en contra por antivacunas

Es importante, que, en tiempo de incertidumbre climática, las inmobiliarias confíen en la institucionalidad ambiental del país. En materia de humedales por primera vez se les han definido las reglas clar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ley de humedales urbanos, inmobiliarias y metas climáticas

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Los infantes durante los primeros años de vida se encuentran en un período clave, ya que es cuando tiene lugar un mayor desarrollo cognitivo y una mayor plasticidad neuronal, por lo que son más permeable ...
+VER MÁS
#Educación

Educación Parvularia: ¿El hilo más delgado del sistema educativo?