#Política

Por una DC de Vanguardia

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Los partidos políticos son organizaciones de personas que se unen en torno a un ideario definido para concretar su acción en la vida pública, ya sea en la competencia democrática por el poder estatal o en su intervención en la sociedad civil a través de la acción de sus militantes. Los partidos deben entonces procurar que su crecimiento se proyecte en su vida institucional a través de la formación de nuevos cuadros, el perfeccionamiento de sus militantes y la profundización y actualización de sus bases doctrinales. Sin una vida partidaria interna activa, los partidos pasan a convertirse en proveedores de personal para puestos públicos y máquinas electorales que se activan cada cierto tiempo.


No somos un partido de parlamentarios ni para parlamentarios, somos un partido político de inspiración nacional y popular y para cumplir nuestra misión requerimos de militantes que ejerzan liderazgo siendo leales a las bases doctrinales que el pueblo DC ha mandatado cumplir, requerimos de representantes que sirvan a nuestro ideario y, en consecuencia a la ciudadanía, pues si estamos convencidos de que lo que sostenemos es la forma de construir un Chile más justo y feliz, entonces nunca debiera presentarse contradicción entre nuestros acuerdos partidarios y el bien común.

El surgimiento y avance popular de los partidos políticos se produjo en nuestro país y en el mundo occidental cuando estos desarrollaban su actividad esencialmente desde las bases sociales, a través de organizaciones de trabajadores, territoriales, intelectuales, etc. La despolitización promovida por la dictadura militar alejó a los partidos de los tejidos sociales y circunscribió su actividad casi exclusivamente al ámbito electoral parlamentario.

Demás está mencionar que todos los expertos coinciden en que no hay democracias estables y participativas sin partidos políticos fuertes y definidos. La ausencia de partidos institucionalizados ha sido siempre caldo de cultivo para populismos y autoritarismos en sus diversas formas y signos.

La política nacional pasa por momentos de especial complejidad. Los escándalos PENTA, SOQUIMICH y CAVAL han reforzado el creciente descrédito de la actividad pública, con especial acento en los políticos involucrados, olvidando que detrás de cada político corrupto hay un privado dispuesto a pagar por esa corrupción.

La filosofía de la DC exige a sus militantes conductas estrictamente apegadas a la ética, pero no solo a la mera formalidad legal, implica un convencimiento interno y profundo de actuar conforme a los altos principios que constituyen la honorabilidad.

El V Congreso de nuestro partido habló fuerte y claro cuando se definió por la separación entre la actividad empresarial y la política al establecer nuestro rechazo al financiamiento de campañas políticas con dinero proveniente de empresas. Y es de toda lógica si pensamos que el dinero que una empresa traspasa a una campaña no siempre es de propiedad absoluta de su controlador, pues en casi la totalidad de los casos se trata de dinero que también proviene del esfuerzo de sus trabajadores, recursos que en lugar de repartirse en forma de mejoras laborales se utilizan para comprar influencia política.

Urge entonces que el PDC se defina sin titubeos por una alternativa que se presente decidida a erradicar las prácticas reñidas con nuestra doctrina. Poco a poco me he formado el convencimiento de que las directivas partidarias dominadas por parlamentarios e incluso alcaldes adolecen de un vicio, pues resulta inevitable que en algún momento se presenten confrontaciones entre la dirigencia política y el rol de parlamentario o alcalde. Ejemplos sobran: la DC piensa que las empresas no pueden aportar a las campañas políticas, el senador I. Walker expresa públicamente que las empresas sí pueden aportar a campañas. Es claro cuál interés prima en esa postura y no es el de presidente del partido.

Por ello no resulta aceptable lo sostenido por diferentes personeros de la DC en orden a establecer que los acuerdos de los congresos ideológicos son meras orientaciones y que cada representante puede votar como quiera. Para personalismos siempre está la vía independiente.

Bajo estas consideraciones previas, soy un convencido de que hoy existe una sola lista que representa de manera más fiel estas ideas que he expresado y se trata de la que encabeza el camarada Ricardo Hormazábal, incansable luchador contra las AFP, las ISAPRES, los grupos que pretenden controlar la actividad política del PDC y al mismo tiempo un referente teórico y doctrinal en nuestros días.

TAGS: #DemocraciaCristiana

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

07 de marzo

Ud dice que las empresas usan el dinero que provienen del esfuerzo de los trabajadores al financiar las campañas. Se supone que si las financia el estado no es asi?

Cree que las campañas deben ser financiadas por el estado? Por gobiernos u organizaciones extranjeras? Alguien las financiará con dinero y el dinero siempre o casi siempre es producto del trabajo de alguien y puede usarse en distintas alternativas para beneficiar a distintas personas. Eso no tienen nada que ver con que sea un organismo publico o privado.

El tema es otro: Hay que procurar que las campañas sean financiadas por la mayor cantidad de organizaciones o personas de manera que ninguna de ellas tenga favoritismos futuros que afecten las decisiones del candidato una vez elegido. Ese es el tema. Los gringos por ejemplo, ponen una cuota x de aporte por empresa de manera de lograr este propósito.

Saludos

juan Meza-Lopehandia

07 de marzo

para eliminar el contubernio política -negocios hay que transparentar todo. No erogaciones de empresas, donaciones limitadas de particulares con nombre( como los pilotos de carrera de auto) de modo de saber que Zaldivar era el hermano del Senador,gerente de Angelini y el Senador tenia acciones de la pesquera .Asi de clarito. si luego botamos por Zaldivar es porque somos muy votados!!!

10 de marzo

Mas que votar o no por Zaldivar, se trata de hacer público en qué Zaldivar debe deshabilarse.

Caballero don dinero

07 de marzo

Qué idiota, como si después de 25 años la DC no fuera un saco de beneficiados por la dictadura y la transición

Ricardo Hormazábal

08 de marzo

Rodrigo: Has logrado sintetizar ideas muy profundas que definen y motivan. Gracias por tu confianza.

servallas

10 de marzo

Me parece que el caso de la democracia cristiana es bastante triste, nadie la toma en serio, se trata de sumar en las fuerzas progres sin ser progre, en algunos paises europeos trata de sumarse a las derechas sin tener los recursos ni el poder que esas derechas tiene allí. Ahora, no hay nada más chocante que ver a la democracia cristiana, supuestamente un partido democrático, hacer conglomerado con el totalitarismo de izquierda. Quizás olvidaron muy pronto a Aldo Moro.

Eugenia Mejía Manzano

13 de marzo

Los DC son como los católicos….a su manera.El Ideario es magnífico,en sus Congresos,donde,como católicos en misa,se regocijan,y se juran hombres buenos y patrióticos…lo digo en buena ,porque tengo amigos DC,parientes que han sido favorecidos,y que votan por agradecimiento ; ser agradecido es bueno,pero en política….se me paran los pelos!! Imagínense lo que debe ser ésto,a un nivel “macro”,en el Parlamento,y nunca responden por su conducta,sino que le refriegan a uno en la cara su Ideario…¡ como si no supiéramos…!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?