#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Luego del contundente fracaso del proceso constituyente anterior el pasado 04 de septiembre, los diferentes partidos políticos han intentado levantar sus diferentes propuestas, interpretando que el campo del debate fue redibujado por la amplia votación que obtuvo la alternativa de rechazo a la propuesta de la Convención Constitucional.


Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

En tal sentido, las interpretaciones del resultado del plebiscito pasado; principalmente por los partidos contrarios a iniciar cualquier proceso para sancionar una nueva Constitución política, han buscado establecer una relación entre lo que ellos íntimamente desean (y han deseado desde que Piñera “entregará” la actual carta fundamental) y lo expresado por las urnas. Y esto lo ha reconocido al diario La Segunda el 27 de octubre el mismo Mario Desbordes, exministro de defensa y ex diputado por RN, acusando que la mitad de la directiva de su partido desea mantener las cosas tal cual, sin presentar alternativas. Una actitud coincidente, aunque más desembozada, han mostrado los miembros de la derecha extrema articulada en el Partido Republicano, quienes públicamente han buscado frenar cualquier nuevo proceso para el debate y redacción de una nueva carta fundamental.

Una postura diversa, pero con matices, son las que presentan tanto la directiva de la UDI, encabezada por el senador Javier Macaya, y EVÓPOLI, los otros conglomerados de derechas que han levantado propuestas concretas a favor tanto de un nuevo proceso constituyente, coincidiendo en la postura de limitar tanto las materias a discutir en su redacción, la composición y número del organismo encargado de redactar el proyecto (es decir, que no haya hoja en blanco) mayor incidencia o derechamente composición mixta entre expertos designados y miembros electos por la ciudadanía

Por otra parte, la élite financiera y del gran capital empresarial, organizados en grandes asociaciones como la SNA, en la CPC o la SOFOFA han planteado su reconocimiento que se requiere de un nuevo proceso constituyente, y coinciden que el resultado de ella no debe ser un producto similar al rechazado el pasado 04 de septiembre, llegando incluso a proponer que no se invoque una instancia como una convención o asamblea sino que sea la actual legislatura la llamada a redactar una nueva propuesta de Constitución, como lo planteó el presidente de la SOFOFA, Richard Von Appen, el pasado 26 de octubre. Con mayores o menores matices, con más o menos coincidencias entre sí, en los sectores que representan a los dueños del gran capital en Chile existe la coincidencia que una nueva Constitución y su proceso de discusión y redacción es algo que se requiere una habilitación expedita y a la brevedad, lo que no coincide con lo que plantean tanto en parte de RN y por los republicanos.

Sin embargo, frente a todas esas manifestaciones de voluntad de perseguir concretar una nueva Constitución por parte de aquellos sectores que se manifestaron críticos y opositores a la propuesta (y a cualquier propuesta que no mantenga el actual estatus quo), salvo los militantes y simpatizantes del Partido Republicano, se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980, la que antes del plebiscitos fue declarada muerta por casi todo el espectro político, al menos de forma pública a excepción de los más recalcitrantes admiradores de la dictadura cívico-militar y su legado.

Hay una clara dualidad discursiva desde varias organizaciones de la derecha, una hacia el público por la promesa de rechazar para reformar (excepto por los ultras del sector), pero el discurso interior de varios sectores es todo lo contrario a honrar la palabra empeñada, por las diversas señales que entregan de buscar no ceder en los fundamentos neoliberales de la actual institucionalidad, que la Fundación Sol resumen en once:

  • El plan laboral de José Piñera.
  • El sistema de AFP, donde se observa una fuerte ofensiva de los dueños que intervienen en el mercado financiero, buscando patrocinar proyectos y publicaciones en favor del sistema de ahorro forzoso y de capitalización individual, como se observa por las declaraciones del presidente de la Bolsa de Comercio de Santiago Juan Camus o los aportes de varios altos ejecutivos relacionados con administradoras de fondos a las campañas para rechazar la propuesta constitucional, tales como el vicepresidente de AFP Provida Jorge Carey Tagle, o el expresidente de la asociación de AFP’s y exministro de Piñera Rodrigo Pérez Mackenna.
  • El sistema de tributación.
  • El sistema público de salud y el mercado de la salud.
  • La desnacionalización del cobre.
  • La estimulación a la industria forestal
  • La privatización de la educación.
  • La desregulación de la banca.
  • La flexibilización laboral y el subcontrato precario.
  • La privatización del agua.
  • La Constitución política.

Dentro de esta lista se pueden observar varios de los “bordes o principios” que la coalición de derecha Chile Vamos estableció como materias que no debían ser objeto de discusión antes de comenzar a debatir de un nuevo proceso constituyente, entre las que se destacan la propiedad privada sobre los aprovechamientos del agua y la mantención o subsistencia del sistema de ahorro forzoso y capitalización individual (AFP), materias que fueron parte de las principales demandas de transformación que surgieron en las movilizaciones posteriores al 18 de octubre y que, según la encuesta Criteria-UDP publicada en enero de 2020, mejorar las pensiones fue la séptima materia más reiterada en las respuestas con un 17 % de las respuestas, por debajo de igualdad (39 %), mejores oportunidades (32 %), cambios (31 %) y educación (19 %).

Todo lo anterior debe ser considerado con el dato que, según la encuesta Criteria-UDP publicada el pasado 17 de octubre, sostiene que un 79 % de los encuestados considera que se debe cambiar la Constitución y que, si se cruza dicho dato con el hecho que la misma élite política, empresarial y financiera del país pretende obviar, es que tenemos el cóctel perfecto para el surgimiento de caudillismos populistas de izquierda como se puede observar con el caso de la diputada Pamela Jiles, o de derecha, con José Kast como rostro más reconocible, pues la actitud de dilatar el acuerdo para un nuevo proceso constituyente para lograr de ese modo controlar que las transformaciones sean únicamente cosméticas, muestran una carencia de visión estratégica, una falta de responsabilidad política por profundizar innecesariamente una crisis política y ese cortoplacismo crónico que adolece este sector social que no ha permitido el desarrollo de inversiones con alto valor agregado y que solo se queda “ratoneando” en su rentismo extractivista.

Y lo que deben recordar es que cuando la crisis vuelva a erupcionar, ya no podrán decir que “no lo vieron venir”.

TAGS: #NuevaConstitución #ProcesoConstituyente

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
Gonzalo Vicuña

04 de noviembre

Lo mejor y más preclaro: este sector social que no ha permitido el desarrollo de inversiones con alto valor agregado y que solo se queda “ratoneando” en su rentismo extractivista. Es la cruda realidad. Les ha ido fantástico por 40 años, no ven la necesidad de cambio. Más de 60% de población votante los respaldó, «ratoneando» en su imaginado rentismo extractivista clase media.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo s ...
+VER MÁS
#Política

Estado Social Democrático de Derecho o Salmón Tipo Jurel

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo sentido al hegemónico hasta el 18-O de 2018

Nuevos

Para esto, es necesario, entre otras cosas, reforzar a los equipos que llevan adelante investigaciones de derechos humanos, mejorar los instructivos y robustecer las capacitaciones referentes a las obligaci ...
+VER MÁS
#Justicia

Fiscal Nacional y su rol en los derechos humanos

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

La excepción de seguridad de la nación, presente en la Carta Fundamental como uno de los casos en que se permite el secreto por ley de quórum calificado, para mantener la reserva de información, debe se ...
+VER MÁS
#Política

Artículo 8° CPR: Comentario sobre una solicitud a las FF.AA.

En su natal San Juan Chamelco, Alta Verapaz, Guatemala, vestía su indumentaria indígena, en los campos de manzanas usa pantalón de lona. Su ropa de Guatemala sólo la usa para eventos especiales, dejó d ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un día tranquilo

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

El descontrolado crecimiento de la población es una de las principales causas de: sobreexplotación de los recursos naturales, destrucción del medioambiente, pérdida de biodiversidad y de la gran generac ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

COP27: Y somos 8.000 millones, sobrepoblación un tema impopular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática