#Política

Penta e intereses de clase

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

De todas las interpretaciones, comentarios y posibles lecturas que se puedan desprender del caso Penta, hay una muy interesante que no se puede obviar. Esta tiene su origen en el correo que le manda Carlos Eugenio Lavín a Ernesto Silva, Pdte. de la UDI donde, a propósito de la discusión de la Ley de Isapres, este se despide diciendo, “si entendí bien esto, sería de la máxima gravedad. Para saber eso te estaba llamando y de acuerdo a eso veamos si se nos ocurre algo.”


Ojalá que si la UDI sufre consecuencias electorales esto se deba no al caso Penta en específico sino a que la gran mayoría de los ciudadanos por fin nos dimos cuenta que ellos nunca nos han representado y por lo tanto simplemente no merecen nuestros votos.

El hecho que la UDI esté pasando por una crisis existencial, o que la senadora Von Baer sea una mentirosa, son datos del caso que, aunque relevantes, no apuntan a lo más importante. Lo medular del correo de Lavín no radica, tampoco, en la evidente complicidad “irregular” que existe entre lo que debería ser un representante del pueblo y un representante de un poderoso grupo económico. No. Lo realmente esclarecedor radica en que ese correo demuestra claramente que los intereses de clase son reales y que existen.

Por un lado estamos la gran mayoría de los chilenos, que como ciudadanos queremos y exigimos ciertos derechos sociales básicos (salud, educación, pensiones, etc). Sin embargo, somos consumidores y clientes cautivos de un sistema de pensión (AFP) y de un sistema de salud (Isapres) que no cumplen con nuestras expectativas.

Por otro lado está el sector privado que, en la actualidad, es el proveedor principal de esos derechos. Y es justamente aquí donde surgen los problemas y conflictos. Mientras los ciudadanos queremos un acceso digno, eficiente, expedito y asegurado a esos derechos, el sector privado busca maximizar sus ganancias. Nadie puede negar que cuando un inversionista privado abre un negocio las expectativas son recuperar la inversión y, ojalá, obtener las máximas ganancias (lucro) las que a su vez se justifican por el riesgo que el privado asumió al invertir en el negocio.

En concreto esto significa que si los ciudadanos queremos regular, controlar y supervisar, por ejemplo, la industria de la salud en Chile, los empresarios se van a resistir. ¿Qué otra cosa se puede esperar? Este es el conflicto esencial. Hay intereses contrapuestos. Los ciudadanos queremos acceso a servicios a bajo costo (y ojalá gratuitos) y el sector privado quiere hacer crecer sus negocios y aumentar sus ganancias. Por eso ante cualquier amenaza a esos intereses, los privados se ponen en alerta y se movilizan para “ver si se nos ocurre algo.” Y se movilizan con la complicidad, en este caso, de la UDI. Juntos tratarán de, en palabras de Lavín, “hacer algo”, algo para resguardar y proteger sus inversiones aunque eso vaya en desmedro de los intereses de la gran mayoría de los chilenos.

Esto es lo revelador del caso Penta. Que la derecha defiende intereses que se contraponen a los intereses de la gran mayoría de los chilenos. Aunque la UDI y la derecha en general (en este grupo es necesario incluir a Andrés Velasco) se presenten ante el país como defensores de la clase “media”, esta es una careta que gracias a este caso se les ha caído. Si los ciudadanos queremos “hacer algo” para cambiar o reformar el sistema de salud o pensiones, ellos (la derecha y los privados con intereses específicos) van a querer hacer “algo” para impedirlo. Están siempre atentos para ver qué medidas pueden tomar cada vez que sus intereses se ven amenazados.

Es por todo esto que sería una verdadera lástima que la UDI desapareciera o se viera reducida a una minoría insignificante solo por culpa del caso Penta. La UDI tendrá que, efectivamente, tomar medidas específicas y concretas con sus militantes que han quebrado la ley (por ejemplo, expulsándolos del partido). Eso es lo que corresponde. Pero ojalá que si la UDI sufre consecuencias electorales esto se deba no al caso Penta en específico sino a que la gran mayoría de los ciudadanos por fin nos dimos cuenta que ellos nunca nos han representado y por lo tanto simplemente no merecen nuestros votos.

TAGS: #CasoPenta UDI

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

14 de enero

¿Políticamente cómo se expresa esa lucha de clases de la que habla el autor? Veamos: es lógico que la derecha trate de confundirnos, de burlarse, de mentirnos y estafarnos porque la élite simplemente defiende sus privilegios: ayer lo hicieron con mucha violencia, con un golpe de Estado y con la correspondiente violación masiva de los derechos humanos. Actualmente y pasada la emergencia nos someten con una “democracia” de muy baja intensidad, donde las “reformas” a la educación, al código laboral o al sistema binominal son “en la medida de lo posible”.

¿Qué significa que los cambios sean “en la medida de lo posible”? Que las mal llamadas “reformas” son aceptadas siempre que no afecten los intereses dominantes. Por eso los que hace tiempo perdimos la ingenuidad, los que además no somos cómplices de esta situación totalmente antidemocrática y anómala, hablamos de “gatopardismo” o incluso de dictadura. Ocurre que la Constitución de 1980 al negarnos la soberanía y la voluntad popular lo que en la práctica hace es reivindicar la Doctrina de Seguridad Nacional. Se trata de que nunca más en nuestro país pueda darse un gobierno como el de la Unidad Popular.

Guillermo Gabler

15 de enero

Gracias por la columna, de lo mucho que he leíd sobre el tema, ésta me parece que cala en el fondo del problema sin
afán de linchamiento

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El gran valor de las estudiantes universitarias, según mi manera de ver, es su acto de decir no a la situación en que se ven sometidas
+VER MÁS
#Género

Asociación libre: Mujeres universitarias

Las grandes multinacionales abaratan sus costes de producción saltándose cualquier control medioambiental y para evitar el costoso tratamiento que requieren las aguas residuales, las arrojan directamente ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

¿Estamos ad portas de una pandemia como la Peste Negra?

Es imperativo profundizar un proceso de conversaciones, que establezca un marco programático común unitario mínimo, en base a la realidad actual de Chile y a una proyección de aquí al largo plazo
+VER MÁS
#Política

Oposición y política de alianzas: de nostalgias, unidad y desafíos

La sociedad en su mayoría ve con preocupación los alcances de una situación que el no buscó y que la propia sociedad construyó, por que no es su culpa la precariedad de las condiciones en la que les ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Gendarme Héctor Palma y los custodios de la moral

Popular

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera