#Política

Para reconstruir sin olvidar

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Estamos de acuerdo con todos aquellos que quieren sanar las heridas, eliminar los rencores y avanzar hacia un Chile solidario. Pero también sabemos que esto no será posible porque este hecho quedará marcado en la historia para siempre y será juzgado una y mil veces por las generaciones futuras.

Un pueblo sin memoria no tiene posibilidades de reconstruir y proyectar su historia. Y aunque algunos se resistan, no puede haber democracia a partir del olvido.

Se ha especulado mucho en estos días sobre las culpas, como si ellas se hubiesen generado espontáneamente en un proceso que partía el 4 de septiembre de 1970. Se olvida, con alguna frecuencia, o no se realza suficientemente, que el gobierno democrático de Salvador Allende, ya estaba condenado a no ser posible por la CIA y por el gobierno norteamericano de Richard Nixon. Actores cuya participación hoy día son conocidos claramente por todos en la desclasificación de documentos, pero también en el inicio del proceso, donde la participación de esas fuerzas internacionales, coludidos con actores chilenos, como la prensa, grupos políticos de derecha y de extrema derecha, tomaron claramente la decisión de acabar con el gobierno popular. En este contexto se decreta la muerte del general Schneider, mucho asesinatos posteriores, hasta el gigantesco paro camionero. Estos organismos norteamericanos y la derecha actuaron durante todo el proceso de la Unidad Popular. Los yerros de la unidad Popular, se dan en este contexto: entre el avanzar sin tranzar versus el consolidar lo logrado.

Hoy el desafío es otro. No es solo la recuperación de la historia y el fortalecimiento de la memoria, sino lo que se sigue en consecuencia: la recuperación y reconstrucción de un Chile capaz de generar una nueva y profunda transformación democrática que,  a partir de su historia quebrada y del reconocimiento de los errores y culpabilidades, seamos capaces de generar una nueva democracia. Esta vez no definida desde lo dogmático, sino construida desde la diversidad cultural, política y humana que deben sustentar un nuevo proyecto reparador de las heridas y del pasado. Reconstruir a  partir de una nueva expresión de las nuevas realidades que implica superar los dogmatismos y aceptar la construcción de una democracia social, fundamentada en todos los derechos humanos, y coherente con nuestros actuales desafíos, que han sido claramente expresados por la ciudadanía.

Que nadie pretenda que se puede ignorar lo sucedido en Chile, o alegar “que nunca lo supieron”,  porque no solo no es creíble tal afirmación, sino que repugna a cualquiera inteligencia, que ha mirado y vivido los acontecimientos. Que nadie pueda decir que participó en el gobierno militar, ocupando diversos cargos, pretendiendo que no sabían lo que el gobierno hacía. Que nadie pretenda olvidar que el señor Jaime Guzmán y parte de su sector político, no solo estuvo comprometido con el gobierno, sino que lo asesoró y lo diseñó desde  antes de la Constitución del 80 y después de la Constitución del 80, que elaboró con otros “expertos”. Chacarillas fue casi un ritual bautismal, donde quedaron reconocidos en la afiliación al nuevo dogma del presunto nuevo padre de la patria.

Estamos de acuerdo con todos aquellos que quieren sanar las heridas, eliminar los rencores y avanzar hacia un Chile solidario. Pero también sabemos que esto no será posible porque este hecho quedará marcado en la historia para siempre y será juzgado una y mil veces por las generaciones futuras. Por nuestros hijos, en definitiva, por todos los que vendrán. Por lo tanto, la historia procesará una y mil veces estos hechos y las contradicciones seguirán permaneciendo en el tiempo. Difícilmente se puede pretender que llegue el olvido. Un pueblo no tiene derecho al olvido, porque no puede negarse a sí mismo.

Una última reflexión, quizás debiera referirse a la posibilidad de entender si el Golpe de Estado pudo o no pudo ser evitado. Soy partidario de apoyar la tesis que afirma que sí se pudo evitar. Traigo a la memoria que personajes, no precisamente de la Unidad Popular, como Radomiro Tomic y Bernardo Leighton, afirmaron que de haber un golpe en Chile, éste vendría de la derecha. Nunca hubo posibilidades reales de un golpe de Estado proveniente de la izquierda. No existían ni las armas ni los hombres que pudieran hacerlo. Eso sólo era posible en el imaginario de algunos grupos radicalizados. Pero es evidente que la derecha, en un alarde de audacia, decía que se estaba fraguando un golpe por parte de la izquierda. Estados Unidos no iba a permitir, en el contexto de la Guerra Fría, una nueva Cuba. Ya solo ese escenario habla de la imposibilidad de algunos sectores de la izquierda de avanzar hacia la toma del poder. Pero por otra parte, reafirmaba lo que realmente sucedió al final: el golpe vino de la derecha, con el silencio y la complicidad de otros sectores y sin que el país pudiera poner resistencia eficaz. Así fue: todo lo demás es especulación sin fundamento.

—————-

Foto: Wikimedia Commons

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Daniel

11 de septiembre

Agudo y respetuoso…. No más mentiras

13 de septiembre

EN PARTE TIENES RAZON OLVIDAS LO QUE REALMENTE SUCEDÍA SE LLAMABA AL USO DE LAS ARMAS ENTRE OTRAS PEQUEÑECES, LA CULPA ERA SOLO DE. ESTADOS UNIDOS O GRAN CULPA ES DE LOS PROPIOS SEGUIDORES DE. ALLENDE Y DE EL, QUE DIJO ¡¡NO ERA EL PRESIDENTE DE TODOS LOS CHILENOS ¡¡ NUESTRA HISTORIA SIGUE NARRÁNDOSE A MEDIAS DEPENDIENDO QUIEN LO HAGA CUANTOS AÑOS MAS DEBEN PASAR PARA QUE LA VIOLENCIA DE PASO A LA CONVIVENCIA DE TODO UN PAÍS QUE AUN NO APRENDEMOS DE NUESTROS ERRORES

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La desconfianza institucionalizada en nuestro país, el temor al otro, a la diferencia, a la confrontación de ideas, al sano debate son elementos de nuestra mentalidad colectiva que gangrenan la sana convi ...
+VER MÁS
#Sociedad

De mentalidades y subdesarrollo

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?

La noción de supervisión es una de las más relevantes en el ejercicio profesional de la clínica y la psicoterapia, ya que va indisociablemente relacionada al de formación continua y análisis del propi ...
+VER MÁS
#Salud

Sobre la Supervisión en psicoterapia