#Política

Nuestro sistema actual y la imposible democracia

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

A esta altura, pocos dudan de la crisis de nuestro sistema.  No se trata de la crisis de un gobierno si no el agotamiento de una experiencia que, en la lógica de su inviabilidad, tenía que desembocar en la situación que hoy nos encontramos.


Uno de los fines de la democracia, es ser un mecanismo liberados de los ciudadanos de todo aquello que le impidan su desarrollo como persona y como ser social.

Ciertamente, lo que sucede en Chile, no es una crisis de gobierno, si no como ya todos perciben, una crisis del sistema neoliberal que ha imperado en nuestro país, a partir de la dictadura.  La democracia está destinada a convertir en realidad el derecho de autodeterminación de las personas, en todos los ámbitos de la vida.  Este principio ha sido violado por un sistema, que manipulando la economía, los recursos y los proyectos de desarrollo, desactivó todo concepto de organización solidaria, que pudiera dificultar “la real libre competencia”.  Y así aparecen las colusiones de las empresas y de sus empresarios para esquilmar los recursos de los ciudadanos, para robar con el desenfado de la supuesta libre competencia y adueñarse de los recursos reales pero limitados, fundamentalmente de los trabajadores y sus familias, aún las más precarias.

La democracia en Chile no hizo posible la auto-determinación real de las personas.  No hizo posible que nuestros jóvenes pudieran entrar a un sistema de educación solidaria y que hoy el gobierno, de alguna manera entrampado, intenta resolver de una manera legítima, pero con pocos recursos, lo que el sistema dejó prácticamente sin posibilidades a los sectores menos favorecidos.  Lo que las reformas del actual gobierno han pretendido implementar en los ámbitos económico y social, van en contra de las aspiraciones de los coludidos, de los insolidarios y de todas otras expresiones del egoísmo humano.  La democracia como motor de nuestra sociedad, ha estado atrapada en una crisis en la cual la soberanía popular, esencia del sistema, ha sido prisionera de los intereses de los diferentes grupos de poder político y económico que han gobernado, desde las sombras, al país, torciendo el proyecto democrático.

El actual sistema neoliberal, ha creado las condiciones, para que la deshonestidad de determinados actores, termine condicionando el desarrollo del sistema democrático.  De esta manera, la democracia solidaria como aspiración, la democracia como voluntad soberana del pueblo, quedó atrapada por los sectores políticos que se hicieron parte consciente o inconscientemente del sistema, sin percibir que el agotamiento de esta forma de proceder, en algún momento debía manifestarse y que su crisis era inevitable.

Lo político hace parte de lo connatural del ser humano.  Lo político es propio de su naturaleza y vivir en comunidad es una consecuencia ineludible que presupone valores permanentes.  La política es una praxis de lo político.  En nuestro caso la política ha corrompido valores propios de la convivencia en comunidad, que es intrínseco a la naturaleza de lo político.  De esta manera la política, como praxis de lo político, tenía que desembocar en una crisis, por tanto cuanto, los ciudadanos de este país no se sintieron representados y menos aún interpretados en aquello que es propio de su naturaleza como son las exigencias para vivir en comunidad en un sistema de derechos y deberes realmente representativo.

Nuestra democracia no ha podido hacer realidad en plenitud, en derecho a la autodeterminación de las personas en todas las dimensiones de la vida.  Los derechos a estudiar, los derechos a tener un sistema de salud conforme a las necesidades reales de la población; los derechos a una pensión digna en la vejez y tantos otros no podían ser posible y no lo han sido, en un sistema absolutamente insolidario y que solo se regían por la ley del interés individual, que se convierte a la larga en el interés del más fuerte, o de los más fuertes, como dolorosamente se ha constatado en nuestro país los síntomas reales que definen nuestra crisis.  Nuestra democracia no ha sido liberadora, no ha sido solidaria, ni ha podido organizarse conforme a estos principios.  La democracia implica un concepto de libertad.  Pero esto solo es  posible si nuestra democracia, estructuralmente, se organiza como liberadora de todas las servidumbres, lo cual implica ser solidario con todos los ciudadanos y sobre todo, con aquellos de menos recursos en nuestro país.

Han fallado, en nuestra experiencia, una serie de condiciones de una autentica democracia.  En nuestro caso no es solo el problema del modelo vigente, sino que también y muy fundamentalmente la ausencia de  principios y valores que reflejen las obligaciones que imponen los mecanismos de solidaridad, propios de una organización auténticamente democrática.

Nuestra democracia no ha hecho posible la real autodeterminación de las personas.  Nuestra democracia no posee principios sólidos de organización solidaria y por lo tanto no cuenta con los mecanismos para corregir la distorsión provocada por el concepto imperante en Chile de lo que significa “libre competencia”.  No hay igualdad de derechos en una sociedad cuando las distorsiones provocadas por el modelo vigente viola tan sistemáticamente y arteramente los derechos de los pueblos y las personas que aspiran a una democracia autentica y solidaria.  Los aparentes paladines de la democracia han hecho posible las crueles distorsiones que nuestro sistema contiene.  El rol de los auténticos demócratas consiste, hoy más que nunca, en hacer realidad el derecho irrenunciable a la autodeterminación de las personas en todos los ámbitos de su vida.  Insistimos, solo una democracia solidaria hará posible el derecho irrenunciable a la autodeterminación de las personas en todos los ámbitos de su vida, solo y volveremos a insistir una democracia solidaria podrá coordinar el interés social con los intereses individuales. Uno de los fines de la democracia, es ser un mecanismo liberados de los ciudadanos de todo aquello que le impidan su desarrollo como persona y como ser social.  De esta manera la libertad se hará posible en su ejercicio responsable, resolviendo el conflicto entre interés social e interés individual.  La democracia es también un instrumento para la libertad, pero este instrumento no funciona sin los principios y mecanismos de la solidaridad, como una responsabilidad del sistema y de las personas.

 

TAGS: #Democracia Política Política de los consensos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

14 de Noviembre

Disculpe que pero creo que tiene bastante incompleta la información de lo que es el sistema neoliberal señor, es justamente el sistema que libera la economía de cualquier manipulación, absolutamente lo contrario a lo que usted afirma.

Las colusiones son por mala regulación, la esencia del sistema neoliberal es que los precios sean regulados excusivamente por el mercado, es justamente por eso que está en contra de que el estado intervenga en los factores productivos, por su carácter monopólico donde ni siquiera necesita que se ponga alguien de acuerdo con nadie para fijar el precio que se le antoje.

Es la esencia del sistema señor, los mas alejados de los monopolios y oligopplios son los verdaderos neoliberales y si algún actor económico transgrede esa premisa es por falta de regulación y no por falencia del sistema.

Para que entienda mejor el sistema le sugiero este video:

Saludos

14 de Noviembre

Comprendo tu punto
Pero cada día que pasa, sigo reafirmando que el problema somos nosotros.
Sin un modelo que nos proteja de nuestros propios egoísmos y bajezas
Da lo mismo el tipo de economía imperante

Eso

Respeto tu columna, pero la crítica debería ser autocrítica

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

La corporación de Ulloa actualmente no cuenta con el respaldo de la hinchada ni tampoco de la barra que acompaña La Lamparita desde la refundación
+VER MÁS
#Deporte

Empresariado y política detrás de los dos Lota Schwager

Es hora de dar vuelta la campana, o el embudo. Es hora de que los de arriba jueguen limpio antes de exigir que los de abajo lo hagan. El día que ello ocurra, solo entonces, volverá a salir el sol.
+VER MÁS
#Sociedad

Campaña Juguemos limpio

Solo el ministro Moreno y su equipo saben en términos ciertos del contenido de Consulta Indígena y no los pueblos indígenas que son los destinatarios de la misma
+VER MÁS
#Política

Consulta Indígena de Piñera, volver al DL Nº2568 de la dictadura

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador