#Política

Nación y plurinacionalidad, apuntes para el debate

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Hoy en la discursiva del debate en torno a la consulta para la aprobación o rechazo de la nueva Constitución chilena en septiembre de este año, se repiten dos conceptos, nación y plurinacionalidad, en ese contexto conviene detenerse en algunos matices y definiciones que dialoguen en la búsqueda de cierta claridad y que no sean antagónicos a priori, ni se presten para una retórica maniquea muy característica en este tipo de debates.

En el discurso nacionalista, fuerza entropía que crea a la nación, aparece como un concepto monolítico, simplificado, pero la amplitud en torno al mismo y los avatares políticos que este concepto implica hacen que la discursiva se torne confusa. Señalar algunas premisas discutibles por ejemplo: ¿Una nación, un Estado? ¿La plurinacionalidad excluye la nación a priori?.


El debate discursivo actual intenta contraponer el concepto de Nación al de Plurinacionalidad, pero en la práctica ambos conceptos están vinculados de tal forma que es imposible factorizar alguno para otorgar preeminencia de uno sobre otro

Conviene aclarar que para hacer un pequeño análisis comparativo entre nación y plurinacionalismo, afirmamos que la nación nace de la transición entre una sociedad agraria a la etapa industrial. Es por lo tanto, la nación una creación de la modernidad bajo el parámetro de sociedades directamente entroncadas con la Revolución Industrial. Se constituye entonces como una unidad cultural básicamente asociada a un sistema de educación, alta cultura identitaria y en ciertos casos a un idioma específico de una etnia o región geográfica determinada.

En este sentido, la nación revelaría una madurez cultural con una elite culta que generaría artefactos culturales, tendientes a crear una identidad común para el ciudadano de a pie e iniciáticamente contaría con un relato histórico plausible, de ser internalizado en los aparatos de enseñanza formales. Deseable es también la propagación de una idioma homogéneo y común que pueda ser utilizado por todos aquellos susceptibles de identificarse con dicha nación. A veces la identidad de la nación puede ser esencialmente religiosa, un credo potente que logre aglutinar cultural y valóricamente a una nación. En consecuencia la nación propiamente tal tiene una existencia independiente del Estado.

En Latinoamérica usualmente el Estado conformó una determinado rudimento específico de nación (construcción de la nación) que se asoció con una lengua como el español y portugués (Caribe francés e inglés), bajo ciertos límites geográficos y étnicos (supremacía criolla blanca) y que contaba con una elite de alta cultura que dotó al Estado-Nación de una identidad homogénea en lo formal, bajo una religión excluyente como la católica apostólica romana, asociada al estado como concomitante en el desarrollo de la identidad. Decir a modo de corolario que la nación no nace, se crea y su nacimiento depende en muchos casos de coyunturas históricas específicas.

En la égida de los movimientos nacionalistas, la discursiva en torno al devenir del binomio Estado-Nación, parece adquirir otra variante divergente al clásico movimiento nacionalista que propende a la formación de una unidad independiente, conforme a los parámetros adaptados de un estadio industrial desarrollista necesario para el avance de unidades económicas exitosas.

Las nuevas variantes son entre otras el Plurinacionalismo (pertinente aquí ya que aparece en el borrador constitucional a votarse el cuatro de septiembre 2022), este concepto fue plasmado en la Constitución de la vecina Bolivia y habitualmente se habla de una singularidad Latinoamérica, pero su antecedente está en el siglo diecinueve presente en la Monarquía dual Austro- Húngara. Monarquía que por cierto fue la primera en asumir el reto de gobernabilidad con los emergentes nacionalismos eslavos.

Si bien no existió una primera condición de democracia en forma, al menos, al interior existían aquellos pueblos con historia, es decir que tuvieron formación nacional y estatal (monarquías nacionales), tales como Polacos y Húngaros y los otros llamados peyorativamente sin Historia. En la práctica, el resto de los pueblos eslavos como checos, eslovacos, serbios, etc. En ese contexto, el componente de subyugación era la inexistencia de una supuesta identidad histórica continua, se argumentaba, la carencia de características inherentes a una nación señalados en los párrafos anteriores, este hecho condicionó un rápido trabajo de aquella elite nacional culta, para dotar de una identidad y programa político común hacia la formación de una estado – nación (muchos los llamados pocos los elegidos).

El devenir histórico configuró en la monarquía austrohúngara un sistema de representación parlamentaria que garantizó a las naciones integrantes de la monarquía plurinacional sus derechos, como por ejemplo el status de igualdad idiomática y garantías de acceso a la educación igualitaria por ejemplo. Si bien, Austria-Hungría demostró un escaso sentido de gobernabilidad con las naciones eslavas, no fue menos cierto que el proceso llevado a cabo durante ese periodo fue altamente productivo en la cristalización política de los futuros estados nacionales que arribaron posteriormente a la paz de Versalles en 1918.

En el sentido comparativo, el debate discursivo actual intenta contraponer el concepto de Nación al de Plurinacionalidad, pero en la práctica ambos conceptos están vinculados de tal forma que es imposible factorizar alguno para otorgar preeminencia de uno sobre otro, ya que obedecen a causales históricas y se van transmutando y superponiendo en el devenir histórico vinculado al poder político.

Por otro lado, se torna natural que el cuestionamiento legítimo de un Estado-Nación monolítico, al estilo clásico, con pocas variantes desde el siglo diecinueve y que intente ser modificado a fin de integrar y respetar los derechos de otras naciones que han sido subyugadas durante siglos, es incluso deseable, ya que vendría a fortalecer los componentes esenciales de un estado-nación en movimiento hacia un futuro común. Es el Estado, en consecuencia, siempre el paraguas político de la nación y no excluye integrar más de una en este binomio, para desagrado de algunas posturas en torno a este tema, algunas naciones nunca construirán un estado-nación, ya que no lo necesitan. La entropía nacionalista nunca es igual en todos los casos. Con todo, en ninguno de los escenarios es plausible, por tanto, el argumento antagónico y fragmentario en cuanto a la destrucción del Estado-Nación tradicional, ya que el historicismo del mismo soporta su existencia.

Hay por último, un diálogo incuestionable, novedoso y fructífero desde la esfera discursiva entre ambos conceptos, tal y como están planteados en el borrador de la nueva constitución propuesta para el plebiscito de septiembre 2022.

TAGS: #NuevaConstitución #Plurinacionalismo Estado Estado Plurinacional Nación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
any

06 de junio

¿Que pasa con los ciudadanos que no pertenecen a etnias originarias ni son afrodescendientes?

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”
+VER MÁS
#Política

Reflexiones electorales independientes y nuevo proceso constitucional

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”

Nuevos

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

El proceso constituyente y las características que tiene, responden al momento político que vivimos luego del triunfo del Rechazo. Lo que pretendió ser una revitalización de un contrato social, fue real ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo proceso constitucional y el llanto de quienes no hicieron política en el proceso pasado

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional

Popular

La llegada del tren no reemplaza a buses ni camiones, el objetivo es desarrollar un modelo que trabaje de forma integrada creando un sistema intermodal. En conclusión, recuperar el tren es una necesidad na ...
+VER MÁS
#Política

Comentarios al tren Santiago “El Salto” (Viña del Mar)

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

En los últimos meses los medios de comunicación han proclamado con fuerza, y perversa eficiencia, todos los males que los hombres hacen a sus semejantes a través de la delincuencia
+VER MÁS
#Política

La delincuencia y la inmovilidad de las palabras