#Política

Nación y plurinacionalidad, apuntes para el debate

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Hoy en la discursiva del debate en torno a la consulta para la aprobación o rechazo de la nueva Constitución chilena en septiembre de este año, se repiten dos conceptos, nación y plurinacionalidad, en ese contexto conviene detenerse en algunos matices y definiciones que dialoguen en la búsqueda de cierta claridad y que no sean antagónicos a priori, ni se presten para una retórica maniquea muy característica en este tipo de debates.

En el discurso nacionalista, fuerza entropía que crea a la nación, aparece como un concepto monolítico, simplificado, pero la amplitud en torno al mismo y los avatares políticos que este concepto implica hacen que la discursiva se torne confusa. Señalar algunas premisas discutibles por ejemplo: ¿Una nación, un Estado? ¿La plurinacionalidad excluye la nación a priori?.


El debate discursivo actual intenta contraponer el concepto de Nación al de Plurinacionalidad, pero en la práctica ambos conceptos están vinculados de tal forma que es imposible factorizar alguno para otorgar preeminencia de uno sobre otro

Conviene aclarar que para hacer un pequeño análisis comparativo entre nación y plurinacionalismo, afirmamos que la nación nace de la transición entre una sociedad agraria a la etapa industrial. Es por lo tanto, la nación una creación de la modernidad bajo el parámetro de sociedades directamente entroncadas con la Revolución Industrial. Se constituye entonces como una unidad cultural básicamente asociada a un sistema de educación, alta cultura identitaria y en ciertos casos a un idioma específico de una etnia o región geográfica determinada.

En este sentido, la nación revelaría una madurez cultural con una elite culta que generaría artefactos culturales, tendientes a crear una identidad común para el ciudadano de a pie e iniciáticamente contaría con un relato histórico plausible, de ser internalizado en los aparatos de enseñanza formales. Deseable es también la propagación de una idioma homogéneo y común que pueda ser utilizado por todos aquellos susceptibles de identificarse con dicha nación. A veces la identidad de la nación puede ser esencialmente religiosa, un credo potente que logre aglutinar cultural y valóricamente a una nación. En consecuencia la nación propiamente tal tiene una existencia independiente del Estado.

En Latinoamérica usualmente el Estado conformó una determinado rudimento específico de nación (construcción de la nación) que se asoció con una lengua como el español y portugués (Caribe francés e inglés), bajo ciertos límites geográficos y étnicos (supremacía criolla blanca) y que contaba con una elite de alta cultura que dotó al Estado-Nación de una identidad homogénea en lo formal, bajo una religión excluyente como la católica apostólica romana, asociada al estado como concomitante en el desarrollo de la identidad. Decir a modo de corolario que la nación no nace, se crea y su nacimiento depende en muchos casos de coyunturas históricas específicas.

En la égida de los movimientos nacionalistas, la discursiva en torno al devenir del binomio Estado-Nación, parece adquirir otra variante divergente al clásico movimiento nacionalista que propende a la formación de una unidad independiente, conforme a los parámetros adaptados de un estadio industrial desarrollista necesario para el avance de unidades económicas exitosas.

Las nuevas variantes son entre otras el Plurinacionalismo (pertinente aquí ya que aparece en el borrador constitucional a votarse el cuatro de septiembre 2022), este concepto fue plasmado en la Constitución de la vecina Bolivia y habitualmente se habla de una singularidad Latinoamérica, pero su antecedente está en el siglo diecinueve presente en la Monarquía dual Austro- Húngara. Monarquía que por cierto fue la primera en asumir el reto de gobernabilidad con los emergentes nacionalismos eslavos.

Si bien no existió una primera condición de democracia en forma, al menos, al interior existían aquellos pueblos con historia, es decir que tuvieron formación nacional y estatal (monarquías nacionales), tales como Polacos y Húngaros y los otros llamados peyorativamente sin Historia. En la práctica, el resto de los pueblos eslavos como checos, eslovacos, serbios, etc. En ese contexto, el componente de subyugación era la inexistencia de una supuesta identidad histórica continua, se argumentaba, la carencia de características inherentes a una nación señalados en los párrafos anteriores, este hecho condicionó un rápido trabajo de aquella elite nacional culta, para dotar de una identidad y programa político común hacia la formación de una estado – nación (muchos los llamados pocos los elegidos).

El devenir histórico configuró en la monarquía austrohúngara un sistema de representación parlamentaria que garantizó a las naciones integrantes de la monarquía plurinacional sus derechos, como por ejemplo el status de igualdad idiomática y garantías de acceso a la educación igualitaria por ejemplo. Si bien, Austria-Hungría demostró un escaso sentido de gobernabilidad con las naciones eslavas, no fue menos cierto que el proceso llevado a cabo durante ese periodo fue altamente productivo en la cristalización política de los futuros estados nacionales que arribaron posteriormente a la paz de Versalles en 1918.

En el sentido comparativo, el debate discursivo actual intenta contraponer el concepto de Nación al de Plurinacionalidad, pero en la práctica ambos conceptos están vinculados de tal forma que es imposible factorizar alguno para otorgar preeminencia de uno sobre otro, ya que obedecen a causales históricas y se van transmutando y superponiendo en el devenir histórico vinculado al poder político.

Por otro lado, se torna natural que el cuestionamiento legítimo de un Estado-Nación monolítico, al estilo clásico, con pocas variantes desde el siglo diecinueve y que intente ser modificado a fin de integrar y respetar los derechos de otras naciones que han sido subyugadas durante siglos, es incluso deseable, ya que vendría a fortalecer los componentes esenciales de un estado-nación en movimiento hacia un futuro común. Es el Estado, en consecuencia, siempre el paraguas político de la nación y no excluye integrar más de una en este binomio, para desagrado de algunas posturas en torno a este tema, algunas naciones nunca construirán un estado-nación, ya que no lo necesitan. La entropía nacionalista nunca es igual en todos los casos. Con todo, en ninguno de los escenarios es plausible, por tanto, el argumento antagónico y fragmentario en cuanto a la destrucción del Estado-Nación tradicional, ya que el historicismo del mismo soporta su existencia.

Hay por último, un diálogo incuestionable, novedoso y fructífero desde la esfera discursiva entre ambos conceptos, tal y como están planteados en el borrador de la nueva constitución propuesta para el plebiscito de septiembre 2022.

TAGS: #NuevaConstitución #Plurinacionalismo Estado Estado Plurinacional Nación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
any

06 de junio

¿Que pasa con los ciudadanos que no pertenecen a etnias originarias ni son afrodescendientes?

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin distinción

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

Nuevos

Para Arendt, Eichmann no era el «monstruo», los actos no eran disculpables, pero estos actos no fueron realizados porque estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócr ...
+VER MÁS
#Justicia

Osvaldo Romo Mena: la banalidad del pasado en el presente

Se dice de Oyarzún que fue tan ingenuo como filósofo. Tan niño como angustiado. Tan poeta como burócrata
+VER MÁS
#Cultura

Poesía y filosofía en un olvidado Luis Oyarzún

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

La superficialidad de este nuevo marco de valores está claramente definida porque ninguno de sus principios responde a una necesidad real, a un análisis profundo de sus razones ni a una tendencia generali ...
+VER MÁS
#Cultura

La burbuja cultural

Popular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Con la predictibilidad lo propio de lo humano, la creatividad, el asombro, la resiliencia, se dañan o atrofian, o son subyugadas al autodeterminismo de  las profecías autocumplidas
+VER MÁS
#Educación

El exceso de predictibilidad está 'matando' a nuestros estudiantes