#Política

Las malas juntas

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Cooperativa.cl


La pregunta no es si la gente está dispuesta a votar por Daniel Jadue, sino: ¿La gente está dispuesta a votar por quienes están detrás de él?

El día 20 de julio pasado, en una entrevista con ADN Radio, el Alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, se mostró “absolutamente disponible” para ser candidato presidencial en las próximas elecciones, siendo una noticia que no sorprendió a nadie que haya notado que el Partido Comunista había decidido, seis meses atrás, que iba a definir un candidato propio, y que haya observado con un poco de atención su gestión y la creación de todo lo que tuviera por apellido “Popular”, comenzando por la visionaria farmacia, que fue rápidamente replicada por una gran cantidad de municipios a lo largo del país.

Más allá del desempeño que estas inversiones han tenido a lo largo de su existencia, sea en términos económicos y en términos sociales, el impacto mediático que han tenido no puede ser negado, generando admiración en la sociedad, incluso en aquellos que no comparten sus ideas, por lo visionario de su actuar, junto a acertadas declaraciones de prensa donde el edil indica, en resumidas cuentas, que su intención es minar las redes de los poderes fácticos económicos que oprimen al pueblo chileno con esta red de inversiones municipales y darle un alivio financiero a las familias de menos recursos, las cuales coinciden con un tiempo de fortísimo cuestionamiento a estos mismos abusos, haciendo que su popularidad y visibilidad pública suba como la espuma, viéndose como una persona que conoce las carencias de la gente común dado que gobierna una comuna de necesidades y que con su inventiva es capaz de darles solución, y solución permanente, no un parche que se desgastará luego de un tiempo.

A eso hay que sumarle un sutil pero constante cuidado de su imagen cuando sale ante las cámaras, una dicción adecuada que jamás titubea en público, un obvio carisma personal y que el resto de la izquierda está tan fragmentada como polo político, tan poco cohesionada internamente, tan desorientada de objetivo y relato, y tan temerosa de la gente tras octubre del año pasado, que el Alcalde de Recoleta era el obvio candidato de izquierda desde hace un año, al menos.

La pregunta no es si la gente está dispuesta a votar por Daniel Jadue, sino: ¿La gente está dispuesta a votar por quienes están detrás de él?

Desde 1990, el Partido Comunista muy pocas veces ha obtenido mayorías electorales en cualquier tipo de elección, con sus candidatos ganadores habitualmente obteniendo sus escaños debido a arrastres de listas, lo que explica por qué tienen más Diputados (9), Consejeros Regionales (11) y Concejales (81) que los puestos que necesitan elecciones directas, como son los Alcaldes (3) o aquellas indirectas en la que se necesitan una mayor cantidad de votos y hay menos escaños, como las del Senado, donde no tienen ningún representante. Actualmente cuatro de sus Diputados son sumamente visibles en los medios y, particularmente, en redes sociales, Hugo Gutiérrez, Camilla Vallejo, Karol Cariola y su Presidente, Guillermo Teillier, siendo solo los dos últimos primeras mayorías en sus elecciones, en donde, aún así, no pasaron del 15% de los votos totales.

De los cuatro, solo la Diputada Cariola ha sido vista frecuentemente en compañía de Jadue en actos públicos y es porque es la Diputada del Distrito donde se haya Recoleta y también porque quizás es vista como quien genera menos anticuerpos frente al resto de la sociedad. Lo cual es lógico teniendo en consideración que ella nunca estuvo en la palestra pública en los años anteriores a su elección, estando tras bambalinas como la Secretaria General de las Juventudes Comunistas entre los años 2011 y 2017, encargándose del lado político y de coordinación en los críticos años 2011 al 2013, y se ha logrado mantener como una figura atractiva y mayormente intachable.

Karol Cariola y Camila Vallejo surgieron políticamente gracias a la coyuntura crítica de las protestas estudiantiles del 2011, que fueron una continuación de las acontecidas el 2006, y fueron de las caras jóvenes que el PC logró afianzar en un intento de renovación generacional de la política. Fue un evento extraordinario que logró cimentar sus carreras parlamentarias, pero Vallejo es vista con desconfianza y resentimiento por muchos quienes también protestaron esos años dado que consideran que ella utilizó las demandas por un mejor sistema educativo y su posición en la FECh para lanzarse a la Cámara de Diputados y pasó, en un santiamén, de una supuesta independencia política a obedecer a su partido irrestrictamente, como cuando apoyó en la campaña presidencial del 2013 de Michelle Bachelet cuando ella misma había dicho que “jamás estaría dispuesta a hacer campaña por ella” el año anterior.

Hugo Gutiérrez, por su parte, suele ser visto como un reaccionario que no tiene el bagaje histórico de su par, Carmen Hertz, para justificar su rechazo visceral a las Fuerzas Armadas, más allá de posibles problemas con la figura paterna ausente, que fue un militar que trabajó en la DINE (no en la DINA o la CNI). Un provocador mediático de redes sociales que solo busca crear cuñas de prensa y retweets fáciles, buscando la pelea y lanzando acusaciones porque sí, no por razones fundadas.

El caso de Guillermo Teillier es notorio porque en su posición como Presidente del PC, todo lo que él haga repercute en la visión que se tiene del partido y, a su vez, cualquier escándalo del mismo repercute en su figura. Así, él es la encarnación de la desconfianza que genera el PC entre la gente, desconfianza producida por escándalos como el de la Universidad Arcis, donde dejaron claro que, a pesar de odiar tanto el capitalismo, lo conocen y manejan bastante bien, como también demostraron cuando trataron de desconocer cualquier relación contractual con una mujer que por 30 años les cuidó un terreno en El Arrayán hasta que la Corte Suprema les obligó a desdecirse y pagarle más de $170 millones por ello, en un movimiento que socialmente se vio, en el mejor de los casos, como una gran hipocresía.

Esta desconfianza con los comunistas es aún más acentuada cuando se percibe como falsa su posición de defensa a los trabajadores y a los más desposeídos, dado que estos segmentos sociales ven como sus supuestos representantes solo se dirigen a defender a minorías que no son parte de ellos, hiperactivas en redes sociales, habitualmente en situaciones de privilegio social y desalinean las cuestiones sociales generales para introducir en agenda temas específicos disfrazados de las primeras, especialmente cuando se adopta un discurso moralista antagónico que muchas veces culpa colateralmente a esos mismos segmentos sociales por opciones de estilo de vida que, de forma casi unánime, nunca han tenido opción en su concepción. Es este tipo de situaciones, el ser visto como capaces de azuzar grupos reaccionarios mientras sean funcionales a sus objetivos políticos, y otros factores, la que ha provocado que la misma clase trabajadora se haya alejado de ellos al considerarlos desconectados de su realidad (la realidad fáctica, no la de internet) y maquiavélicos en su actuar.

Es lógico que todo gobierno entrante busque dejar los ministerios más importantes, partiendo por Interior, entre los suyos y luego se ve el resto de ellos y las subsecretarías entre los acuerdos políticos ya negociados con anterioridad. Esta es la famosa torta política que todo el mundo conoce y lo considera natural, aunque no necesariamente deseable. Pero estos nombramientos de primera línea se requieren que sea con gente con experiencia y que tenga cierto grado de popularidad, al menos para tener la reputación de personas eficientes o con trayectoria. Esto no pasa con los nombres dados, ya que si bien Gutiérrez y Teillier tienen experiencia y trayectoria probadas, son mal vistos por una percepción de duplicidad que es parte de la visión general que se tiene del PC.

Otro punto en contra del PC es su mismo posicionamiento como extrema izquierda, posicionamiento que ellos mismos se han esforzado históricamente por mantener, aún si eso implicaba negarse a realizar maniobras políticas necesarias para hacer una acción en conjunto con otros partidos de la entonces Concertación. Una elección presidencial es una de mayorías numéricas y esas requieren acercarse al votante mayoritario, ese que no está en los extremos políticos y no necesariamente milita. El famoso votante mediano.

Como se mencionó en un principio, Jadue ha hecho mucho por acercarse a los trabajadores y a la clase media dándose a ver como un alcalde eficiente y preocupado por la gente, como la antítesis de Piñera y la derecha, caricaturizada como solo preocupada por la economía y por el empresariado, con puntos de prensa con fuerte énfasis en lo social por sobre lo económico y frases que tocaban en la médula las preocupaciones y problemas de los más pobres, aunque no siempre con exactitud y con varios errores que dejaban claro que más que argumentos eran propaganda, pero que suena muy bien para atraer potencial electorado. Sin embargo, donde él ha logrado mejorar su popularidad y posicionarse como el candidato opositor más probable, el problema es que el votante mediano no está dispuesto normalmente a elegir a un ultra, a un candidato extremo, como es el caso del candidato PC, y si bien la gente podría tender a elegirlo, su partido causará desconfianza entre los votantes.

Así, Jadue debe moverse al centro para conseguir a este votante que puede volverlo Presidente, y puede hacerlo, porque él está en una posición de reconocimiento social tal que puede maniobrar políticamente en solitario, o crear una coalición ad hoc y tener éxito en su empresa. Él no necesita del Partido Comunista para resultar electo, el Partido Comunista lo necesita a él, por lo que tiene en sus manos la capacidad de forzarlos a moverse a la dirección que le resulte más adecuada para su campaña. Pero su compromiso ideológico con el PC es muy fuerte y permite que su cúpula dirija parte de actuar, coartándolo de opciones y tiempo valioso ad portas del Plebiscito Constitucional del próximo mes.

El ajedrez de Lavín

A finales de agosto, Joaquín Lavín, la obvia carta presidencial de la derecha desde hace más de un año, se declaró “un socialdemócrata”, lo que causó no poco estupor y tirria en todo el espectro político, dado que o se separaba de los principios ideológicos (neo)liberales de la derecha, particularmente de la UDI, su propio partido, o se apropiaba indebidamente de una posición que jamás había sostenido anteriormente en su historia política, según la izquierda. Como suele ocurrir con él y Jadue, ninguna de sus palabras pasó desapercibida.

Tal como se mencionó más arriba, la mayor ventaja que ambos candidatos tienen es que sus figuras son relevantes, haciéndolos gravitantes a nivel político como individuos, así que ellos no necesitan a sus partidos para llevar adelante sus candidaturas, sino que sus partidos los necesitan a ellos para hacerlo y mantenerse relevantes en una elección presidencial que será la más importante tras la de 1990, al ser el ganador, una vez más, el primer Presidente de una nueva Constitución.

Lavín está también muy consciente de esto, pero él actúa en concordancia y obliga a la UDI y al resto de la derecha a moverse a su son si es que quieren tener una carta presidencial viable. Eso ha hecho que pueda realizar, con total impunidad, críticas públicas al actuar del Gobierno en relación a su manejo político y social del estallido de octubre y de la pandemia, o darle la plataforma tácita a que algunos ediles oficialistas, en particular los casos de Cathy Barriga y Germán Codina, se rebelaran de facto frente a las erráticas indicaciones iniciales del manejo de la crisis sanitaria en curso y las ignoraran, requiriendo una fuerte, pero delicada, maniobra política de alto nivel para reencauzar a los Alcaldes.

Pero el flanco débil de Lavín es toda su coalición política, que son culpados de todas las desgracias que han acontecido en el país en los últimos 10 meses en todo plano de existencia. Más allá de lo verídico o no que aquello sea, o lo reactivas y torpes que fueron las políticas públicas en estas coyunturas críticas, o, para ser más contemporáneos, de la disímil forma de abordar las manifestaciones y protestas sociales con el paro de camioneros recientemente terminado, el dilema es que todo su sector político es un lastre para su candidatura, pero, a la vez, es imposible removerlos de la ecuación ya que no tiene como sustentar una candidatura independiente. Toda su pre-campaña se ha basado en manejar personalmente a su sector político, no en crear una plataforma propia para llegar a la Presidencia.

Sin embargo, la estrategia para llevar al centro a Joaquín Lavín demuestra la brillantez política de la que ocasionalmente hace gala nuestra clase política. Puede que José Antonio Kast se presente o no, pero para todos los efectos es irrelevante. Si se presenta absorberá al votante más duro de derecha, que nadie quiere en estos momentos. Si no se presenta como candidato, esta función será asumida por Pablo Longueira, quien ha vuelto de su exilio autoimpuesto originado por las acusaciones de cohecho y de delitos tributarios del Caso SQM con tal de imponer disciplina partidista en la UDI en vista del próximo Plebiscito y para presentarse como el candidato que atraerá al electorado UDI y de derecha más dura, moldeará el discurso y, dado que es imposible que salga elegido Presidente dado lo manchado socialmente de su nombre y los anticuerpos que genera por los casos mencionados y la Ley de Pesca que tiene asociada indeleblemente su apellido, acercará a este electorado a Lavín.

Pero esto no va a funcionar con RN. Esta colectividad sufrió fuerte en su seno interno con el reclutamiento de Mario Desbordes y Cristián Monckeberg como Ministros de Defensa y de SEGEGOB, respectivamente, dado que sintieron quitada parte de su maniobrabilidad política al estar amarrados al Gobierno, del cual han mostrado públicamente sus dudas y críticas, siendo muy notorio lo demostrado durante la tensa negociación política por el retiro del 10% de los fondos de las AFP, así que un caudillo foráneo que, por su parte, ya había causado en el partido varios resquemores por sus negociaciones agresivas e imposiciones políticas en el pasado, no podría alinear a la RN de esta forma.

Aquí entra Evelyn Matthei, Alcaldesa de Providencia, pero antes Senadora y dos veces Diputada. Más allá de observar que el gobierno de una comuna puede ser un tema de ligas menores para ella y un consuelo por su inherentemente fracasada candidatura contra Michelle Bachelet el 2013, su nivel de experiencia política es superlativo e innegable, especialmente a nivel interno, por lo que, frente a la ausencia dentro de RN de ambos ahora Ministros, es ella quien ordenará a un partido huérfano de liderazgo interno diario usando el medio de una candidatura presidencial que no prosperará, pero no tiene importancia porque la función de ella es, similarmente a Longueira, unificar el discurso partidista y organizar los esfuerzos de campaña de la centroderecha y del lado más social de la derecha, que se ha puesto en férrea oposición doctrinaria con la económica, representada mejor por la UDI, tras todo lo sucedido con la pandemia y el 10%. De esta forma, Matthei formará disputas mediáticas con Longueira y Jadue, para crear una clara diferencia y atraer a su electorado, en donde también se plegará Evópoli, para después renunciar a la candidatura o entregar sus votos en la segunda vuelta a Joaquín Lavín.

Ganando por default

Teniendo en consideración lo rápido que Lavín entendió la necesidad de alejarse de la figura y discurso de Piñera y del Gobierno con tal de irse al centro, que está siendo exitoso, y la reticencia de Jadue a hacer lo mismo, ha permitido que él vaya adelantado en su trabajo y logre pelear de igual a igual las encuestas de opinión que deberían darle una ventaja arrolladora a cualquier candidato opositor mínimamente carismático.

Los partidos de oposición ya se han dado cuenta de la carencia de un candidato de centro en sus filas y ven con preocupación que ese vacío lo llene Lavín. El Frente Amplio ya ha decidido lanzar un candidato propio de manera absolutamente independiente, algunos dirían egocéntrica. Sus únicas cartas posibles son Jorge Sharp, Alcalde de Valparaíso, y Beatriz Sánchez, ex candidata presidencial en la elección anterior. Sin embargo caen en el mismo nicho progresista que el PC, pero alejados aún más de la realidad de los trabajadores, los pobres y la clase media de nuestro país, y eso quedó meridianamente cuando Sánchez fue increpada y expulsada por manifestantes del Estallido Social en noviembre pasado. Por su parte, Sharp ha tenido sonoros encontrones con el Concejo Municipal de la comuna que dirige, lo cual puede acarrear serios inconvenientes para aunar las fuerzas políticas locales para una candidatura de estas características. Es claro que si las elecciones fueran en redes sociales, arrasarían, pero no es así.

El premio de la candidatura de centroizquierda también parece querer ser disputado por los radicales, posiblemente elevando para esto a su Presidente, Carlos Maldonado. En este aspecto, el Partido Radical cuenta con la ventaja de que va a una generalidad, no son nicho como los progresistas ni un extremo como los comunistas, y cuenta con una historia muy relacionada a la clase media, pero la invisibilidad política y social de la cual el PR padece en relación a las otras fuerzas de izquierda lo pone en una posición ambivalente de fragilidad y, a la vez, de ser la opción de unidad y concordia para todos los partidos de izquierda, pero el tiempo se acaba para que tengan éxito en esta iniciativa, la cual deberá ser bien posicionada, bien negociada y bien desarrollada, para evitar otro fiasco como la candidatura de Alejandro Guillier, que fue vista por la sociedad como un parche de último minuto porque no había nadie más disponible.

El tiempo no espera a nadie, y en política eso es doblemente cierto. Mientras más se demoren los partidos de oposición en designar a un candidato de centro que pueda detener la iniciativa de Lavín de posicionarse allí, más arriesgan caer en el más viejo vicio de la izquierda chilena: que cada partido decida levantar su candidatura, en una señal inexcusable de desorden y descoordinación que la ciudadanía verá claramente y puede castigar su incompetencia con abstencionismo o, en el peor de los casos para ellos, votando por Lavín al verlo como el único candidato con capacidad de liderazgo efectivo. La dispersión de votos que ocurriría en este escenario es también uno que lo beneficia directamente, y no ayuda en nada para posicionar a Jadue en el centro que en una reciente entrevista a La Tercera haya dicho que “hay una socialdemocracia neoliberal que ya gobernó 20 años y que es corresponsable de que hayamos llegado al 18 octubre”, alejando con esto las avenencias necesarias para aglutinar las voluntades políticas al tocar un concepto tan crucial y delicado para la centroizquierda.

TAGS: #CandidaturasPresidenciales #DanielJadue #JoaquínLavín #PartidosPolíticos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
anysur

11 de Septiembre

Me ilusione en leer sobre “los que están detrás de” este personaje, que desilusión…realmente, ojala escriba una segunda parte y coloque a los que están en las sombras junto al Sr. artista.

11 de Septiembre

Di cuatro nombres específicos que son quienes más notoriamente están detrás de la figura de Jadue.

anysur

12 de Septiembre

Figura o personaje?

anysur

12 de Septiembre

“minar las redes de los poderes fácticos económicos que oprimen al pueblo chileno” estoy vieja para esos cuentos, fanatismos y matonaje….no es nada personal con este artista, en general los politicos hacen lo mismo…. en cierta forma. Figuras no son los que andan figurando…..tal vez en la dimensión política local, no en la dimensión del ciudadano común.

15 de Octubre

¿Tendremos otras alternativas?, digamos que ambos me resultan difusos, sería interesante que se levantara gente con proyectos nuevos

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Los ciudadanos deben informarse para que defiendan bien sus legítimos derechos y con ese propósito, se pone a disposición de ellos el "Manual Práctico para Fiscalizar Proyectos Inmobiliarios"
+VER MÁS
#Ciudad

Atención ciudadanos que reclaman por materias inmobiliarias

Los ataques a reporteros en las manifestaciones de protesta solo siguen un instructivo propio de regímenes absolutistas
+VER MÁS
#Medios

El peligro de no saber

La responsabilidad está en formular un plan que contenga los anhelos, las peticiones de los vecinos, con estimaciones de plazos y montos de inversión.
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Magallanes, un paso más a la región que queremos

Escuchar, comprender, resonar emocionalmente, respetar la diferencia, no debería ser una dificultad mayor para ningún profesional de la salud.
+VER MÁS
#Salud

Stop Mutilaciones de niñes intersexuales

Nuevos

Los ciudadanos deben informarse para que defiendan bien sus legítimos derechos y con ese propósito, se pone a disposición de ellos el "Manual Práctico para Fiscalizar Proyectos Inmobiliarios"
+VER MÁS
#Ciudad

Atención ciudadanos que reclaman por materias inmobiliarias

Los ataques a reporteros en las manifestaciones de protesta solo siguen un instructivo propio de regímenes absolutistas
+VER MÁS
#Medios

El peligro de no saber

La responsabilidad está en formular un plan que contenga los anhelos, las peticiones de los vecinos, con estimaciones de plazos y montos de inversión.
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Magallanes, un paso más a la región que queremos

Escuchar, comprender, resonar emocionalmente, respetar la diferencia, no debería ser una dificultad mayor para ningún profesional de la salud.
+VER MÁS
#Salud

Stop Mutilaciones de niñes intersexuales

Popular

Por más que se crea que hay algo revolucionario tras la figura en cuestión y las palabras que salen de la boca, lo cierto es que es la revolución de la farándula, ésa en la que todo era conflicto sin q ...
+VER MÁS
#Política

La Abuela y sus ´nietitos`; no ciudadanos adultos, ´nietitos`

Nuestras elites son mediocres. Están sobre ideologizadas. Subyugadas a las transnacionales y a modelos bastantes básicos de generación de riqueza.
+VER MÁS
#Política

La oligarquía mediocre

El nuevo Hospital Zona Norte no tendrá un adecuado nivel de acceso para el 72% de la población a la que debe atender, obligando a las autoridades a implementar medidas paliativas permanentes para brindar ...
+VER MÁS
#Ciudad

Grueso error de Mañalich al decidir la ubicación del hospital Zona Norte

La Ley y los criterios no son iguales para todos, hay perdonazos a grandes empresarios, pero, el ciudadano común nunca recibe uno. Estos hechos causan que sectores minoritarios de la sociedad obtengan impo ...
+VER MÁS
#Sociedad

El actuar irreflexivo del gobierno estimula a los violentistas