#Política

La única revolución armada en los 70 fue la reaccionaria de 1973

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Como buen 11 de septiembre en Chile, hoy se han conocido nuevamente varias opiniones de lo sucedido hace ya 46 años en 1973. Como siempre sucede, a la exigencia de justicia de quienes aún buscan los cuerpos de detenidos desaparecidos en dictadura, se contraponen quienes, para no dar a conocer su verdadera opinión del golpe y la masacre, intentan bajarle el perfil a la fecha, llamando a la unidad y a olvidar a figuras como Salvador Allende y Pinochet, intentando ponerlas al mismo nivel.


Quienes realmente mostraron su fuerza política, económica y armada no fueron quienes “lo querían todo”, sino quienes lo tenían todo y querían seguir conservándolo

Es una buena técnica y son, por lo general, las nuevas generaciones de la autodenominada “nueva derecha” las que la repiten para mirar con distancia el gran evento que institucionalizó un legado que hasta hoy defienden como si fuera lo “sensato” y lo moderado.  Pero la cuestión no es tan así. No hay moderación alguna en lo que hoy se defiende, ya que no solo es el triunfo del privado desregulado por sobre a la institucionalidad propia de una democracia liberal, sino también el resultado de la única revolución sangrienta que nuestro país vivió en Chile en los setenta: la reaccionaria.

Sí, porque solo basta leer la historia de Chile para entender que quienes realmente mostraron su fuerza política, económica y armada no fueron quienes “lo querían todo”, sino quienes lo tenían todo y querían seguir conservándolo. El Ejército de Chile no defendió la institucionalidad democrática ni nada parecido, sino que la destruyó para, con el tiempo, poner el Estado de Excepción al servicio de la violencia ideológica de un sector que convirtió sus intereses corporativistas en leyes de la República.

A diferencia de lo que se repite hasta el cansancio, lo sucedido el 11 de septiembre no fue una acción desesperada por salvar la democracia, sino la destrucción antojadiza del sistema democrático garantizado por la Constitución de 1925. Salvador Allende, lejos de ser un revolucionario déspota que quiso terminar con lo que, hasta entonces, era lo imperante, en cambio, murió defendiéndolo en contra de quienes lo quisieron destruir, desde el primer día de su gobierno, para no mover estructuras sociales que les parecían conveniente perpetuar. Porque en eso consistió este hecho revolucionario, en destruir todo para realmente no cambiar nada.

Ahora, claramente Chile cambió y, sobre todo,  se despolitizó. Las que fueron visibles controversias políticas, en dictadura comenzaron a ser entendidas como “lo prohibido”; el debate de ideas y los enfrentamientos verbales que traían consigo, comenzó a ser mirado con miedo por el ciudadano promedio.

¿No fue eso el corazón de la revolución que padecimos y seguimos padeciendo? ¿No ha sido, hasta hoy, este cambio cultural el que nos ha impedido, ya sea por terror o por comodidad, hacer algo al respecto? Todo lo que tememos hoy es producto de la tarea civil-militar, revolucionara/reaccionaria, de quienes decían oponerse a un cambio radical; de los que vistieron de cordura caprichos ideológicos que luego se transformaron en “la realidad”.

Tal vez el gran logro de una revolución, es que el adversario político defienda tus principios como si fueran los suyos. Y eso sucedió sin duda en Chile. Ya en democracia, lo institucionalizado en dictadura fue legitimado con votos, aunque estos fueran hacia la centroizquierda. Todo se hacía de acuerdo al itinerario revolucionario: los victimarios tenían puestos en un Congreso diseñado por la revolución, y hasta fueron actores políticos en el debate contingente.

El dictador, lejos de ser juzgado, era entrevistado, y su curiosa personalidad era vista por muchos como un aspecto “simpático”. Mal que mal era el guardián de lo realizado; el ojo vigilante que sacaba militares a la calle cuando no le gustaba lo que se estaba haciendo.

Pero tal vez la muestra más clara del triunfo revolucionario, fue que este militar, con el tiempo, empezó a ser mirado con desdén incluso por quienes le dieron sustento ideológico a su acción armada. Quien fuera el héroe del poder, murió siendo ignorado por quienes asistían a sus cumpleaños apenas unos pocos años antes, pero el relato político institucional siguió intacto, incluso floreado con discursos democráticos de quienes  lo apuntaban con el dedo en los ochenta.

Por lo tanto, hoy hay que saber qué es lo que comenzó aquel 11 de septiembre; es de suma relevancia que el cuestionamiento a lo impuesto siga vigente y crezca, porque al no suceder, se puede llegar a la ilusa idea de que esta revolución se terminó con el plebiscito en contra del dictador, o con una u otra reforma a ciertas lógica originarias, cuestión que no es cierta y que el relato hegemónico repite una y otra vez.

TAGS: #11Septiembre #GolpeDeEstado #Revolución

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Existe una idea de Gobierno Mundial sobre la materia, siempre tan opinable en su despliegue, producto de las asimetrías de poder del sistema internacional.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Geografía del incendio v/s geopolítica ambiental: el caso de la Amazonía

Es muy poco probable que pueda lograrse aprendizaje si los estímulos que recibimos no guardan alguna relación con nuestras experiencias y nuestras memorias.
+VER MÁS
#Educación

Aprendizajes y emociones en perspectiva

Durante este año 64 niños y niñas menores de 5 años no fueron encontrados, 54 niños y niñas de entre 6 y 11 años, mientras que para jóvenes la cifra se dispara a 742 (cifras a junio de 2019).
+VER MÁS
#Sociedad

Niños invisibles : ¿Quién los busca?

¿Cómo se entiende que el Consejo para la Transparencia haya optado por sacrificar los datos personales de millones de chilenos solo para beneficiar la posición política de una autoridad pública?
+VER MÁS
#Ciudadanía

La segunda traición del Consejo para la Transparencia

Popular

Estaban desesperados, no sabían cómo parar esto porque nunca han estado en un intercambio de ideas real; nunca han discutido las visiones políticas en igualdad de condiciones con el adversario
+VER MÁS
#Política

El patético y fascinante espectáculo de Monckeberg y Melero

El feminismo organizado ha sido la luz, el agua y el alimento de la democracia desde comienzos del siglo XX: sin feminismo estaríamos en la prehistoria del sistema democrático
+VER MÁS
#Género

Mujeres y hombres ´feminazis` en la ´dictadura feminista`

¿Cómo se entiende que el Consejo para la Transparencia haya optado por sacrificar los datos personales de millones de chilenos solo para beneficiar la posición política de una autoridad pública?
+VER MÁS
#Ciudadanía

La segunda traición del Consejo para la Transparencia

Este proyecto será solo un gasto para el Estado -y no una inversión- si es que no se considera una estrategia global de uso eficiente del agua
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Equidad hídrica