#Política

La no santificación en el trabajo diario

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hoy, la mirada de quienes se sienten satisfechos ha comenzado a chocar con aquella que comprende que la realidad es muy distinta

Hemos comenzado a ser testigos del debate en torno a la reforma laboral. Serán muchos los expertos que con pasión, pero no siempre con razón, darán a conocer su opinión. Se debatirá sobre los pro y los contra que ella traerá a nuestro país y los peligros o beneficios que otorgará a este pueblo emergente.

Desde la Doctrina Social de la Iglesia, bien leída y sin confusiones, el trabajo se comprende como un medio que contribuye a la dignificación de la persona, nunca como un fin en sí mismo.

Desde una mirada conservadora, moralmente satisfecha y complaciente, el trabajo se entiende como colaborador en la dignificación del hombre. Más aún, le santifica. “La santificación en el trabajo diario”, dirán algunos, es el despliegue de una naturaleza humana animada por un dios que busca dar felicidad a sus hijos. De este modo, el hombre es feliz en lo que hace y debe dar gracias a un ser poderoso que le cuida y mantiene. El hombre debe estar contento en el trabajo que “le ha tocado hacer”: gásfiter, nana, auxiliar en algún colegio, minero, abogado, médico, ingeniero, campesino, cartero, auxiliar de enfermería, profesor o ayudante de algo. En todas estas labores es feliz porque una realidad que le rodea -y supera- así lo ha establecido. En esta perspectiva, todo está bien y nada debe ser transformado. Si esto es así, entonces, todo marcha bien; ¿para qué hacer reformas?

Pero, parece que las cosas no van bien, algo no calza, el zapato ceniciento no encuentra su pie. No hay concordancia entre este razonamiento político-religioso, que solo quiere ver alegría en el trabajo y es incapaz de enfrentar las injusticias y desigualdades que en él se dan, con lo que muchos -y hace tiempo- han comenzado a plantear y a buscar nuevos caminos.

Hoy, la mirada de quienes se sienten satisfechos ha comenzado a chocar con aquella que comprende que la realidad es muy distinta. El mundo del trabajo no tiene que ver con los frutos producidos, sino con el gozo que da el “saberse actor de algo”; con el reconocerse protagonista de una “realidad que se viene” y, como tal, escausa de esperanza.

Cuando la persona comprende que es actor y no productor asistente, la necesidad de cambio y transformación es inevitable. En este contexto, no toda tarea produce alegría y menos santificación. Hay trabajos -y condiciones laborales- que no llevan a la persona a reconocerse como actor y colaborador de la obra creadora. Todo lo contrario, hay trabajos que convierten, a quienes los realizan, en seres sin razón y sentido. Cuando esto pasa, el trabajador comienza a ver que su labor no da frutos auténticamente humanos, sino que sólo es parte de un proceso. Ciertamente, este modo de enfrentar el trabajo no santifica a nadie, todo lo contrario, lo condena a un devenir esclavo y finito. No todo trabajo santifica al hombre; en muchas ocasiones lo reduce, transformándolo en un objeto a utilizar en vistas a un fin específico, transitorio y fugaz. Si queremos hablar de un trabajo que santifique a la persona en su vida diaria, nunca olvidemos su condición natural: el hombre ha sido creado para pensar y hacer, para vivir y recrearse, para hacer familia y comunidad, no para moverse según las exigencias del mercado, sino para ir en búsqueda de un horizonte abierto e ilimitado, donde nada ni nadie puede oponerse.

En Chile es necesaria una reforma laboral que dignifique al trabajador. No cerremos los ojos ante una realidad injusta (realidad que se acomoda bajo el nombre de “santificación”, para que todo siga igual). Si queremos una patria inclusiva, hagamos el esfuerzo para que quienes tiene más, comprendan que el futuro solo se construye con participación, con alegría y esperanza, no solo por algunos que, no por obra divina, han alcanzado dicha y satisfacción a costa de los más débiles.

TAGS: Reforma Laboral

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Se hacen muchas afirmaciones sólidas sobre el valor educativo de los juegos de computadora, pero es poca la evidencia sólida para respaldar esas afirmaciones
+VER MÁS
#Educación

De videojuegos, aprendizajes y evidencias

Los principales favorecidos con esta situación son quienes tengan negocios o pymes del sector exportador
+VER MÁS
#Economía

El alza del dólar y sus efectos en el ciudadano común y corriente

La nueva situación cuestiona a las fuerzas más liberales de derecha porque claramente deberán ordenar y clarificar la coherencia de su discurso. Hoy el liberalismo toma quizás más forma que nunca con u ...
+VER MÁS
#Política

El despertar de la Fuerza

increíblemente alguien que defiende a los poderosos siendo un poderoso no es nada nuevo, pero J.A.K ha logrado marcar la diferencia, con su encanto de niño bonito de Hollywood
+VER MÁS
#Política

Emperador Kast

Popular

Estamos en la Cuarta Revolución Industrial, que viene de la mano de la aplicación y uso de la inteligencia artificial y de la robótica en todas sus posibilidades, y ello también impacta en el ejercicio ...
+VER MÁS
#Sociedad

La Inteligencia Artificial y el final de las profesiones jurídicas

Nuestro sistema de salud, requiere urgente una reforma, que de una vez por todas, visibilicemos que en Chile estamos vulnerando los derechos humanos
+VER MÁS
#Salud

Sistema de salud, en Chile estamos vulnerando los derechos humanos

Cuento mi historia por todas esas mamás que están buscando información en Internet, un testimonio, una esperanza para sus hijos con alguna anomalía VACTERL
+VER MÁS
#Salud

Nacer y no morir con una enfermedad rara

Las redes sociales se han transformado en una panacea, en parte, porque las personas se sienten movilizadas por cualquier causa sin salir de su zona de conforto, frente al computador o recostados en un sill ...
+VER MÁS
#Medios

Los cambios se disputan en las calles, no en las redes sociales