#Política

La Edad de Oro y el consenso político-social

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En un contexto en Chile donde la pregunta por el modelo pasa a ser piedra angular –y a la vez de tope- del debate político actual, vale la pena realizar una reflexión que considere elementos más allá de lo coyuntural. En ese sentido, cuando se lee la obra célebre de Eric Hobsbawn, sobre los procesos sociales y económicos del siglo pasado, es casi imposible abstraerse, e incluso no embelesarse, por aquel periodo que el destacado historiador denomina como La Edad de Oro.


Si frente a cada temática mencionada es posible advertir que existe un consenso prácticamente mayoritario en la sociedad de que deben ser enfrentadas, la tarea de la esfera política es generar las condiciones para suministrar un modelo capaz de cumplir con dichas tareas.

En Historia del Siglo XX, libro de cabecera de la historiografía mundial, Hobsbawn califica dicha etapa (1950-1970) como excepcional para las economías capitalistas desarrolladas. Factores como el Plan Marshall y la revolución tecnológica coadyuvaron a un proceso de crecimiento explosivo principalmente de los países de Europa Occidental, junto a un ciclo económico virtuoso a nivel mundial. Sin embargo, para el historiador británico, fue principalmente el consenso keynesiano a nivel político y social lo que permitió a estas sociedades dar un verdadero “salto adelante”.

Un nuevo modelo surgió, nacido –como diría Hobsbawn- del “matrimonio entre liberalismo económico y socialdemocracia”: el Estado de Bienestar. Se produjo un verdadero pacto político y social por una economía mixta, donde el Estado asumió un rol de mayor planificación y un profundo compromiso con el pleno empleo y la seguridad social, lo que a su vez generó un mercado de consumo masivo. Asimismo, existía un acuerdo tácito entre sindicatos y empresarios, que conjugaba mayor productividad con aumentos salariales. Debido a este consenso transversal, dichos países vivieron un periodo de estabilidad política y de expansión de sus economías sin precedentes, acortando brechas con Estados Unidos, que por su parte vivió un proceso de lento crecimiento durante La Edad de Oro.

La historia de las décadas posteriores es conocida popularmente. La crisis del Estado de Bienestar en muchos países, tanto por factores internos como externos, coincide con el giro de las sociedades hacia un modelo neoliberal, sumado al fenómeno de la globalización, que sobrepasa prácticamente toda regulación del Estado-nación sobre el capital.

Sin embargo, la pregunta preponderante que cabe realizarse en el mundo contemporáneo es si existe en funcionamiento un modelo de sociedad que esté ungido por un consenso político-social similar al de La Edad de Oro. Y, en caso de no presentarse tal, si es posible que la esfera política configure un modelo capaz de entregar un espíritu comunitario basado en reglas justas.

A nivel internacional son diversos los riesgos que afectan la estabilidad mundial: económicos, medioambientales, migratorios, entre otros. Todos estos exceden por mucho la regulación que pueda entregar el Estado-nación. Por ende, se hace necesario repensar los mecanismos de regulación hacia una escala planetaria. Por ejemplo, temas como la desigualdad en la distribución del ingreso –que evidencian autores como Thomas Piketty- sólo pueden ser atacados con un marco global de impuestos a la riqueza. O temáticas como la contaminación por emisión de gases de efecto invernadero o la misma escasez hídrica, que deben ser abordadas con tratados principalmente de los países más industrializados.

A su vez, en el plano nacional, nuestra sociedad se ha visto sumida en el último tiempo en una crisis de confianza en las instituciones. Esto sumado a los efectos de la desaceleración económica en Latinoamérica en general, producto en gran medida por el fin del superprecio de los commodities, y a la imposibilidad por parte de Chile de diversificar su matriz productiva con un mayor valor agregado. Por ello, la profunda desigualdad que afecta a nuestro país debe ser enfrentada con un profundo espíritu unitario, que consensúe una fórmula que conjugue un nuevo estándar ético para las instituciones, reformas distributivas y crecimiento económico.

Si frente a cada temática mencionada es posible advertir que existe un consenso prácticamente mayoritario en la sociedad de que deben ser enfrentadas, la tarea de la esfera política es generar las condiciones para suministrar un modelo capaz de cumplir con dichas tareas. Es decir, un modelo nacido desde el mismo consenso político-social. Aquello obviamente no es simple, pero tener definido el norte permite soñar en vivir una nueva Edad de Oro.

TAGS: Desarrollo Económico Economía Política Sociedad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
solopol

28 de noviembre

Es muy denostado y ninguneado, pero permitió la época tal vez más estable política y económicamente. Muy diferente de la «democracia de los acuerdos», en esa época existían consensos de verdad. A la distancia, se le ve como un momento en que buena parte de la humanidad salía de la guerra y por lo mismo tenía expectativas optimistas y bien intencionadas. Sería bueno recuperar ese espíritu de las épocas felices. Gracias por la columna.

solopol

28 de noviembre

Hay una palabra que define esa época, y es: equilibrio.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin distinción

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

Nuevos

Para Arendt, Eichmann no era el «monstruo», los actos no eran disculpables, pero estos actos no fueron realizados porque estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócr ...
+VER MÁS
#Justicia

Osvaldo Romo Mena: la banalidad del pasado en el presente

Se dice de Oyarzún que fue tan ingenuo como filósofo. Tan niño como angustiado. Tan poeta como burócrata
+VER MÁS
#Cultura

Poesía y filosofía en un olvidado Luis Oyarzún

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

La superficialidad de este nuevo marco de valores está claramente definida porque ninguno de sus principios responde a una necesidad real, a un análisis profundo de sus razones ni a una tendencia generali ...
+VER MÁS
#Cultura

La burbuja cultural

Popular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Con la predictibilidad lo propio de lo humano, la creatividad, el asombro, la resiliencia, se dañan o atrofian, o son subyugadas al autodeterminismo de  las profecías autocumplidas
+VER MÁS
#Educación

El exceso de predictibilidad está 'matando' a nuestros estudiantes