#Política

La (des)ilusión y la política

9 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Se puede [email protected] ilusionar con  la política del siglo XXI, o es un pecado de ingenuidad y estupidez ilusionarse hoy?

Depende lo que entendamos por ilusión. Si se construye de deseos infantiles e ideas simplonas que adultos insisten en sostener en contra de la mínima constatación de los hechos, la ilusión es estupidez. Si responde al deseo de hacer de la vida propia y de los demás algo un poco mejor que la rutina, si es construcción de utopía, de sueños, de ensayos, entonces bienvenida la ilusión.

Sin duda, ME-O fue ilusión en 2009. Veinte años fueron suficiente para agotar una propuesta que cumplió su contenido básico: hacer la transición al régimen democrático y suavizar el “modelo”. En 2009 eso ya era misión cumplida. Ninguna ilusión que proponer. Los límites de este programa quedaban a la vista: incapacidad de cambios estructurales en el “modelo”, colusión de los agentes de la Concertación con los grandes empresarios, nacionales y extranjeros.

Creer en ME-O fue esto: cambios estructurales (reforma tributaria y constitucional) y distanciamiento del capital transnacional. Una alternativa posible a una derecha inminente.

Y fue tan ilusión como fue sin orgánica. Casi de la nada. La ocurrencia de un joven político en una coyuntura afortunada. Un candidato sin partido. Lo que quiere decir, sin un verdadero equipo de gobierno. Que destacaran algunas personalidades en la campaña y en el programa, no era índice de poseer un equipo de gobierno. Era haber captado precisamente la ilusión de gente buena, con algunas excelentes ideas.

Max Weber destaca un liderazgo que llama “carismático”: el que irrumpe en los procesos con un quiebre. Propone una novedad, y esa novedad no necesita estar fundamentada en grandes elucubraciones ni razones: el encanto de su personalidad es suficiente recurso para hacer una propuesta diferente en la cosa política.

Y ese mismo encanto promueve su popularidad. Pero una cosa es la irrupción carismática y otra es la institucionalización u organización que debe promover para que ese encanto tome cuerpo en algo.

En general, Weber muestra que el liderazgo especial del carisma dura poco. Es reemplazado por una organización, y la organización trae todos los vicios –los aterrizajes- de las demás organizaciones.

Pero, ¿es necesario que este aterrizaje implique hoy aceptar las prácticas corruptas que tienen sumida a la clase política en el más grande descrédito de los ciudadanos? Una mínima lógica señala que si un líder con condiciones especiales pasa muy pronto a dirigir un partido con prácticas iguales a las de cualquier partido, su proyección política es muy limitada. A lo más pasará muy pronto a formar parte de la elite de personeros que “cocinan” la existencia del pueblo (a espalda de los pueblos).

En 2009, ME-O exhibía otro elemento que lo hacía diferente de los demás candidatos en la arena: la juventud. Pero en 2011 la juventud se tomó las calles de Chile. La historia pasa muy velozmente: ser joven hoy, en 2011, a diferencia de 2009, es ser estudiante. No ser político.

Estos jóvenes poseen otra experiencia propia de las coyunturas del siglo XXI: la construcción de ciudadanía. Hoy día hablar desde los movimientos sociales tiene una consistencia social, cultural y política mayor que hablar desde un partido. Lo que hemos experimentado en las calles este 2011 continuará produciendo efectos por largo tiempo, cualquiera sea la resolución del conflicto estudiantil universitario o secundario.

Pero la clase política parece hoy en día ocupada en primer lugar de sí misma. No entiende la sociedad donde existe. A la corta, eso puede pasar piola. A la larga, vienen las transformaciones históricas.

Así que sigamos ilusionándonos con sueños del mundo donde queremos vivir. Hace bien al alma. Dejemos a los que confunden la ilusión con la venta de pomadas baratas mediante técnicas de marketing político su penosa tarea.

————

Foto: Truthout / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

10 de Noviembre

Es muy cierto lo que dices una persona que pretende ocupar cualquier cargo público de votación popular, no puede ser sólo un carismático sin ideas, eso sería ser como decirlo de forma más coloquial UNA CAZUELA PERO SIN CHOCLO,NI,POLLO, NI ZAPALLO algo sin ningún valor

10 de Noviembre

¿Cazuelas y políticos de la ilusión? Güena !!
Ahora, en mi opinión, el SIN choclo, ni pollo –prefiero las cazuelas de vacuno-, ni zapallo, nos deja en la helada desnudez de la desilusión.
El gran problema que a mi me causa este asunto del líder que pasa de ilusionar a un pueblo a reflejar su desilución, es que esta segunda abunda tanto en la política sXXI, que nos vamos hundiendo en el abismo y el individualismo –que es la (contra) ilusión de la comunidad que siente y quiere junta.
Parece que me enredé…

10 de Noviembre

La primera pregunta que debería plantearse es cuáles son los límites prácticos de la ilusión, entendida como “construcción de utopía”. En otras palabras, cómo se evita que “la ilusión de gente buena, con algunas excelentes ideas” convierta finalmente la ilusión en pesadilla.

Saludos

10 de Noviembre

Es por lo menos curioso el tono pedagógico de su comentario. ¿”La primera pregunta que debería plantearme”? Igual se lo agradezco mucho. Es vitalizante responder.
¿Será para tanto lo que me dice?
Obedezco: la ilusión,mi muy estimado, no tiene “límites prácticos” que yo sepa. De lo contrario me da la impresión que, precisamente no es ilusión, y menos utópía –en el sentido de sueños, grandes deseos, conexión o vecindad con lo imposible–
¿Ha experimentado usted ilusiones comunitarias? No alucinaciones subjetivas, sino ilusiones con otros de algo mejor para la vida. Generalmente son simplemente pensar en buena con gente buena.
Y las pesadillas, creo, no se pueden evitar. Eso se llama:RIESGO.
Lo contrario es imagnar solo lo posible.. Peor: lo calculable y/o predecible. O sea, imaginar muy poco, o no imaginar.
Y de esas cosas posibles no está hecha la historia humana, llena de acontecimientos donde lo insólito se volvió cotidiano.

11 de Noviembre

Estimado: Me parece que el tono pedagógico se lo da usted. Porque dice plantearse en términos generales, no a su persona exclusivamente, de lo contrario diría “debería plantearse usted”. Pero bueno.

Usted me pregunta ¿Será para tanto lo que me dice?

Claro que sí, porque efectivamente, los sueños no tienen porque tener límites, cada cual puede soñar lo que quiera, de manera individual o en base a su asociación con otros. Por algo son sueños y utopías.

Lo que tiene límites es la pretensión de llevar a cabo esos sueños en la realidad. Y ese límite es uno solo, el respeto al individuo como dueño de sí mismo.

Porque claro, el sueño de alguno puede ser el sueño de Procrusto, de que todos sean del mismo tamaño, iguales, y entonces, en los sueños eso es posible, pero en la realidad eso sólo se logra cortando piernas, es decir, con brutalidad.

Y fíjese, otro puede soñar que todos sean rubios, porque considera que el mundo sería más perfecto, y cometer la brutalidad de arrasar a los morenos para hacer realidad su sueño, que deriva en pesadilla. O puede haber otros que sueñan con un mundo donde todos piensen igual o crean en el mismo dios, y por tanto, un mundo armonios, entonces, para hacerlo realidad, a punta de espada intentan llevarlo a cabo.

Y así una larga lista de sueños que se presumen llenos de buenas intenciones por parte de quienes los sueñan, y que terminan en cuestiones infernales.

Y de esos sueños convertidos en pesadilla –con matanzas de por medio- está llena la historia humana, “llena de acontecimientos donde lo insólito se volvió cotidiano”.

Saludos

11 de Noviembre

Jorge, le agradezco su precisión entre mi pedagogía y la observación general. Me alivia.
Dos anotaciones, pq me gusta conversra:
1- de los sueños, deseos, iluciones, que me importan, no son individuales y subjetivos, sino grupales y comunitarios;
reconozco que presumo cierta regulación colectiva sobre las alucinaciones individuales, pero eso nunca se puede asegurar; y
2-las pesadillas, me parece, son el RIESGO, jamás el límite;
si usted solamente actua sobre seguro, nunca puede imaginar, explorar; la existencia se vuelve monótona…., y la historia amenaza con su fin.

Precisamente mi artículo intenta promover el “efecto utópico” breve, algo mediático, de Me-o, como una respuesta del pueblo chileno ante la mera posibilidad de lo diferente. Me-o no pudo siquiera soñar en ese 20%, sin la emoción colectiva que arrastró. Casi nadie entendía lo ke hablaba, ¿quién supo en verdad, cuál era su propuesta?
A muchos -a mí incluido-, nos hizo ilusionar la alternativa. Una aventura en lo diferente. Me apena estar observando la transformación de esa ilusión en pura imagen mediática, en un esfuerzo por “capitalizar” la mera imagen del personaje.
Pero, nótese que en esa “imagen” se concentra precisamente el contenido de ilusión colectiva y política.
Espero explicarme….
Saludos

11 de Noviembre

Estimado Fernando, en cuanto a sus anotaciones:

Sus sueños, primero son individuales, nadie los sueña por usted ni le dice cómo hacerlo, surgen de su individualidad absoluta, y por tanto son subjetivos.

Otra cosa es que esos sueños sean compartidos con otros en cuanto a ciertos fines o valores que al ser compartidos se vuelve comunes.

En cuanto a las pesadillas, son los temores que van asociados a los sueños. Siempre. El riesgo no es la pesadilla en sí, sino su objetivación en la realidad.

Y le reitero, el límite no existe en los sueños o pesadillas, sino en la vida práctica.

En cuanto a lo que llama “efecto utópico”. Meo fue un individuo que supo canalizar ciertas demandas o inquietudes, y no necesariamente un sueño colectivo. De hecho, hablar de un sueño colectivo es dudoso, tomando en cuenta que no existe una conciencia colectiva más que como un constructor ficticio por parte de individuos.

Y por tanto, era esperable que chocará con la caída de esa ficción y vea con desazón que ese individuo –que parecía tomar en cuenta una emoción colectiva- esté capitalizando su imagen personal.

Saludos

12 de Noviembre

Estimado Fernando:

La ilusión no puede ni debe ser el motor que mueve las acciones de una persona respecto de la política, ¿por qué? porque es absolutamente seguro que se va a desilusionar. La ilusión supone que se cree en anhelos casi románticos, y que estos son materializados por políticos que dan el tiro para estos anhelos. Ilusionarse es esperar tanto algo que aparecen visiones distorsionadas de la realidad, por tanto ¿cómo alguien puede ilusionarse con la política?.

Respecto de las candidaturas mencionadas, una acotación; cuando se elije (por decir elección) al Presidente, uno puede interpretar de varias formas las motivaciones que se tenían, estas pueden ser atributos personales o también pueden ser representación de ideas políticas con las cuales uno se representa. Si el candidato era Piñera, creo que muchos sabíamos con quienes iba a gobernar, lo mismo pasaba con Frei; ahora, ¿Pasaba lo mismo con MEO?.

Saludos,

solopol

01 de Julio

por eso en Chile nadie se ilusiona ni propone nada novedoso, porque se le basurea, cuando alguien propone algo se le trata de vendedor de pomada, de farsante, quieren que salga todo perfecto a la primera y no aceptan errores. Por otra parte si Meo fuese tan irresponsable, tan penca y mal politico y saliera presidente de Chile, eso sería culpa de esta sociedad no más, porque pone todo el poder en manos de una sola persona. No es de extrañarse que nadie quiera cambiar la sociedad, para que?, para que se le trate de farsante? Chile es un pais de gente pesimista y criticona, su sola columna es desilusionante. Tampoco se necesita ser presidente ni llegar al poder para cambiar una sociedad, basta con tener opiniones que aporten o generen alguna inquietud, con interesarse, no todos podemos llegar al poder o a ser politicos, o a “mandar” o “ser lideres” o tener un asiento en el Congreso. No por eso no se puede aportar. El que no es lider no “vale callampa”. Esa es una vision autoritaria no mas, y no todo el mundo tiene la habilidad o la competencia para ser lider, ni necesita serlo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

Nuevo

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

En las redes virtuales circulan muchos videos donde se exponen o autoexponen estas relaciones entre estudiantes, replicarlos nos hace fomentar odios y conductas agresivas.
+VER MÁS
#Internacional

Yolanda y los violentos

Los sucesos que marcaron el comienzo del accionar oligárquico santiaguino se desarrollaron sin un ápice de militarismo
+VER MÁS
#Bicentenario

La plebe en las Guerras de Indepependencia

¿Cuántos hoy en día se dan cuenta que detrás de esa beca o gratuidad, existieron generaciones luchando para que el día de hoy seas un profesional?
+VER MÁS
#Sociedad

Ser profesional, un compromiso por lo cambios sociales

La pregunta de fondo es ¿Quién diagnostica si una democracia está sana o no? ¿Cuáles son los elementos determinantes del diagnóstico? ¿Lo que digan los de arriba?
+VER MÁS
#Política

¿Cuál democracia está más enferma? ¿la del 73 o la de ahora?

Popular

La pregunta de fondo es ¿Quién diagnostica si una democracia está sana o no? ¿Cuáles son los elementos determinantes del diagnóstico? ¿Lo que digan los de arriba?
+VER MÁS
#Política

¿Cuál democracia está más enferma? ¿la del 73 o la de ahora?

En las redes virtuales circulan muchos videos donde se exponen o autoexponen estas relaciones entre estudiantes, replicarlos nos hace fomentar odios y conductas agresivas.
+VER MÁS
#Internacional

Yolanda y los violentos

¿Cuántos hoy en día se dan cuenta que detrás de esa beca o gratuidad, existieron generaciones luchando para que el día de hoy seas un profesional?
+VER MÁS
#Sociedad

Ser profesional, un compromiso por lo cambios sociales

Los sucesos que marcaron el comienzo del accionar oligárquico santiaguino se desarrollaron sin un ápice de militarismo
+VER MÁS
#Bicentenario

La plebe en las Guerras de Indepependencia